USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
MAZONI, Disparen al profesor Keating

El cabreo de Jaume Pla.

Foto: Inma Varandela

 
 

ENTREVISTA (2009)

MAZONI Disparen al profesor Keating

El proyecto del ampurdanés Jaume Pla (ex Holland Park) sigue viento en popa a toda vela con una sólida y ya larga trayectoria discográfica. Recuperamos esta entrevista que le hizo Dimas Rodríguez a propósito del estado de falsa euforia en que, según él, vivíamos desde hacía unos años, quizá indicio evidente de la crisis que después nos ha golpeado a todos los niveles. La excusa de la conversación era su disco de 2009 “Eufòria 5 - Esperança 0”. Cabreado parecía estar. Lúcido, también.

“¡¡Eh, Mazoniiii!!”. Nadie pronuncia esta frase en el bar. Al menos de momento. Aunque si alguien se animara a hacerlo, se encontraría en pocos segundos con un cercano Jaume Pla que le está invitando a iniciar una conversación. Este es el tipo entrañable que hace años –y ya algunos cancioneros– se rapó después de escuchar entusiasmado el “London Calling” (1979) de The Clash; el mismo que modeló el oficio, también arte, de hacer canciones con bandas como Debaser y Holland Park –con los que firmó el inmediato “Welcome To Holland Park” (2002) y el conseguido “Things Were Easier When We Played Music” (2003)–; el que, en definitiva, decidió bautizar el que ha acabado siendo su proyecto más fecundo con el nombre de “las villanas alienígenas” de una serie de animación japonesa de culto, la formidable “Capitán Harlock” (1978-1979).

“Llevo un año y medio con una dinámica un poco cabreada. De ahí viene el título: mucha euforia, pero nada de esperanza. Se dice que hay un subidón, pero en realidad hay muy poca sustancia; poca esperanza en el futuro. Para mí, este disco es como aceptar un problema; no mío, sino de todos”
(Jaume Pla)

Hoy Jaume Pla puede defender orgulloso como Mazoni una discografía que, si descontamos un oculto disco cantado en castellano con el que guarda pocas filias, suma cuatro piezas de tintineo auténtico: un reivindicable “7 Songs For A Sleepless Night” (2004) hilvanado enteramente en inglés, “Esgarrapada” (2006) –su estreno en lengua catalana–, “Si els dits fossin xilòfons” (2007) y el reciente y disfrutable “Eufòria 5 Esperança 0” (2009). Todos bajo el amparo familiar de su sello de siempre, Bankrobber, y de un círculo de espectadores que ha ido en aumento gracias a su capacidad para alternar dianas pop (“No tinc temps”, “Apocalipsi Now”, “Se’m moren les plantes”), acertadas apropiaciones de cancioneros ajenos (el “Maggie’s Farm” de Bob Dylan transmutado en una vibrante “La granja de la Paula”) y enérgicos conciertos con una formación que ahora ya se presenta en directo con dos baterías. Con semejante munición, las tarimas de algunos escenarios deben crepitar. Sobre todo, si tenemos en cuenta que Mazoni es también un gamberro, apacible, pero gamberro. Un creador inquieto que es incapaz de acomodarse en una única posición. Y en esta ocasión tiene ganas de quejarse. Él mismo lo explica recostado en un sofá de un bar de Gràcia, antes de que alguien deje caer ese “¡¡¡Eh, Mazoniiii!!!” que de golpe acorta distancias entre el músico, el oyente y las canciones.

Esta vez, el personaje que aparece en las canciones parece realmente cabreado... Sí, llevo un año y medio con una dinámica un poco cabreada. De ahí viene el título: mucha euforia, pero nada de esperanza. Se dice que hay un subidón, pero en realidad hay muy poca sustancia; poca esperanza en el futuro. Para mí, este disco es como aceptar un problema; no mío, sino de todos. A ver si nos estamos pasando un poco con el rollo carpe diem.

 
MAZONI, Disparen al profesor Keating

“Tal como está todo, me gusta que seas capaz de hacer enfadar a alguien. Todo es muy agradable y la gente pone las canciones de fondo. Para mí esa no es la utilidad de la música, la música es mucho más potente que eso”. Foto: Inma Varandela

 

Es inevitable pensar en aquella película, “El club de los poetas muertos” (Peter Weir, 1989). (Risas) Es que es eso, el profesor Keating –interpretado en la película por el cómico Robin Williams– y su lema de carpe diem. Yo defiendo el carpe diem, está bien, pero desconfío un poco. Me gustaría que el próximo disco aportara alguna solución. En este no paro de quejarme: esto está mal, esto también está mal, etcétera. Pero creo que lo siguiente que grabaré tendrá alguna respuesta.

Al final del disco hay un poco de esperanza con el tema “Cercles”. Eso parece un camino...  Sí, “Cercles” aporta algo de esperanza. A la hora de secuenciar el disco, quería que esta canción fuera la última. Pensaba en el disco de Mercury Rev “Deserter’s Songs” –editado en 1998–: todo es muy melancólico, oscuro, pero de repente te colocan al final aquella canción tan alegre, “Delta Sun Bottleneck Stomp”, y dices “whauuuu”.

“Lo que más me gusta de dedicarme a la música es hablar con la gente, que me expliquen historias... Aunque la reacción que siempre guardaré en la memoria fue una que me explicaron los del sello: una amiga suya les confesó que se masturbaba escuchando mi primer disco... Después de esto, ya no puedo llegar más arriba”
(Jaume Pla)

Este es también tu disco más imprevisible. Canciones como, por ejemplo, “Mala llet” deben haber sorprendido a más de un oyente, incluso a los que conocen tus anteriores discos. Hay mucha gente que me dice que cuando escucha el disco se salta “Mala llet”. Pero a mí me gusta que se la salten. Tal como está todo, me gusta que seas capaz de hacer enfadar a alguien. Todo es muy agradable y la gente pone las canciones de fondo. Para mí, esa no es la utilidad de la música, la música es mucho más potente que eso. En mi caso, siempre tengo la tentación de hacer un disco más unitario, pero cuando estoy grabando se me ocurren demasiadas cosas para acotarlo todo a un único estilo. Escucho música muy diferente: cuando estoy con Kraftwerk, quiero meter un tema con electrónica... o me engancho de nuevo a los Pixies, y quiero que otro tenga su fuerza... Aunque creo que este disco tiene un tono más unitario en algunas canciones.

En tus discos se nota que escuchas música actual, pero también queda claro que sigues fiel a los clásicos (Rolling Stones, Beatles, Beach Boys). La parte clásica ya ni me la planteo. Yo soy retro, siempre seré retro. (Risas). Es la música que he escuchado y ha de salir de alguna manera aunque estés expuesto a sonidos actuales. Por ejemplo, en mitad de “Ei, que surt el sol!” hay toda una parte de los Beatles, pero después escuchas “Eufòria” y tiene un ramalazo Franz Ferdinand. La verdad es que quería que tuviera un punto más ambiguo, pero llega un momento en que ya no puedes darle más vueltas a los temas. En cambio, con “Caputxeta” conseguimos un sonido especial, muy diferente; algo propio.

Llevas años viviendo de la música, girando, componiendo... ¿Cuál es la reacción más curiosa que has vivido con tus canciones? Lo que más me gusta de dedicarme a la música es hablar con la gente, que me expliquen historias... Aunque la reacción que siempre guardaré en la memoria fue una que me explicaron los del sello: una amiga suya les confesó que se masturbaba escuchando mi primer disco, “7 Songs For A Sleepless Night”... Después de esto, ya no puedo llegar más arriba. (Risas).

OS RESENTIDOS, Consignas irónicas para una revolución
Por Emilio Alonso
ALEX ROSS, La clásica como nunca la has leído
Por Juan Manuel Freire
TRENTEMØLLER, Techno ficción

ENTREVISTA (2016)

TRENTEMØLLER

Techno ficción

Por Álvaro García Montoliu
ALLEN TOUSSAINT, Piano añejo

ENTREVISTA (2009)

ALLEN TOUSSAINT

Piano añejo

Por Ramón Fernández Escobar
LA ESTRELLA DE DAVID, El Nota

ENTREVISTA (2011)

LA ESTRELLA DE DAVID

El Nota

Por Pablo Gil
SEAN NICHOLAS SAVAGE, Club Tropicana
Por Llorenç Roviras
BOBBY WOMACK, Fénix de alma digitalizada
Por Ramón Fernández Escobar
DEAD CAN DANCE, La estación de la cosecha
Por Jordi Bianciotto
JOSELE SANTIAGO, Males retratados

ENTREVISTA (2017)

JOSELE SANTIAGO

Males retratados

Por Ramón Fernández Escobar
NOURA MINT SEYMALI, La heredera

ENTREVISTA (2017)

NOURA MINT SEYMALI

La heredera

Por Carlos Fuentes
IDLES, Una felicidad violenta

ENTREVISTA (2019)

IDLES

Una felicidad violenta

Por Juan Manuel Freire
MAVIS STAPLES, No nos moverán

ENTREVISTA (2008)

MAVIS STAPLES

No nos moverán

Por Miquel Botella
UNKNOWN MORTAL ORCHESTRA, La vida moderna
Por JuanP Holguera
SPOON, Sexy madurez

ENTREVISTA (2017)

SPOON

Sexy madurez

Por Víctor Trapero
XENIA RUBINOS, La aldea global

ENTREVISTA (2012)

XENIA RUBINOS

La aldea global

Por Eduardo Guillot
ALA.NI, Las cuatro estaciones

ENTREVISTA (2016)

ALA.NI

Las cuatro estaciones

Por David Saavedra
FASENUOVA, Plan de fuga

ENTREVISTA (2011)

FASENUOVA

Plan de fuga

Por Carlos Barreiro
JULIA HOLTER, Voces y visiones

ENTREVISTA (2012)

JULIA HOLTER

Voces y visiones

Por Pablo Gil
PEGASVS, El ruido (no tan) infernal
Por David Morán
DUCKTAILS, Nostalgia accidental

ENTREVISTA (2015)

DUCKTAILS

Nostalgia accidental

Por Guillermo Arenas
GEPE, Entre el emo y el reggaetón
Por Susana Funes
ALASKA Y DINARAMA, Ménage à trois
Por Miguel Ángel Arenas
Arriba