USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
MARONDA, Artesanía pop

Maronda encajan en esa categoría que Simon Reynolds define como “grupos de coleccionistas”.

Foto: Liberto Peiró

 
 

ENTREVISTA (2013)

MARONDA Artesanía pop

Debutaron con Absolute Beginners, pero se marcharon del sello teniendo contrato vigente y decidieron publicar por cuenta propia “La orfebrería según los místicos” (2013), un segundo álbum, solo disponible en vinilo, en el que el dúo formado por Pablo Maronda y Marc Greenwood reincidió en su inteligente reciclaje del pop de los sesenta, filtrado a través de una particular perspectiva contemporánea. Eduardo Guillot los entrevistó.

Para ser exactos y ajustarse a los hechos, abandonar Absolute Beginners no fue una decisión voluntaria de Maronda. “Nos echaron”, afirma un tajante Marc Greenwood. “Se habían comprometido a pagar el master, pero, cuando llegó el momento, se negaron. No vamos a decir nada más sobre ellos. Aunque si pensaban hacer lo mismo que con el primer disco“El fin del mundo en mapas” (Absolute Beginners, 2011)–, era preferible no hacer nada. Pensamos que nosotros podíamos mejorarlo y nos dejaron ir”. Tantearon a Mushroom Pillow, que mostró interés pero no lo concretó, y se lanzaron a la aventura de poner “La orfebrería según los místicos” (Autoeditado, 2013) en descarga directa, con una edición limitada en vinilo. “No nos tembló el pulso. Teníamos claro que no queríamos fabricar CDs: cuesta mucho dinero, hay que meterlos en una distribuidora, las tiendas los devuelven… Es un formato obsoleto. La decisión de ofrecerlo gratis nos pareció la más rentable, porque se lo puede descargar todo el mundo con un solo clic, y eso garantiza que mucha gente lo escuche. Si les gusta, irán a los conciertos, donde pueden comprar el vinilo”. Las copias están prácticamente agotadas, así que la fórmula parece haber funcionado.

“Los grupos que me gustan y tengo como referentes funcionan a base de discos muy continuistas”
(Pablo Maronda)

El segundo álbum del dúo no sorprenderá a quienes conocían su debut. Maronda encajan en esa categoría que Simon Reynolds define como “grupos de coleccionistas”. Bandas en cuyas canciones se pueden localizar decenas de referencias a sonidos pretéritos. En su caso, el pop de raigambre sesentera. “Evolucionaremos, pero no sé cuándo”, asegura Pablo Maronda, compositor de los temas. “Los grupos que me gustan y tengo como referentes funcionan a base de discos muy continuistas, como los primeros de Robyn Hitchcock o Nick Lowe, que son deudores de un pasado reciente y lo asimilan con elementos de la nueva ola. Formalmente está mucho más trabajado, pero es un disco conservador, como el primero, en el sentido de que contiene elementos del pop clásico. Belle & Sebastian hacen lo mismo, pero ellos son ‘cool’. Es un ejercicio que está bien visto según quien lo haga”. Marc remata: “Todos los grupos copian y tienen referencias. No hay músicos sin discos en su casa”.

 
MARONDA, Artesanía pop

Pablo Maronda y Marc Greenwood: referencias musicales y literarias. Foto: Liberto Peiró

 

En ese sentido, sobre ellos pende siempre la espada de Damocles de la nostalgia. “Creo que es un término que se utiliza siempre de manera peyorativa. No añoro que vuelvan los tiempos en que existían esas bandas, pero eso no quiere decir que las niegue como influencia o parte de mi ADN musical. En este país funcionamos a base de guetos. Los sesenta parecen patrimonio de la gente que se dedica al garage, el progresivo de los setenta es otra burbuja y la nueva ola rompió con el pasado y lo relegó a las películas de Gracita Morales. Pues ni tanto ni tan calvo. Me gusta reivindicar esos grupos. Igual que Todd Rundgren miraba hacia atrás con Utopia, pero hizo una obra contemporánea, nosotros podemos tratar de hacer lo mismo. Y no por eso eres nostálgico. No queremos reconstruir ese tipo de sonido. Lo que diferencia a The Jeevas de Jack White es un matiz personal: aunque los dos trabajen con el mismo tipo de material, generan cosas completamente diferentes. Y a unos les puedes achacar que son una burda copia del rock de garrafón setentero, mientras que el otro está consiguiendo resultados distintos”. Y, por encima de todo, defienden el trabajo de hacer canciones. El pop como una forma de artesanía. De ahí el título del álbum. “También tiene que ver con la opción de hacerlo todo por nuestra cuenta. Hemos decidido pensar en la música como un oficio que nos puede dar de comer”, subraya Marc.

“Lo que diferencia a The Jeevas de Jack White es un matiz personal: aunque los dos trabajen con el mismo tipo de material, generan cosas completamente diferentes”
(Pablo Maronda)

El disco no solo abunda en referencias musicales. Las literarias también se suceden una tras otra: Céline (“Viaje al final de la noche”), Alex Ross (“El ruido eterno”) o Robert E. Howard (“La piedra negra”) desfilan por un trabajo acumulativo a todos los niveles. “No usamos los referentes literarios como Nacho Vegas, lo hacemos de manera más diáfana”, argumenta Pablo. “En ‘La piedra negra’ quería contar la historia de Howard, que acababa de leer. ‘El ruido eterno’ habla de dos personas, no tiene nada que ver con Ross, pero el nombre me pareció un buen estribillo, como ‘Happines Is A Warm Gun’, una frase que John Lennon leyó en un diario y convirtió en canción. Suelo fagocitar cosas de los mass media, las películas o los anuncios”.

Tampoco se muerden la lengua cuando se trata de meterse en aguas ideológicas. Su primer álbum contenía un tema dedicado a Durruti, y otro, titulado “Brigadistas”, se ha quedado fuera del segundo porque, según Marc, “pensamos que se parecía mucho a ‘Montañas de basura’ (Los Planetas), aunque lo incluyeron en un recopilatorio en apoyo de los estudiantes represaliados por los sucesos de la Primavera Valenciana. “Que la gente se manifieste si quiere, y si no, pues que no lo haga. En artistas que están por encima del bien y del mal, como Elia Kazan, me puede dar igual su papel en la ‘caza de brujas’, pero que los mediocres den lecciones...”, argumenta Maronda, dejando la frase inacabada a propósito. A buen entendedor…

Publicado en la web de Rockdelux el 2/10/2013
FERNANDO ALFARO, Crisis permanente
Por Víctor Lenore
MOTÖRHEAD, La fiesta de los 10 años
Por Luis Carlos Buraya
RODDY FRAME, Elogio de la nostalgia
Por David Saavedra
GRIMES, Alegría en el dolor

ENTREVISTA (2012)

GRIMES

Alegría en el dolor

Por Pablo Gil
OMAR SOULEYMAN, Vivan los novios

ENTREVISTA (2014)

OMAR SOULEYMAN

Vivan los novios

Por Manel Peña
JAVIER DÍEZ ENA, La ceremonia del éter
Por César Luquero
PEOPLE LIKE US, Del Tesauro a Google
Por Anna Ramos
EMMY THE GREAT, La guerra tranquila
Por Juan Manuel Freire
RAMONCÍN, … Bravo por la música!
Por Santi Carrillo
SLEAFORD MODS, Bored to be wild

ENTREVISTA (2014)

SLEAFORD MODS

Bored to be wild

Por Kiko Amat
TORTOISE, Las piezas del puzle

ENTREVISTA (2016)

TORTOISE

Las piezas del puzle

Por Eduardo Guillot
THE GO-BETWEENS, Canciones de cuna
Por Román F. Añaños
JANELLE MONÁE, Ha nacido una estrella
Por Juan Manuel Freire
BUNBURY, Mundo de los atormentados
Por Víctor Lenore
LEGS McNEIL, Fijación oral

ENTREVISTA (2009)

LEGS McNEIL

Fijación oral

Por Eduardo Guillot
EVARISTO, De La Polla Records a Gatillazo
Por Víctor Lenore
OKKERVIL RIVER, La otra cara de Texas
Por Vicenç Batalla
CAPULLO DE JEREZ, Persiguiendo la onda
Por Carola Guerrero
BIGOTT, Al natural

ENTREVISTA (2010)

BIGOTT

Al natural

Por Julio A. Cuenca
ELSA DE ALFONSO Y LOS PRESTIGIO, Iconos
Por Marta Salicrú
FUGEES, Hard-Rap Café

ENTREVISTA (1996)

FUGEES

Hard-Rap Café

Por Gerardo Sanz
IGGY AND THE STOOGES, Miami Punk Machine
Por Eduardo Guillot
DANIEL JOHNSTON, Lejos, muy lejos

ENTREVISTA (2005)

DANIEL JOHNSTON

Lejos, muy lejos

Por Jordi Bianciotto
Arriba