USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
MARIA ARNAL I MARCEL BAGÉS, Compartir la voz

A la vida. Foto: Òscar Giralt

 
 

ENTREVISTA (2016)

MARIA ARNAL I MARCEL BAGÉS Compartir la voz

¿Por qué escuchamos música? Cuando salimos de nuestra casa y nos dirigimos a un concierto, ¿esperamos una transacción del tipo “toma mi dinero y distráeme con tus canciones”, o deseamos otra clase de vínculo? Estas son las preguntas que, quizá sin proponérselo, nos hacen llegar Maria Arnal I Marcel Bagés; tan antiguas y tan vigentes como ese repertorio popular que manipulan sin pudor purista. Gerard Casau habló con ellos.





“En mi casa, las celebraciones siempre se han hecho alrededor de la música. Con relación a esto, yo siempre recuerdo una conferencia de Emilio Duró sobre el optimismo, en la que dijo que no se puede cantar por la mañana y ser infeliz”
(Maria Arnal)

Una de las cosas que más llama la atención al hablar con Maria Arnal I Marcel Bagés es que, a pesar de que no hace ni dos años que su proyecto de voz melismática y guitarra eléctrica echó a andar, todo lo que han ido dejando atrás parece pertenecer a tiempos remotos. Un ejemplo: su primer y autoeditado EP, “Remescles, acoples i melismes”, se grabó a finales de abril de 2015 y apareció en octubre, pero ya tienen dificultades para verse reflejados en él. “A mí me cuesta escucharlo ahora –admite Maria–. Era la primera vez que grababa algo y estaba muy nerviosa. No tenía ni idea de qué pasos seguir, ni de cómo dirigirme a Jordi (Colomé), el mezclador de sonido”. “Simplemente dijimos: ‘Bueno, vamos a cerrar estas canciones para que nuestras madres puedan escucharlas en el coche’ –añade riendo Marcel–, pero no había intención de hacer una ‘obra’”. Pese a las palabras de sus autores, lo cierto es que ese documento ya revela la muy bien armada idiosincrasia del dúo. Traduzco directamente de su Bandcamp: “Canciones para acompañar la vida, el luto, el trabajo y la fiesta, que hablan de la música como una manera de formar una comunidad. (...) Trabajamos sobre todo a partir de grabaciones de campo, archivos y fonotecas digitalizadas. Más que recuperar músicas tradicionales, nos interesa repensarlas como músicas de código abierto”.

“Verbena” (Compartir Dóna Gustet-Fina Estampa, 2016), un EP grabado en enero y compartido en marzo, parece haberlos dejado más satisfechos: “Hemos aprovechado mucho más el estudio –dice Marcel–. El margen de frecuencias y el color están más abiertos... Tiene mucho más aire y espacio; todo respira más relajado”. “Pero también ha tenido cosas duras –recuerda Maria–. Queríamos grabarlo en La Casa Murada, en Banyeres del Penedès; pero, como era muy caro, lo repartimos todo en dos días: uno para la voz y otro para la guitarra. Separarlo no fue una buena idea, porque nos cargamos de mucha presión y, además, la voz por la mañana no tiene nada que ver con la que tienes por la noche. Al final, nos encontramos que, aunque estaba bien grabado, sonaba hervido, sin sabor ni fuerza, como caído... Y hubo que repetirlo en Infusiones Musicales. Ahí ya vimos claro que ‘A la vida’ teníamos que hacerla en directo, y el resto por separado, para poder añadir más efectos sin tener problemas en la mezcla”.

 
MARIA ARNAL I MARCEL BAGÉS, Compartir la voz

“Canciones para acompañar la vida, el luto, el trabajo y la fiesta”. Foto: Òscar Giralt

 






“Sí, hay esta mentalidad de que lo free es un ejercicio intelectual, pero cuando yo empecé a meterme en la improvisación, lo que me propuse fue tocar como si fuera un niño, dando golpes a la guitarra para descubrir sonidos”
(Marcel Bagés)

Las fases de “Verbena” vivieron un punto culminante la tarde del 13 de marzo, fecha de la presentación del EP en el Centre Artesà Tradicionàrius de Barcelona. Sobre el escenario, Maria remezclaba a dentelladas a Ovidi Montllor y Vicent Andrés Estellés mientras Marcel torcía los contornos del cancionero con su eléctrica. En un momento determinado, el micro empezó a circular por el patio de butacas, y varios amigos –María Zafra, Pablo Gil Rituerto, Pepe Rovira– fueron tomando la palabra para contar cómo las canciones habían llegado hasta la pareja. Así, la perspectiva y la historia de los temas se abría más allá de los escasos minutos que ocupaba su interpretación. “Hicimos una escucha colectiva en casa con las personas que han participado en el proceso del disco –explica la cantante–. Entonces, se nos ocurrió que en la presentación debíamos intentar reproducir ese ambiente. Las canciones son la punta del iceberg: si yo las presento, nos sumergimos un poco más en ellas. Y si, además, hablan Pepe o María... para nosotros, esa es la ‘verbena’”. De todo esto, no resulta difícil concluir que la idea de actuación como “clase magistral” no interesa demasiado a la pareja: “Yo no vengo de este mundillo –cuenta Maria–, y casi todos los conciertos que he dado hasta ahora han sido en sitios donde normalmente no suena música: en un solar, mientras se cocina una paella... Para mí, lo raro es no poder ver al público porque las luces del escenario me ciegan”.

Una de las cuestiones que Maria y Marcel ponen sobre la mesa es, de hecho, la del lugar que ocupa la música en nuestro entorno: “En mi casa, las celebraciones siempre se han hecho alrededor de la música –apunta él–, pero parece como si hoy a mucha gente eso le diera pereza. No lo llego a comprender. Con relación a esto, yo siempre recuerdo una conferencia de Emilio Duró sobre el optimismo, en la que dijo que no se puede cantar por la mañana y ser infeliz”. La otra idea que se desgaja de su manera de proyectar el folclore, ligada a un bagaje free, es la de las posibles declinaciones de lo popular: “El otro día nos decían que si las canciones no eran fáciles de seguir y cantar no eran realmente populares. Pero mira los cantos de ‘batre’ que hace el Botifarra... ¡son dificilísimos! Para mí, es todo lo contrario: lo popular es lo que pide una escucha activa y participativa”, opina Maria. “Sí, hay esta mentalidad de que lo free es un ejercicio intelectual –concluye Marcel–, pero cuando yo empecé a meterme en la improvisación, lo que me propuse fue tocar como si fuera un niño, dando golpes a la guitarra para descubrir sonidos”.

PEGASVS, El ruido (no tan) infernal
Por David Morán
ALEX ANWANDTER, Disidencia pop

ENTREVISTA (2017)

ALEX ANWANDTER

Disidencia pop

Por Cristian Rodríguez
SISA, El hombre que convirtió la tristeza en humo (3ª parte)
Por Santi Carrillo
SHARON JONES, El camino difícil

ENTREVISTA (2010)

SHARON JONES

El camino difícil

Por Ramón Fernández Escobar
LLOYD COLE, Hombre de familia

ENTREVISTA (2010)

LLOYD COLE

Hombre de familia

Por Jordi Bianciotto
JONATHAN WILSON, El espíritu del Cañón
Por Ferran Llauradó
ALASKA Y DINARAMA, Ménage à trois
Por Miguel Ángel Arenas
LITTLE WINGS, Una compuerta secreta detrás del armario
Por Nando Cruz
PAUL HAIG, Nanorobótica independiente
Por José Manuel Caturla
THE FALL, Manchester man (no me llames cariño)
Por José Manuel Caturla
ROSANNE CASH, Vida plena en Manhattan
Por Joseba Martín
LORENA ÁLVAREZ, Ella quiere su rumba
Por Víctor Lenore
MBONGWANA STAR, Afrofuturismo

ENTREVISTA (2016)

MBONGWANA STAR

Afrofuturismo

Por Ramon Súrio
JUNIP, Los límites sin límites

ENTREVISTA (2010)

JUNIP

Los límites sin límites

Por David Saavedra
JAVIERA MENA, Montaña, nieve, esmog
Por Bruno Galindo
BERT JANSCH, Vivir

ENTREVISTA (2006)

BERT JANSCH

Vivir

Por Ferran Llauradó
SAM AMIDON, Circa 1840

ENTREVISTA (2011)

SAM AMIDON

Circa 1840

Por Juan Monge
SPARKLEHORSE, Dead Man Walking

ENTREVISTA (1998)

SPARKLEHORSE

Dead Man Walking

Por Gerardo Sanz
RAMONCÍN, … Bravo por la música!
Por Santi Carrillo
ANNETTE PEACOCK, Eligiendo ella misma
Por Xavier Ferré
ELSA DE ALFONSO Y LOS PRESTIGIO, Iconos
Por Marta Salicrú
MAR OTRA VEZ, Rehuyendo la quietud y la calma
Por Jesús Rodríguez Lenin
ARCTIC MONKEYS, Lo que somos y lo que no somos
Por David S. Mordoh
Arriba