USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
MARGARITA, Quince conciertos, quince ciudades

El lago de Banyoles, fin de gira: Coque, Harry, Hugo y Pesquera.

Foto: David Espinosa

 
 

EN LA CARRETERA (2011)

MARGARITA Quince conciertos, quince ciudades

Por Margarita

Entre el punk psicodélico, el post-hardcore, el pop dadaísta y el tropicalismo, Margarita surgieron de la escena underground de Madrid a mediados de la pasada década. Con dos álbumes editados por el sello barcelonés BCore, en 2011 se embarcaron en una gira internacional que nos explicaron aquí con el entusiasmo de los campeones. Del 18 de marzo al 2 de abril, los Margarita realizaron un tour que se inició en Madrid y finalizó en Banyoles, con paradas en varias ciudades europeas. El cuarteto madrileño nos relató un periplo que incluyó conciertos para una sola persona, visitas al dentista, fiestas clandestinas y disgustos intestinales.

Han sido dos semanas de gira. Seis mil kilómetros, quince conciertos en quince ciudades diferentes de España, Francia, Luxemburgo y Alemania. Al llegar de vuelta a Madrid y bajarnos de la furgoneta, el primer pensamiento que se nos vino a la cabeza fue “¿Ya?”. Sí, ya.

Y en ese momento todo se para, y antes de empezar a pensar en nada más, nos encontramos metiendo todos los instrumentos en el local, de vuelta, en varios viajes, con los brazos cansados pero con la mente bien abierta. En una de esas entradas por la puerta de atrás de la furgoneta, nos dio el olor del viaje. Toallas mojadas y comidas sobre la marcha, y nos transportamos al primer viernes en Madrid. Bueno, en el Charada, donde empezó todo junto a Anntona, que presentaba canciones (hits) nuevas, y lo pasamos genial. Ese fue el primer día de la gira europea de Margarita.

“Dormimos bien en la casa de los boy scouts de Vic que Ferran nos había dejado. Nos fuimos despertando y cuando todos estábamos listos… nos largamos hacia Montpellier. Aquí vivimos uno de los momentos más raros de nuestra vida como grupo. Tocamos en una cueva para una persona. En realidad, vinieron tres, pero se fueron dos. Se quedó una chica. Y nosotros le dedicamos todas las canciones que se pueden dedicar”

Al día siguiente, ya lo teníamos todo preparado. Nuestras bolsas con algo de ropa, todo el equipo, música para poner, algo de comida para no tener que hacer mucho gasto, libros para leer...

Empieza la aventura en una vieja y malhecha furgoneta. Seis plazas y siete personas. Durante todo el viaje, se vinieron con nosotros David “El Espi” (nuestro amigo y técnico de sonido) y Jose (amigo también, conductor y merchan-boy). Cuatro y dos = seis. El séptimo es Lolo (aka Manuel Donada); va donde puede porque no se quiere perder el inicio de la gira y estará con nosotros hasta el tercer concierto en Vic. Durante estos primeros días, al ver un coche de policía o algo relacionado con la ley, alguien gritaba y todos nos recolocábamos como en el juego de las sillas. El que se quedaba sin plaza tenía que camuflarse de alguna manera por si nos paraban.

El fin de semana lo pasamos en Cataluña. El sábado tocamos en el Moog con Thelemáticos. Estamos salvados, hacen un conciertazo. Nosotros sonamos regular al principio, pero luego todo fue mejor. Nos sentíamos tan bien que acabamos tocando un par de canciones de Kaka de Luxe con la ayuda de Sergio Thelemático y con la gente gritando como quinceañeros. Estuvimos con todos nuestros amigos por allí. Vinieron a vernos y a desearnos lo mejor. Nos llevamos sus fuerzas al extranjero.

Al día siguiente, nos habían invitado los colegas de Famèlic Records a una barbacoa en Vic antes del concierto que daríamos a la hora del café. Allí volvimos a sentirnos en casa. ¡Menuda familia tienen montada allí! Todos apoyando a todos. Muchas risas, buen concierto, tocamos con Emma Goldman, que lo hicieron genial. Pizzas, más risas, más fuerzas y la alegría de estar con todos ellos por segunda vez en dos meses.

Dormimos bien en la casa de los boy scouts de Vic que Ferran nos había dejado. Nos fuimos despertando y cuando todos estábamos listos… nos largamos hacia Montpellier. Aquí vivimos uno de los momentos más raros de nuestra vida como grupo. Tocamos en una cueva para una persona. En realidad, vinieron tres, pero se fueron dos. Se quedó una chica. Y nosotros le dedicamos todas las canciones que se pueden dedicar. Al final nos quedamos charlando (algunos sentados, otros tumbados) sobre el escenario e intentando aprender francés con dos mujeres borrachas que bajaron a ver qué pasaba allí. Nadie aprendió francés y nadie dejó de beber. Otro concierto más para una persona y nos tendríamos que volver a casa. Por suerte, no se volvió a repetir.

 
MARGARITA, Quince conciertos, quince ciudades

Margarita, en el bosque.

Foto: Marian Campoy

 

En Estrasburgo vimos un impresionante reloj astronómico en la catedral, cenamos fajitas deliciosas, dimos un buen concierto y paseamos por la ciudad. Esto nos dio fuerzas para llegar a Luxemburgo y ver cómo, mientras tocábamos, la chica de la barra salió a bailar con la gente, por cierto muy entregada. Daba la sensación de que algunos se sabían los aullidos de Harry y los golpes de caja de Coque. Al final nos abrazamos y bailamos todos.

Llegamos a Alemania. Allí dimos muchos conciertos por todo el país. El primero fue en Múnich, en el Kafe Kult. Salió todo bien, aunque Harry y Hugo tenían un poco de gripe que intentaron curar con unas pastillas que a uno de los dos (no desvelaremos su identidad) le dieron un pequeño disgusto intestinal que se curaría antes de llegara a Leipzig… Tocamos con tres grupos más de los cuales no nos acordamos mucho. Pero nos lo pasamos genial, estuvimos con gente que conocíamos de Madrid y nos llevaron a desayunar a uno de los mejores sitios de desayunos de Alemania.

“Nos llevaron a una fiesta clandestina en un ‘basement’ donde uno de nuestros colegas se había llevado el tocadiscos de casa y consiguió que toda la gente moviese los muros a ritmo de cumbia, hip hop, surf y músicas que mueven los culos de medio mundo cuando suenan con un gusto excelente. Lo disfrutamos todo… Paréntesis”

Abrazos, besos, despedidas, miradas por la ventanilla… Y enseguida estábamos en Erfurt, listos para tocar en Woodstock Recordstore. Una preciosa tienda de discos que se llenó de gente por todos los recovecos, gente que movió la melena, dio gritos de mariachi, gritó, aplaudió, bailó y nos hizo sentir como reyes. Nos llevaron a una fiesta clandestina en un basement donde uno de nuestros colegas se había llevado el tocadiscos de casa y consiguió que toda la gente moviese los muros a ritmo de cumbia, hip hop, surf y músicas que mueven los culos de medio mundo cuando suenan con un gusto excelente. Lo disfrutamos todo… Paréntesis.

Llegamos a Berlín. Tocamos con un grupazo que se llaman Une Distraction. Nos dejaron tiritando. Esa noche acabamos en un hospital. Una infección en la boca. Flemón. Endodoncia. Viajamos hacia Núremberg. La infección empeora en el camino. Otro hospital. Nadie nos auxilia. ¿Nos volvemos? Ni de coña. Pasamos de nuevo por Leipzig. Finalmente, nuestras amigas nos ayudan a encontrar un dentista de verdad. Otra endodoncia y la sexta inyección de anestesia del día. Cuatro horas en el sofá del dentista. La furgoneta es un cohete y llegamos justo para colocar todo y tocar en un sitio precioso llamado K4. Lo hacemos bastante bien, a pesar de que uno de nosotros lleva la cara como Sloth, el de los Goonies. Luego salieron Crocodriles: al cantante se le rompió una uña a la cuarta canción y dejaron de tocar muy enfadados y con cara de rockeros. Le dimos un abrazo entre todos a Eve, la promotora, quien, a pesar de todo, se echó unas risas.

Nos habían pasado muchas cosas y llegamos a Wurzburgo. Un pueblo encantador, como de otra época. Tocamos en una especie de habitación llena de gente. Después de los últimos días, estábamos felices. Lo vimos claro e hicimos que la gente cantase en nuestro idioma. Lo celebramos de nuevo.

Se acababa la parte alemana tocando en Karlsruhe, un pueblo-decorado, donde se mezclaba la marginalidad con cientos de tiendas casi sin estrenar. Terminando la gira, concierto final en la Francia central, en Chalon-sur-Saône, donde compartimos escenario con unos grupos que nos gustaron mucho.

Nos tomamos un día libre y fuimos a ver el mar a la Costa Brava. Descansamos, pero echamos de menos tocar. Al día siguiente todo acabó por todo lo alto en Banyoles. Un concierto que permanecerá en nuestra memoria.

Hemos conocido a mucha gente que no olvidaremos jamás, hemos visto lugares que no sabíamos ni que existían, hemos estado todos juntos, hemos mostrado nuestras canciones, hemos abierto los ojos, hemos disfrutado… Y queremos dar las gracias de corazón a TODAS las personas que nos han ayudado en esto.

Publicado en la web de Rockdelux el 22/5/2011
ANÍMIC, Chorrillanas y pisco sours

EN LA CARRETERA (2013)

ANÍMIC

Chorrillanas y pisco sours

Por Miquel Plana “Zuma”
BURRUEZO, El loco errante (de países, de músicas, de estilos...)
Por Pedro Burruezo
I AM DIVE, Entre los hipsters texanos y los hippies de Chicago
Por Esteban Ruiz
HANS LAGUNA, Un indie en la India

EN LA CARRETERA (2015)

HANS LAGUNA

Un indie en la India

Por Hans Laguna
ROBERT FORSTER, Lluvia de primavera

EN LA CARRETERA (2013)

ROBERT FORSTER

Lluvia de primavera

Por Adrián de Alfonso
OCELLOT, Visiones de China

EN LA CARRETERA (2016)

OCELLOT

Visiones de China

Por Marc Fernández
MANEL, Tres conciertos, dos universidades y un quiste sacro
Por Guillem Gisbert
ZA!, Ponencias australianas

EN LA CARRETERA (2015)

ZA!

Ponencias australianas

Por Za!
TACHENKO, Con Micah P. Hinson, un “maldito” que no lo es tanto
Por Sebas Puente
BEACH BEACH, Sobrevivir con ceviche y pisco
Por Tomeu Mulet
HIDROGENESSE, De costa a costa

EN LA CARRETERA (2009)

HIDROGENESSE

De costa a costa

Por Hidrogenesse
MANOS DE TOPO, Las rolas están muy chidas
Por Rafa de los Arcos
DEPEDRO, Pedacitos de vértigo

EN LA CARRETERA (2011)

DEPEDRO

Pedacitos de vértigo

Por Jairo Zavala
DUOT, Compartiendo experiencias

EN LA CARRETERA (2013)

DUOT

Compartiendo experiencias

Por Duot
BETUNIZER, En compañía de Daniel Johnston
Por Marcos Junquera
DORIAN, Una gira por Latinoamérica

EN LA CARRETERA (2012)

DORIAN

Una gira por Latinoamérica

Por Marc Gili
THE BLACK BAGS, Con Daniel Johnston en Nimes
Por Xavi Caparrós
CUCHILLO, Diario de una gira por Estados Unidos
Por Cuchillo
EXTRAPERLO, Viaje relámpago a Londres

EN LA CARRETERA (2013)

EXTRAPERLO

Viaje relámpago a Londres

Por Borja Rosal
REMATE, A 1.250 millas de Omaha

EN LA CARRETERA (2013)

REMATE

A 1.250 millas de Omaha

Por Remate
LITORAL, Perder el norte

EN LA CARRETERA (2011)

LITORAL

Perder el norte

Por Pau Roca
MAZONI, Zumo de canción

EN LA CARRETERA (2015)

MAZONI

Zumo de canción

Por Jaume Pla
PUMUKY, La “mala buena suerte” en México
Por Jaír Ramírez
Arriba