USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
MARIA RODÉS, Hace lo que le da la gana

Entre el sueño y la exploración. Foto: Inma Varandela

 
 

ENTREVISTA (2012)

MARIA RODÉS Hace lo que le da la gana

Inmersa en una dinámica de búsqueda constante, plasmando su estimulante proceso de aprendizaje en una discografía muy particular, Maria Rodés emprendió con “Sueño triangular” (2012) un experimento con las formas, los ambientes y su propio inconsciente. El universo pop-folk de la barcelonesa siguió expandiéndose, fiel únicamente a las leyes del cambio. Ruben Pujol habló con ella.

Maria Rodés tiene hambre. Es verdad que el suyo es un apetito delicado, casi sibarita, que se materializa en canciones de un pop intimista, construido a base de pequeños detalles. Pero aun con sus exquisitos modales musicales, Maria tiene auténtica voracidad. Devora etapas, estilos, referentes, métodos y, mal que le pese, hasta devora personas.

“En ‘Sueño triangular’ el proceso de grabación ha afectado al disco. Las canciones siguen una estructura en el sentido de que se presenta el tema de alguna forma, la letra, que no suele ser muy larga, o lo que sea, y se van añadiendo elementos y poco a poco el asunto se expande y se transforma en otra cosa”

Porque a cada nuevo disco, y ya van tres en menos de cuatro años –“Sin técnica” (Cydonia, 2009) junto a Andy Poole bajo el nombre de Oniric, y “Una forma de hablar” (BCore, 2010) y el recién estrenado “Sueño triangular” (BCore, 2012), ambos publicados ya a su nombre–, esta joven se ha rodeado de colaboradores diferentes, estableciendo una fructífera pero efímera relación artística que deberá acabar para continuar avanzando. “Es una coincidencia –explica casi excusándose Maria–. El primer disco con Andy Poole sucedió un poco por casualidad. Luego conocí a Ricky Falkner, escuché el ‘Viva la guerra’ de Standstill que él produjo y me gustó tanto que me apeteció mucho hacer el segundo disco con él. Y aunque la historia con él había ido muy bien, me quedé con la sensación de que no había acabado de buscar mi sonoridad, mi juego. Para este nuevo disco preferí no acudir a un productor con un estilo marcado. Al contrario: tenía ganas de encontrar mi propio sonido”.

Un sonido ciertamente muy personal, una suerte de diario onírico –un tema recurrente en Maria– en progresiva pero imparable expansión, y para el que buscó la complicidad de la guitarrista Maru di Pace en los arreglos y del artista sonoro Lluís Surós en las programaciones, que más que coproductores han ejercido “una colaboración libre, ingenua”.

Y del mismo modo que la Rodés se mueve entre complicidades buscando absorber energías y acumular perspectivas y conocimientos, “Sueño triangular” es el resultado de una forma mutante de enfocar la concepción de la canciones y su estructura, el proceso de composición e incluso la grabación de las canciones: “Es un disco que se ha ido elaborando mientras lo grababa. Normalmente tenía las canciones hechas y las grababa cuando ya estaban cerradas en cuanto a estructura y letra, pero en ‘Sueño triangular’ el proceso de grabación ha afectado al disco. Las canciones siguen una estructura en el sentido de que se presenta el tema de alguna forma, la letra, que no suele ser muy larga, o lo que sea, y se van añadiendo elementos y poco a poco el asunto se expande y se transforma en otra cosa”.

 
MARIA RODÉS, Hace lo que le da la gana

“Para mí, si comienzas a hacer las cosas para gustar a un público o para funcionar, ese es el camino a la mediocridad”.

Foto: Inma Varandela

 

Una forma de acumular elementos y variar líneas argumentales sin lógica reconocible que aporta un tono de dulce extrañeza, y que es fruto no solo del proceso de grabación, sino también de una combinación radical de lógica teoría e instinto animal, del posgrado en Arte Sonoro que cursó en 2011 y de un viaje de autoexploración a los rincones del inconsciente: “Durante dos años estuve apuntando los sueños que tenía y el tema me llegó a apasionar realmente. Es como una vida paralela. No es que haya pulido los sueños y los haya trasladado a las canciones. Ha sido más un viaje por el inconsciente. Y creo que el disco se ha visto influenciado por esa atmósfera onírica en la que había entrado. Hay canciones que no tienen ningún elemento onírico, pero sí la sonoridad global del disco. Lo interesante de los sueños es que, a nivel de forma, tienen esa estructura tan variable, con cambios bruscos de escenario, esa cosa mágica y caótica. Eso es lo que quería transmitir en las canciones”.

“Durante dos años estuve apuntando los sueños que tenía y el tema me llegó a apasionar realmente. Es como una vida paralela. Y creo que el disco se ha visto influenciado por esa atmósfera onírica en la que había entrado”

Y todo ello siempre bajo una premisa principal: haz lo que te dé la gana, como reza el título de una de las canciones de “Sueño triangular”. Esa es, según se desprende de la forma de expresarse de Maria, el camino que ella siente que debe tomar para acumular experiencias, construir su aprendizaje y pulir su voz como artista: “Forma parte de mi carácter. Soy adicta al cambio. No me planteo que sea bueno ni malo. Si llevo un tiempo haciendo intensamente una cosa, me gusta ir en la dirección opuesta. No sé si es por miedo a la rutina o por miedo a entrar profundamente en las cosas, pero últimamente pienso que es algo que se me pasará. En la juventud es normal probar más cosas porque estás buscando dónde están tus limites, te estás probando a ti mismo”. Decidida a aprovechar el azar, a alimentar ese apetito infinito por aprender y la curiosidad por explorarse a sí misma y no perder nunca la sensación de libertad, Maria Rodés no tiene miedo a desafiar expectativas, fiel siempre a su única divisa: “Es mi camino porque es el que he escogido y estoy en ello. Intento huir de la presión, aunque es verdad que un poco sí la siento. Los artistas que yo admiro hacen lo que quieren. Si gusta, bien, y si no, también. El compromiso principal que has de tener cuando haces música o haces lo que sea, es contigo mismo. Para mí, si comienzas a hacer las cosas para gustar a un público o para funcionar, ese es el camino a la mediocridad. Es verdad que si quieres vivir de esto has de encontrar un equilibrio, pero no puedes olvidarte del origen, de qué te motivó a hacer esto. ¿Ganar dinero? No lo creo...”.

ROSALÍA, Cantar a la muerte en la flor de la vida
Por Luis Troquel
KEITH RICHARDS, Veterano de las guerras químicas
Por Ricard Martín
BELDA & SANJOSEX, Donde vive la tradición
Por Gerard Casau
FASENUOVA, Plan de fuga

ENTREVISTA (2011)

FASENUOVA

Plan de fuga

Por Carlos Barreiro
LOS LOBOS, Licántropos devoradores de raíces
Por Miquel Botella
THOMAS KÖNER, Borroso

ENTREVISTA (2012)

THOMAS KÖNER

Borroso

Por Llorenç Roviras
JOAN COLOMO, La contradicción despierta
Por Marta Pallarès
NINE STORIES, Más que amigos

ENTREVISTA (2013)

NINE STORIES

Más que amigos

Por José Fajardo
GREIL MARCUS, Seis minutos para el fin de la historia
Por Ruben Pujol
KIKO VENENO, Venenoso

ENTREVISTA (2005)

KIKO VENENO

Venenoso

Por Víctor Lenore
PAULINE EN LA PLAYA, Con elegancia
Por David Saavedra
LLOYD COLE, Nirvana es un grupo sobrevalorado
Por Víctor Lenore
DELLAFUENTE, La calle está hablando
Por Guillermo Arenas
NENEH CHERRY, ¡Activista!

ENTREVISTA (2019)

NENEH CHERRY

¡Activista!

Por Beatriz G. Aranda
CLAP YOUR HANDS SAY YEAH, Viajo solo
Por Víctor Trapero
EZRA FURMAN, Con la nariz ensangrentada
Por Borja Duñó Aixerch
IGGY AND THE STOOGES, Miami Punk Machine
Por Eduardo Guillot
JUAN MONEO "EL TORTA", El cante que asusta a la gente
Por Luis Troquel
THE SMITHEREENS, Caras grises, pop brillante
Por José Mª Rey
ASHLEY KAHN, Salvado por el jazz

ENTREVISTA (2006)

ASHLEY KAHN

Salvado por el jazz

Por Roger Roca
ELSA DE ALFONSO Y LOS PRESTIGIO, Iconos
Por Marta Salicrú
DISCO LAS PALMERAS!, Por lo menos, intentarlo
Por César Luquero
ESPLENDOR GEOMÉTRICO, Autarquía de ritmo y ruido
Por Óscar García
Arriba