USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
LORENA ÁLVAREZ, Ella quiere su rumba

Nutrición de campo.

Foto: Alfredo Arias

 
 

ENTREVISTA (2012)

LORENA ÁLVAREZ Ella quiere su rumba

Pasó los primeros dieciséis años de su vida en San Antolín de Ibias, un pueblo de Asturias con doscientos habitantes. Se dedicaba a pintar y leer, aunque la biblioteca municipal no había incorporado títulos nuevos en medio siglo. Al borde de los treinta, encontró lo que quería hacer: canciones con sabor rural sobre conflictos modernos. Víctor Lenore la entrevistó.

Propone quedar en el Museo del Romanticismo de Madrid. Nada más llegar, Lorena Álvarez se disculpa por la evidente cursilería del café-jardín. “Oye, de verdad, que yo nunca había estado, me lo recomendó un amigo. Cuando me ha llamado el fotógrafo le he dicho que prefería hacer las fotos en un vertedero”. No es amor por la basura, sino alergia a ciertos tópicos: “Parece que si eres chica y tocas la guitarra tienes que posar debajo de un árbol. Yo prefiero despistar: las imágenes de promo quería hacerlas en una discoteca”. Su primer álbum, “Anónimo” (Sones-Warner, 2012), tira por el folk acústico, pero ella es una chica de gustos inusuales. “Lo que más escucho es rumba, cumbia y grabaciones de campo tipo Alan Lomax”. Cuando apago la grabadora, me habla de las fiestas sonideras que descubrió cuando vivía en Puebla (México). La mejor fue una que se celebraba en la explanada de la cárcel. Recuerda estar bailando toda la noche, que los hombres eran los que sacaban a las mujeres y arrebataban las parejas a los demás cuando les apetecía cambiar. No faltaban momentos de tensión, como ver a un policía de uniforme acercarse a un travesti desatado. “Parecía que quisiera pegarle o arrestarlo, pero solo buscaba echarse un baile. Fue todo muy divertido”, resume con nostalgia.

“A Nacho Vegas ya le he dicho muchas veces que no me gusta nada lo que hace. No creo que tenga que ver con la música tradicional. Tampoco me gustan los grupos folk españoles que quieren parecer de Iowa”

¿Cuál dirías que es tu relación con la música rural? Me gustan las canciones de los pueblos, aunque también el bakalao. Toco fatal la guitarra, solo sé cuatro notas; por eso intento sacarles el máximo partido. En casa disfruto haciendo versiones: tengo una de “Rhythm Is A Dancer” de Snap! Mi música favorita es la rumba: desde clásicos como Los Chichos o Los Chunguitos hasta otros más recientes como Casta, Los Banis y Los Travilis.

¿Te ha influido la  música tradicional asturiana? No estoy segura. Es algo que ha empezado a decir todo el mundo. Hace poco me he animado a profundizar. Los grupos de ahora que se dedican a la música tradicional asturiana no me gustan, la verdad. No veo sentido a mezclar la tradición con baterías y bajos eléctricos.

¿Hablas de Lucas 15? No los he escuchado, no me interesa, pero no lo pongas porque son amigos míos. A Nacho Vegas ya le he dicho muchas veces que no me gusta nada lo que hace. No creo que tenga que ver con la música tradicional. Tampoco me gustan los grupos folk españoles que quieren parecer de Iowa. ¿Cómo puede gustarte el folk de Estados Unidos y pensar que el de aquí es asqueroso? Muchos identifican la música de su pueblo con el franquismo. Me parece mejor la relación que ha desarrollado Sudamérica con el folclore: allí siempre ha estado evolucionando, desde los cantautores míticos hasta el reggaetón, que es una maravilla. No digo que todo el mundo tenga que hacer jotas y sevillanas, pero sí que la música parta de donde vienes y de lo que eres.

 
LORENA ÁLVAREZ, Ella quiere su rumba

“El mercado de las parejas me parece fatal porque no tengo novio. Nos relacionamos con mucha gente de modo superficial y desaparecen pronto de nuestras vidas. Me gustaría conocer a los chicos con más calma”.

Foto: Alfredo Arias

 

¿Qué otra música te engancha? Hace poco un amigo me invitó a su pueblo en el País Vasco. Fuimos a ver una especie de carnaval llamado joaldunak. Son como espíritus que salen de noche al monte. Es la hostia porque se apagan todas las luces del pueblo y aparecen personajes vestidos con pieles, antorchas y cencerros gigantes. Te causa una impresión mil veces más fuerte que cualquier cosa que puedas ver en la tele. Eso pasa con ciertos tipos de música, como el reggaetón, que te conecta con algo antiguo del ser humano y no puedes parar de bailar. También me gusta el manele de los Balcanes. Hay rumanos que se enfadan cuando les digo que me encanta porque son canciones sobre drogas, dinero y mujeres. Yo intento escuchar la música sin prejuicios. El único prejuicio grande que tengo es contra los grupos de guitarras que cantan en inglés. Me refiero a los de aquí y a los de fuera, no me gusta ninguno.

“El reggaetón te conecta con algo antiguo del ser humano y no puedes parar de bailar. También me gusta el manele de los Balcanes”

¿Cuál es tu motivación para componer? Canciones como “Centro de atención” me hacen pensar en algo parecido a un diario. Puede ser, pero intento no quedarme en la anécdota personal, sino contar cosas que afecten también a los demás. Cuando la hice bromeaba con que iba a ser un éxito: la mitad de la gente es como el protagonista de la canción y la otra mitad tiene que aguantarlos. Hace poco escuché “The Grudge”, una letra parecida que Chilly Gonzales le escribió a un enemigo personal. Defiende el derecho a tener orgullo porque si no lo tuviera sería un hippie o un “hipster” sin ambición. Es muy divertida.

Escribes bastante sobre relaciones sentimentales. ¿Qué opinas de la forma en que se empareja y se desempareja la gente? Muchas chicas encuentran cierta hostilidad en el mercado emocional, empezando por el machismo. El mercado de las parejas me parece fatal porque no tengo novio. Nunca pierdo una oportunidad de decirlo en una entrevista. Las cosas han cambiado desde la época de nuestros padres. Ahora todo va muy rápido. Nos relacionamos con mucha gente de modo superficial y desaparecen pronto de nuestras vidas. Me gustaría conocer a los chicos con más calma. Respecto al machismo, no sé muy bien qué decir, igual soy un poco machista. En Alemania obligan a los hombres a mear sentados. Aunque pueda sonar mal, echo de menos cierta hombría. Es lo que pedía Alaska en su canción: “Me arrastraré y suplicaré / por un hombre de verdad”. A ver si consigo un novio así pronto.

JUNIP, Los límites sin límites

ENTREVISTA (2010)

JUNIP

Los límites sin límites

Por David Saavedra
SHABAKA HUTCHINGS, La chispa de Sons Of Kemet
Por Salvador Catalán
SPARKLEHORSE, Dead Man Walking

ENTREVISTA (1998)

SPARKLEHORSE

Dead Man Walking

Por Gerardo Sanz
ALDOUS HARDING, El salto

ENTREVISTA (2017)

ALDOUS HARDING

El salto

Por Víctor Trapero
BOB STANLEY, Saint Etienne

ENTREVISTA (2008)

BOB STANLEY

Saint Etienne

Por Víctor Lenore
ASHLEY KAHN, Salvado por el jazz

ENTREVISTA (2006)

ASHLEY KAHN

Salvado por el jazz

Por Roger Roca
ALLEN TOUSSAINT, Piano añejo

ENTREVISTA (2009)

ALLEN TOUSSAINT

Piano añejo

Por Ramón Fernández Escobar
GRANT HART, Contra viento y marea

ENTREVISTA (1996)

GRANT HART

Contra viento y marea

Por Ramon Llubià
WIND ATLAS, La otredad permitida

ENTREVISTA (2018)

WIND ATLAS

La otredad permitida

Por Aïda Camprubí
MANOS DE TOPO, Inteligencia emocional
Por David Saavedra
THE WAVE PICTURES, Emociones e ironías
Por Ramón Fernández Escobar
TRENTEMØLLER, Techno ficción

ENTREVISTA (2016)

TRENTEMØLLER

Techno ficción

Por Álvaro García Montoliu
KIKO VENENO, Venenoso

ENTREVISTA (2005)

KIKO VENENO

Venenoso

Por Víctor Lenore
ESPANTO, Una libertad conquistada

ENTREVISTA (2016)

ESPANTO

Una libertad conquistada

Por David Saavedra
ARCÁNGEL, De Huelva a la heterodoxia
Por Silvia Cruz Lapeña
BRUCE SPRINGSTEEN, ¿Estás hablando conmigo? (y 2ª parte)

ENTREVISTA (2006)

BRUCE SPRINGSTEEN

(y 2ª parte)

Por Phil Sutcliffe
THE DRUMS, Nubes de verano

ENTREVISTA (2010)

THE DRUMS

Nubes de verano

Por Ruben Pujol
TORTOISE, Las piezas del puzle

ENTREVISTA (2016)

TORTOISE

Las piezas del puzle

Por Eduardo Guillot
ORNETTE COLEMAN, El sonido de la libertad
Por Roger Roca
NEKO CASE, Cuentos de hadas

ENTREVISTA (2006)

NEKO CASE

Cuentos de hadas

Por Miquel Botella
MARTIRIO, La timidez es el reino de la carne
Por Víctor Lenore
LA ESTRELLA DE DAVID, El Nota

ENTREVISTA (2011)

LA ESTRELLA DE DAVID

El Nota

Por Pablo Gil
VAN DYKE PARKS, ¡Música, maestro!
Por Ferran Llauradó
Arriba