×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
MARK EITZEL, Nubes y claros

Contra el derrotismo... o a favor de él. Foto: Mark Holthusen

 
 

ENTREVISTA (2017)

MARK EITZEL Nubes y claros

El líder de American Music Club ha publicado en 2017 “Hey Mr Ferryman”, un décimo álbum oficial en solitario que supone su intento más evidente de aproximarse a territorios pop. La producción de Bernard Butler 
ha sido decisiva para orientar las canciones hacia lugares más luminosos, aunque el sempiterno pesimismo de Mark Eitzel termina por imponerse de manera irremediable. Eduardo Guillot contactó con él por teléfono.






“Dices que la música melancólica puede caer en el cliché, pero yo me subo al escenario y el público me sigue pidiendo los temas más tristes, dolorosos y oscuros. Pagan para verme y tener una experiencia y a veces las toco porque es lo que quieren”

Decía Einstein que el azar no existe, pero de no haberse producido una concatenación de circunstancias casuales, “Hey Mr Ferryman” (Merge-Decor-Popstock!, 2017), el décimo álbum oficial en solitario de Mark Eitzel, sería muy diferente. “Había grabado las canciones varias veces y no me satisfacía el resultado”, confiesa por teléfono. Entonces apareció Bernard Butler, exguitarrista de Suede. “Escuchó las maquetas y le gustaron. No sabía nada sobre mí o American Music Club. He trabajado con gente que cuando piensa en un disco mío tiene muchas ideas preconcebidas; él venía limpio”. Y se ofreció como productor. “Pensé que sería una grabación acústica, porque no había presupuesto para más. Nos habíamos gastado un dineral mezclando dos temas con un ingeniero famoso y solo podíamos permitirnos hacer un álbum a base de guitarra y voz. Pero Bernard dijo que ni de coña”.

La intención de ambos era conseguir un disco pop, y con “The Last Ten Years”, el tema de apertura, han dado en el clavo. “Quería que sonara optimista”, asegura Eitzel, que incluso se aproxima a la bossa nova en “An Angel’s Wing Brushed The Penny Slots”. “Los arreglos de las canciones estaban hechos hace mucho tiempo. Esa fue escrita un año antes de grabar y la idea era que tuviera un aire muy Las Vegas. Bernard dijo que probáramos a usar la caja de ritmos y funcionó”.

Tampoco conviene equivocarse. “Hey Mr Ferryman” no destierra del todo el tono triste y melancólico que ha marcado siempre la carrera de Eitzel, hasta el punto de convertirse en un cliché que no acaba de gustarle. “Soy consciente de ello. Pero hace mucho que no escucho a Billie Holiday. Nunca he potenciado esa imagen. Simplemente hago lo que hago. Y no creo que mis composiciones sean oscuras, pero tengo que escribir lo que me sale. Tampoco planeo las cosas, no sé qué haré en el futuro. Me gustaría seguir tanteando territorio pop, pero ignoro si voy a componer otra canción como ‘The Last Ten Years’ o no”. De algún modo, está preso de la imagen que ha proyectado a lo largo de su trayectoria. “Dices que la música melancólica puede caer en el cliché, pero yo me subo al escenario y el público me sigue pidiendo los temas más tristes, dolorosos y oscuros. Pagan para verme y tener una experiencia y a veces las toco porque es lo que quieren. Cada día me encuentro con gente que me dice que mis canciones le han salvado la vida, le han sacado de lugares oscuros y le han permitido seguir adelante”.

 
MARK EITZEL, Nubes y claros

“Cada día me encuentro con gente que me dice que mis canciones le han salvado la vida, le han sacado de lugares oscuros y le han permitido seguir adelante”.

Foto: Mark Holthusen

 






“Ahora estoy girando para poder devolver el dinero invertido a la gente que hizo el disco. Es un tour en el que no voy a ganar nada; de hecho, perderé algo de dinero, pero tengo que hacerlo para reembolsar la inversión del sello... Ya sabes: somos artistas, somos idiotas”

En los últimos años, un par de hechos han afectado la manera de componer de Eitzel. El primero fue su segunda colaboración con el dramaturgo Simon Stephens, con quien había trabajado en la obra “Marine Parade” (2010) y con quien repitió en “Song From Far Away” (2015). “Escribir para el teatro te obliga a centrarte de manera más objetiva, pensando en el efecto que va a tener la canción. Ha cambiado un poco mi forma de enfocar el tema”. El segundo, un ataque al corazón que sufrió hace cinco años. “Cambió mi perspectiva de la vida. Obviamente, también la manera de escribir. Te das cuenta de que no hay tiempo que perder, que no es cuestión de andar haciendo tonterías”. El bonus track del disco, “The Singer”, está dedicado, precisamente, a un compañero fallecido: Jason Molina (1973-2013). “Hay una grabación suya hermosísima, donde la mitad del público está hablando. También un vídeo en YouTube, de un concierto en Carolina del Sur, solo con la guitarra acústica; es el show más increíble que he visto nunca, perfecto de principio a fin. Me pareció un cantante puro y quise hacer una canción para celebrar su vida”.

Eitzel también se encuentra a menudo con audiencias más bulliciosas de lo deseable. “Constantemente; y no puedes hacer nada al respecto. La diferencia es que hay veces en que la gente habla porque odia lo que estás haciendo, pero en otras ocasiones charlan porque lo están pasando bien. Es complicado. A mí me resulta difícil tocar así, me distrae mucho, pero pagan su entrada y pueden hacer lo que quieran. No te lo puedes tomar como algo personal”, comenta. “Soy viejo y feo. Que haya gente que venga a verme actuar ya es una suerte”.

De este modo se lanza Eitzel por la pendiente del derrotismo, y el resto de la conversación va cuesta abajo como una bola de nieve negra que no para de crecer. “Odio ir de gira. Son veintitrés horas de infierno por solo una buena; el resto es una mierda”. Con todo, y pese a que ni siquiera tiene agente en Estados Unidos, se ve obligado a salir a la carretera cada año. “No tengo otra opción. Ahora estoy girando para poder devolver el dinero invertido a la gente que hizo el disco. Es un tour en el que no voy a ganar nada; de hecho, perderé algo de dinero, pero tengo que hacerlo para reembolsar la inversión del sello”. Una situación triste que, además, comienza a ser demasiado habitual. “Así es. Pero, ya sabes: somos artistas, somos idiotas”.

JEANNE ADDED, Gran fuerza

ENTREVISTA (2016)

JEANNE ADDED

Gran fuerza

Por Juan Manuel Freire
LOS PILOTOS, Distopía y euforia

ENTREVISTA (2014)

LOS PILOTOS

Distopía y euforia

Por Eduardo Guillot
DIEGO A. MANRIQUE, Opinión y conocimiento
Por Ignacio Julià
RYUICHI SAKAMOTO, El código del samurái
Por José Manuel Caturla
BURRUEZO & BOHEMIA CAMERATA, Mística moderna
Por Ramon Súrio
KING MIDAS SOUND & FENNESZ, 3 + 1 = 1
Por Carles Novellas
CATE LE BON, La música es una elección
Por Juan Manuel Freire
DON THE TIGER, Sabotaje

ENTREVISTA (2013)

DON THE TIGER

Sabotaje

Por Ruben Pujol
JOSÉ GONZÁLEZ, Un sueco en la procesión silenciosa
Por Miguel Martínez
SUNN O))), El ministerio del drone
Por Ruben Pujol
FATHER JOHN MISTY, Verdad y melodía
Por Ramón Fernández Escobar
BOBBY WOMACK, Fénix de alma digitalizada
Por Ramón Fernández Escobar
HECTOR ZAZOU, El sentir del geógrafo
Por Ramon Súrio
SONIC YOUTH, Arte joven

ENTREVISTA (2010)

SONIC YOUTH

Arte joven

Por David Saavedra
PUMUKY, El hombre bosque en llamas
Por Esteve Farrés
TINARIWEN, Desierto azul eléctrico
Por Carlos Fuentes
LOS LOBOS, Licántropos devoradores de raíces
Por Miquel Botella
PAUL HAIG, Nanorobótica independiente
Por José Manuel Caturla
JUVENTUD JUCHÉ, Esa extraña inercia
Por César Luquero
PREFAB SPROUT, Escuela de amor

ENTREVISTA (2009)

PREFAB SPROUT

Escuela de amor

Por Juan Manuel Freire
JUNIOR BOYS, Los verdaderos Boards Of Canada
Por David Saavedra
PSYCHIC TV/PTV3, Tesis, antítesis
Por José Manuel Caturla
ARCÁNGEL, De Huelva a la heterodoxia
Por Silvia Cruz Lapeña
Arriba