USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
MARINA HERLOP, Un lenguaje propio

Energía positiva. Foto: Òscar Giralt

 
 

ENTREVISTA (2018)

MARINA HERLOP Un lenguaje propio

La compositora y pianista de Piera Marina Herlop ha entendido tan bien en qué consiste la música que ha creado un idioma personal y único. Nos invitó a compartirlo desde su primer álbum, “Nanook”. Su segunda y reciente propuesta es “Babasha”. Aïda Camprubí la entrevista.

“La música –según Marina Herlopes algo casi marciano, que podría existir en un mundo sin humanos”. Se hace inevitable pensar en la armonía de las esferas de Pitágoras, pero ella la lleva a un estrato más terrenal: “Mis recuerdos musicales de niña son algo que no comprendo: ¿cómo puede existir esta combinación de sonidos que potencia tus sentidos de una manera tan brutal? La música no tiene un cuerpo físico en sí, como las artes plásticas o escénicas, pero te conecta con el tuyo”. Aunque, cuando prima la técnica, las emociones quedan en un segundo término: “Si empiezas a estudiar música, de repente quieres ser buen intérprete; la escuchas para ser mejor artista, y confundes algo que desde pequeño estaba muy claro: que la música es algo que te eleva o que te conecta, un arte que está muy poco manchado de lo humano, porque tiene sus propias reglas, unas reglas que no se ven”.

“Mis recuerdos musicales de niña son algo que no comprendo: ¿cómo puede existir esta combinación de sonidos que potencia tus sentidos de una manera tan brutal? La música no tiene un cuerpo físico en sí, como las artes plásticas o escénicas, pero te conecta con el tuyo

Por eso Marina, tanto en su debut de 2016 –“Nanook”, publicado en formato digital por Instrumental, el sello de James Rhodes, y reeditado en formato físico por Aloud en 2018– como en su segundo trabajo, “Babasha” (Aloud, 2018), ha inventado sus propios códigos para interpretar este álbum. En lo musical, al tratarse de un proyecto en solitario donde su voz convive con el piano, se la ha etiquetado de clásica. “Pero yo no lo veo así. Me siento más cómoda en el avant-garde, porque siempre digo que la música debería ser clasificada por la voluntad con la que se crea: hay música hecha para expresarse, para evadirse, para pasar el rato, para ganar dinero o para bailar, y lo veo más efectivo que encasillarla en un género”.

En lo que se refiere al lenguaje verbal, ha inventado, como quien no quiere la cosa, todo un idioma aparte: “En el primer disco es algo que pasó de manera natural: mientras buscaba la melodía, iba llenando los huecos con sonidos. Se convirtió en algo que me distinguía. Todo el mundo me preguntaba después de los conciertos: ‘¿En qué idioma cantas?’. Y yo ni siquiera le había dado importancia. De cara al segundo álbum, tenía intención de escribir alguna letra, pero de alguna manera quería que las palabras estuvieran a la altura de la música, porque al haber estudiado humanidades y periodismo tengo más bagaje escrito que musical. Hice una búsqueda de términos que nosotros no reconocemos, en diccionarios de otros idiomas y también en una enciclopedia de lugares que no existen. Así, fui construyendo las letras asociando su sonoridad a lo que creía que expresaba la melodía en ese momento. Es complicado, pero tan bonito... que no entiendo por qué otra gente no lo hace”.

Marina Herlop interpretando “Kush” en directo el 28 de junio de 2018 en Fabra i Coats (Barcelona).

Perfeccionista hasta lo más profundo, también en sus directos pone empeño para que se construya el ritual: “Me tomo muy en serio los conciertos. No permito errores, porque el público está haciendo un acto de cesión de sus emociones, te está dando un voto de confianza y es algo muy delicado. A veces he acudido como espectadora a una obra de teatro o a un concierto y me ha dado la sensación de que se ríen de mí o de que están poco trabajados, y eso es una falta de responsabilidad por parte del artista. Intento no hacerlo, porque encuentro muy entrañable que la gente me ceda su tiempo y su confianza, y procuro que este momento que pasamos juntos esté un poco apartado de la realidad cotidiana. Es como cuando presentas una exposición oral o haces el amor: son procesos que no se rigen por las normas cotidianas. Aún siento miedo en los directos. Todas las inseguridades de uno salen en la música: es un ámbito en el que te llegas a conocer de una manera muy íntima, se trata de casi una confrontación con uno mismo. Pero no pienso dejarla por tener este miedo; es más, creo que la música me va ayudar a superarlo, porque, si me apartara de ella, no habría solucionado el problema real”.

“Aún siento miedo en los directos. Todas las inseguridades de uno salen en la música: es un ámbito en el que te llegas a conocer de una manera muy íntima”

Así se presenta, a veces insegura, pero siempre brillante y con una mirada clara puesta en el futuro: “En ‘Babasha’ compuse las canciones que me salían. No voy a dejar de hacer algo por miedo a no saber: la Marina del futuro ya se espabilará. En este disco surgió una especie de confianza o de obligación de confiar en mí misma y en lo que he ido aprendiendo, no solo de mis profesores Miguel Hurtado o Carmen Valero, que supieron transmitirme su respeto y admiración por la música, sino también de las personas de la asociación cultural barcelonesa El Pumarejo. Ellos, con su actitud, han puesto en duda mi visión de la música. Verlos disfrutar tanto en los conciertos me ha enseñado a considerar la creación y la interpretación como algo mucho más ligado a la vida”.

Escuchar a Marina, ya no solo tocar sino también hablar, desprende tantas sinergias positivas que se hace sencillo imaginar ese hilo conductor entre su infancia –entusiasmada por el descubrimiento de la música–, la persona completamente volcada que es en el presente y toda la confianza que deposita en el futuro. Contagia las ganas de conocerla.

DANIEL AVERY, El paciente inglés

ENTREVISTA (2018)

DANIEL AVERY

El paciente inglés

Por Álvaro García Montoliu
NENEH CHERRY, ¡Activista!

ENTREVISTA (2019)

NENEH CHERRY

¡Activista!

Por Beatriz G. Aranda
KING MIDAS SOUND & FENNESZ, 3 + 1 = 1
Por Carles Novellas
DAVID CARABÉN, Mishima

ENTREVISTA (2012)

DAVID CARABÉN

Mishima

Por Víctor Lenore
SLOWDIVE, Regreso al futuro

ENTREVISTA (2017)

SLOWDIVE

Regreso al futuro

Por JuanP Holguera
ROLLING BLACKOUTS C.F., Australia, a contracorriente
Por Cesc Guimerà
FERMIN MUGURUZA, A la caza del león asmático
Por Oriol Rodríguez
EVARISTO, De La Polla Records a Gatillazo
Por Víctor Lenore
AUSTRA, El futuro es ahora

ENTREVISTA (2017)

AUSTRA

El futuro es ahora

Por Marta Pallarès
NACHO VEGAS, Hablando del asunto (2ª parte)
Por Santi Carrillo
ELASTIC BAND, Pop total

ENTREVISTA (2018)

ELASTIC BAND

Pop total

Por JuanP Holguera
KLAUS & KINSKI, Canciones para mamíferos con moral y memoria
Por Nando Cruz
THE FALL, Manchester man (no me llames cariño)
Por José Manuel Caturla
DELOREAN, Extrañas compañías

ENTREVISTA (2018)

DELOREAN

Extrañas compañías

Por Quique Ramos
ARCTIC MONKEYS, Lo que somos y lo que no somos
Por David S. Mordoh
MAIKA MAKOVSKI, El deseo y los sustitutos del amor
Por Miquel Botella
JOHN TALABOT, La sombra acogedora

ENTREVISTA (2011)

JOHN TALABOT

La sombra acogedora

Por Juan Manuel Freire
ALEJANDRO ESCOVEDO, Llorar, ganas de amar y colocarse
Por Ramón Fernández Escobar
LEÓN BENAVENTE, Juegos (premiados) de la edad tardía
Por David Saavedra
SISA, El hombre que convirtió la tristeza en humo (2ª parte)
Por Santi Carrillo
¡PELEA!, El gang que se encontraba en conciertos
Por Kiko Amat
LLOYD COLE, Nirvana es un grupo sobrevalorado
Por Víctor Lenore
Arriba