USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
LOU REED, El explorador del abismo

El gran Lou Reed ha pasado a la historia como voz, poeta y gruñón, todo al mismo tiempo, del lado salvaje del rock. Siempre se empeñó en dar su propia versión, punzante y conmovedora, del rock de autor.

 
 

ARTÍCULO (2013)

LOU REED El explorador del abismo

En el Rockdelux 323 hay veinte páginas dedicadas al gran Lou Reed, leyenda y mito de la historia del rock. El neoyorquino no pudo superar el trasplante de hígado al que fue sometido en abril de 2013 y murió seis meses después, el 27 de octubre. Tenía 71 años. Reed, poeta y esteta, cronista del submundo y calígrafo de las pasiones humanas, dejó una obra inmesa y poliédrica, la que va desde The Velvet Underground hasta el postrero “Lulu” (junto a Metallica). David Morán despidió así a uno de los más grandes. Debajo, su inmortal “Walk On The Wild Side”.

El sábado, apenas veinticuatro horas antes de que se conociese la noticia de la muerte de Lou Reed, el festival Beefeater In-Edit estrenó un documental, “20 Feet From Stardom” (Morgan Neville, 2013), en la que se aseguraba que “Walk On The Wild Side” no hubiese sido lo mismo sin los coros, sin esos “du-dus” que transformaron una canción sobre travestismo y marginalidad en un himno global e inolvidable. Sonará exagerado y, en cierto modo, lo es, pero, echando un vistazo a la prensa del día, donde la palabra “salvaje” se repite como un comodín manoseado, no es descabellado plantearse qué extraña alquimia se produjo en aquel momento, en ese “Transformer” (1972) grabado por Mick Ronson, David Bowie y, claro, Lou Reed, para que el neoyorquino haya pasado a la historia como voz, poeta y gruñón, todo al mismo tiempo, del lado salvaje del rock. 

Un lado salvaje que, sin duda, muchos otros exprimieron más a fondo –que se lo pregunten a Johnny Thunders (1952-1991)–, pero que Lewis Allen Reed (Nueva York, 1942-2013) supo convertir en santo y seña de una carrera sorprendentemente incómoda para un artista celebrado hoy como icono global y padre del rock alternativo. La leyenda negra se había empezado a forjar antes, cuando, a finales de los sesenta, THE VELVET UNDERGROUND deshojaron a machetazos la margarita hippie y arrimaron el rock a una nueva dimensión marcada por la sordidez, la disonancia y la inspiración cegadora de Andy Warhol y la Factory. Un proyecto que hizo historia con “White Light/White Heat” (1968), “The Velvet Underground” (1969), “Loaded” (1970) y, sobre todo, “The Velvet Underground & Nico” (1967) y que sigue atesorando las claves para entender la evolución del rock a partir de los setenta y sobre el que Reed edificó su turbia imagen de músico oscuro, salvaje y maldito.

 
LOU REED, El explorador del abismo

El legado de The Velvet Underground es la base sobre la que Reed edificó su turbia imagen de músico oscuro, salvaje y maldito.

 

Sería injusto, sin embargo, reducir a Reed a los cuatro acordes de “Walk On The Wilde Side”, al crescendo espídico de “Heroin” o al trote desesperado de “I’m Waiting For The Man”. Es más: se diría que el neoyorquino, más que sobrevivir a su propio personaje, lo utilizó para tomar impulso y acabar haciendo siempre lo que le vino en gana, ya fuese transformar el infernal “Metal Machine Music” (1975) en el más fabuloso corte de mangas a la industria discográfica, reencontrarse con John Cale para cerrar viejas heridas en “Songs For Drella” (1990) o aliarse con Metallica para grabar el controvertido “Lulu” (2011), disco que, para desgracia de muchos, será recordado como el que cierra su discografía.

Así, cuando el maquillaje de “Transformer” empezó a resquebrajarse y “Berlin” (1973) ya había envasado al vacío la desolación entre escombros de rock y versos punzantes, Reed tuvo barra libre para explorar los abismos y transformar su carrera en un vasto océano de mareas cambiantes. De ahí que, junto al rockero salvaje y peligroso de “Rock N Roll Animal” (1974), convivan el obseso por el sonido de alta fidelidad, el poeta enamorado de Edgar Allan Poe y de las atmósferas góticas de “The Raven” (2003), el artista inquieto que alternaba grabaciones con colaboraciones teatrales con Robert Wilson y, sobre todo, el músico que, disco a disco y verso a verso, se empeñó en dar su propia versión, siempre punzante y conmovedora, del rock de autor. Solo así se entiende el valor de una discografía en la que, además de las joyas más reverenciadas, también deslumbran “Coney Island Baby” (1976), “Street Hassle” (1978), “The Blue Mask” (1982) y “Magic And Loss” (1992), discos que blindan una carrera que se estremece hoy recordando “Perfect Day”, “I’ll Be Your Mirror” y “Femme Fatale”, sí, pero también “Pale Blue Eyes”, “The Kids”, “Harry’s Circumcision” e incluso “Who Am I (Tripitena’s Song)”, probablemente su última gran canción.  

Incluso en los últimos tiempos, cuando su matrimonio con Laurie Anderson parecía haber apaciguado completamente a la bestia y sus intereses se diluían entre la fotografía, el taichi, la literatura y los recitales poéticos a medias con su esposa, Lou Reed conservaba un afilado colmillo que le hacía nadar a contracorriente. La leyenda estaba ahí, sí, pero él seguía haciendo lo que le daba la gana, reivindicando la creación como espacio absoluto de libertad. Cómo olvidar, por ejemplo, las deserciones entre el público del Festival de la Porta Ferrada cuando Reed apareció acompañado por Anderson en 2009 en Sant Feliu de Guíxols y juntos desfiguraron y deformaron a conciencia su repertorio. Cómo olvidar aquella noche en la que mucha gente huyó despavorida en cuanto se dio cuenta de que no había ni rastro de “Walk On The Wild Side” y que Reed, triunfal y extasiado, celebró despidiéndose con los brazos en alto.

“Walk On The Wild Side”.

Publicado en la web de Rockdelux el 28/10/2013
SKRILLEX, Contra el situacionismo
Por Luis Lles
N.W.A, Grupo salvaje

ARTÍCULO (2015)

N.W.A

Grupo salvaje

Por Òscar Broc
PEDRO SAN MARTÍN, Imposible aburrirse con él
Por Víctor Lenore
MARIO PACHECO, Enamorado de la vida (aunque a veces duele)
Por Carlos Fuentes
PHILIP GLASS, La vida en tres actos
Por César Estabiel
PETE SEEGER, La voz de América

ARTÍCULO (2007)

PETE SEEGER

La voz de América

Por Phil Sutcliffe y Xavier Cervantes
SWANS, Un saco de vísceras

ARTÍCULO (1987)

SWANS

Un saco de vísceras

Por Jesús Rodríguez Lenin
KANYE WEST, El hombre que quiere (y puede) reinar
Por Ruben Pujol
JOHN HIATT, Una esperanza lenta

ARTÍCULO (1989)

JOHN HIATT

Una esperanza lenta

Por David S. Mordoh
NINA SIMONE, Espíritu libre

ARTÍCULO (2015)

NINA SIMONE

Espíritu libre

Por Salvador Catalán
ANGEL OLSEN, Yo no soy tu ángel

ARTÍCULO (2016)

ANGEL OLSEN

Yo no soy tu ángel

Por David Saavedra
HÉCTOR LAVOE, El hombre que respiraba bajo el agua
Por Ragnampiza
WILLIAM S. BURROUGHS, Opiáceos y rock’n’roll
Por Ignacio Julià
BOB DYLAN, La cicatriz ha cambiado de sitio
Por Miguel Martínez
BOMBINO, Alma tuareg

ARTÍCULO (2011)

BOMBINO

Alma tuareg

Por Vicenç Batalla
BJÖRK, Violentamente infeliz

ARTÍCULO (2015)

BJÖRK

Violentamente infeliz

Por Javier Blánquez
THE BEATLES, 40 años de “Sgt. Pepper” (y 2ª parte)
Por John Harris
DERRIBOS ARIAS, Licencia para irritar
Por Jaime Gonzalo
LABORDETA, La voz de tierra adentro
Por Jordi Bianciotto
BOB DYLAN, Dylan lo que digan

ARTÍCULO (2016)

BOB DYLAN

Dylan lo que digan

Por Alberto Manzano, Susana Funes, David Morán, Jaime Gonzalo y César Luquero
RAMONES, Colegas de otro mundo

ARTÍCULO (2006)

RAMONES

Colegas de otro mundo

Por Pat Gilbert y Eduardo Guillot
TOM JONES, ¿Cómo soy de bueno?

ARTÍCULO (2016)

TOM JONES

¿Cómo soy de bueno?

Por Miguel Martínez
CAN, Generación espontánea

ARTÍCULO (2017)

CAN

Generación espontánea

Por Ricardo Aldarondo
Arriba