Cargando...
MOGWAI, Súbelo

Rompetímpanos.

Foto: Steve Gullick

 
 

ENTREVISTA (2011)

MOGWAI Súbelo

Los cinco de Glasgow volvieron en 2011 con “Hardcore Will Never Die, But You Will”, séptimo disco de estudio en el que continuaron siendo fieles a sí mismos sin moverse un milímetro de ese sonido que los sigue manteniendo en lo alto del podio del rock instrumental. En esta ocasión, una nueva bacanal de ruido y melodía sabiamente administrados, diez descargas de energía emocional para disfrutar al máximo volumen. JuanP Holguera los entrevistó.

Al escuchar su música, cualquiera podría pensar en Mogwai como un grupo de tipos tristes y sombríos, pero la banda de Glasgow siempre parece pasarlo en grande, cosa que se confirma al hablar con ellos. Quizá sea ese el secreto para mantenerse unidos –y sin fisuras visibles– como grupo desde hace más de tres lustros. Siguen compartiendo las tareas de promoción –nuestro interlocutor en esta ocasión es Barry Burns, teclista de la formación, completada con Stuart Braithwaite (guitarra, voz), Dominic Aitchison (bajo), John Cummings (guitarra) y Martin Bulloch (batería)–, la composición del repertorio y todo lo que tenga que ver con la actividad profesional del grupo. “Somos muy buenos amigos y nunca nos peleamos en serio. Creo que en la mayoría de las bandas terminan estando hartos los unos de los otros, pero por alguna razón nosotros llevamos ya dieciséis años juntos y seguimos adelante. No estoy seguro de si esa es la clave, pero lo cierto es que a nosotros nos va bien porque somos amigos, y nos consideramos muy afortunados”. Visto así, parecen cinco niños a los que se les ha permitido ganarse la vida jugando con lo que más les gusta, y lo que más les gusta es subir el volumen de sus instrumentos al máximo para ofrecer toda una amalgama de sonidos emocionantes y distorsión desbocada, una deliciosa melodía infernal que atraviesa tímpanos a su paso dejando un rastro inolvidable de placer y dolor (literalmente), algo que cualquiera que haya asistido a alguno de sus conciertos podrá corroborar. “Hubo una persona que nos mandó un mail para decirnos que le habíamos dañado sus oídos de manera permanente, pero no nos denunció ni nada, porque también decía sentirse feliz por haber presenciado nuestro concierto, ¡aunque le hubiéramos destruido los oídos! Solo puedo decirle que lo sentimos. Deberíamos vender tapones en el stand del ‘merchandising’... Mmm, es una buena idea. No, en serio, cuando sientes las notas del bajo en tu pecho, en las piernas... Me gustaría poder ir a ver más bandas que ofrecieran algo así; me encanta esa sensación porque, de ese modo, la música se convierte en una experiencia mejor, o al menos mucho más intensa que la de estar en tu casa escuchando un disco en tu equipo estéreo”.

“Para mí fue muy emocionante poder tener acceso a nuevos instrumentos virtuales a través del ordenador. La tecnología representa un aliciente muy estimulante para la música” (Barry Burns)

Hablemos del nuevo disco, “Hardcore Will Never Die, But You Will” (Rock Action-[PIAS] Spain, 2011). ¿Cuál es la ciudad que aparece en la foto de portada? Nueva York. La hizo un amigo de la banda que nos suele mandar fotografías de los sitios que va visitando. Es realmente hermosa, ¿no crees?

Es curioso, porque creo que este podría pasar por vuestro trabajo de sonido más norteamericano. La canción “Mexican Grand Prix” me recuerda a Trans Am, por ejemplo. Yo no veo muchas similitudes. Aunque sí es cierto que algunos de nosotros nos hemos mudado a diferentes países, y quizás ahí esté la clave. Esa canción la escribió John en América, o sea que quizás sí haya algún tipo de influencia americana y tengas razón.

En cualquier caso, vaya un título para el disco. Sois unos cachondos. (Risas) Sí, es divertido.

¿Sois muy fans del hardcore? No, no, en realidad el título se refiere a una historia que conocemos sobre un adolescente y un tendero. Este le dijo al chico que era demasiado joven para comprar alcohol, y el chaval echó a correr gritando esa frase al tendero. La verdad es que suena divertido.

Desde vuestros inicios hasta ahora, los ordenadores y la tecnología en la música han ido ganando importancia en vuestras canciones. ¿Cómo ha sido ese proceso de incorporación de estos nuevos instrumentos? La verdad, tan solo queríamos intentar usar tantas cosas como pudiéramos. Para mí fue muy emocionante poder tener acceso a nuevos instrumentos virtuales a través del ordenador, porque yo soy el teclista, es lo que más toco en el grupo, y fue importante poder expresarme con nuevos sonidos. El resto del grupo también disfruta con la tecnología: a Martin le encantan las cajas de ritmo, y John es muy bueno programando frecuencias y cosas así. La tecnología representa un aliciente muy estimulante para la música.

 
MOGWAI, Súbelo

Barry Burns, Dominic Aitchison, Stuart Braithwaite, Martin Bulloch y John Cummings.

Foto: Steve Gullick

 

De todas formas, creo que vuestra carrera se caracteriza por una cierta querencia hacia el inmovilismo. En España hay un dicho que dice “renovarse o morir”, y parece que eso no va con vosotros. Creo que nos aburrimos muy rápido, quizás incluso más rápido que otra gente, de nuestra propia música, y siempre tratamos de hacer algo diferente. En este álbum hay algunas canciones con las que ni siquiera lo hubiéramos intentado hace algunos años, o sea que creo que sí nos renovamos... Pero puede que muramos pronto, de todas formas. (Risas).

Entonces, ¿cómo definirías vuestra progresión hasta llegar a vuestro actual sonido? No sé, es solo música instrumental hecha por cinco tíos escoceses. La música no tiene por qué significar lo mismo para mí que para otra persona; nosotros interpretamos pero no tenemos ni idea de lo que va a pensar la gente cuando nos escuche, y eso es algo que quizás se incremente porque no tenemos letras y preferimos que la gente piense por sí misma. No tenemos ningún mensaje especial, es solo la música que nos gusta tocar.

“Lo nuestro no es post-rock, es solo música rock en la que no se canta. Eso se llama rock instrumental, y no veo diferencia. Hacía tiempo que no oía el término, lo cual es una buena noticia para nosotros, porque hemos intentado siempre hacer algo diferente a nuestro primer disco. En fin, nunca he sabido qué es el post-rock y sigo sin saberlo” (Barry Burns)

Tengo un amigo que solo escucha música clásica, y hace unos días, oyendo “Rano Pano”, decía que Mogwai es la única banda de rock que le ha impactado. ¿Cómo imagináis a vuestra propia audiencia? Es una bonita historia. Nosotros queremos llegar al mayor número de personas posible, y si nos fiamos por el público que vemos en los conciertos, hay un montón de gente diferente. Hay muchos jóvenes, pero también gente más mayor, y tantas chicas como chicos, de modo que creo que por suerte llegamos a mucha gente muy diferente entre sí, y tu amigo podría ser un buen ejemplo de eso.

En vuestros inicios se os metió en el saco del post-rock. Ahora, con la perspectiva que da el tiempo, ¿qué crees que fue y qué ha quedado de todo aquello? No sé. No creo que haya nadie en Mogwai al que le guste la etiqueta, porque lo nuestro no es post-rock, es solo música rock en la que no se canta. Eso se llama rock instrumental, y no veo diferencia. Debió ser fácil para alguien llamarlo así porque de ese modo pudieron meter en el mismo saco a otras bandas que simplemente no sabían cómo catalogar, pero no es una etiqueta adecuada, en mi opinión. Hacía tiempo que no oía el término, lo cual es una buena noticia para nosotros, porque hemos intentado siempre hacer algo diferente a nuestro primer disco. En fin, nunca he sabido qué es el post-rock y sigo sin saberlo.

Este disco se publica con Sub Pop en Estados Unidos. ¿Sois de esos que crecieron con Nirvana, Mudhoney y el resto de bandas del sello en los noventa? Sí, soy uno de esos tipos, era fantástico. Hace poco sacamos un siete pulgadas de “Rano Pano” y fue alucinante, porque era como esos singles de entonces de Mudhoney y los vinilos del Club del Single de Sub Pop. Dominic dice que tener ese siete pulgadas en sus manos fue el mejor momento de su vida.

¿Cuáles fueron vuestras motivaciones para comenzar como grupo y cuáles son las de ahora? Creo que al principio era algo que hacer, nada más. Cuando eres joven y vives en Escocia, realmente no hay mucho con lo que entretenerse, y esto es lo que más nos motivaba. Era algo que nos gustaba hacer, aunque nada demasiado serio, y ahora sigue siendo igual. Está claro que ahora nos gustaría llegar al mayor número de gente posible, pero, aparte de eso, no creo que haya cambiado nada. En realidad, sigue siendo básicamente algo con lo que nos lo pasamos muy bien.

¿Estáis preparados para una nueva gira rompetímpanos? ¡Estamos listos! Preferimos los conciertos a grabar en un estudio o estar ensayando en el local, son mucho más divertidos. Tocar en directo es maravilloso y estamos deseando hacerlo.

JAMES BLAKE, Viaje vertical

ENTREVISTA (2011)

JAMES BLAKE

Viaje vertical

Por Juan Monge
LÜGER, Krautrock con torreznos

ENTREVISTA (2010)

LÜGER

Krautrock con torreznos

Por César Estabiel
LEE FIELDS, Siempre estuvo ahí

ENTREVISTA (2012)

LEE FIELDS

Siempre estuvo ahí

Por Ramón Fernández Escobar
EMMY THE GREAT, La guerra tranquila
Por Juan Manuel Freire
ROBERT FORSTER, Música clásica

ENTREVISTA (2008)

ROBERT FORSTER

Música clásica

Por Kiko Amat
DANIEL JOHNSTON, Lejos, muy lejos

ENTREVISTA (2005)

DANIEL JOHNSTON

Lejos, muy lejos

Por Jordi Bianciotto
SPARKLEHORSE, Dead Man Walking

ENTREVISTA (1998)

SPARKLEHORSE

Dead Man Walking

Por Gerardo Sanz
FERRAN PALAU, La muerte y la rima

ENTREVISTA (2012)

FERRAN PALAU

La muerte y la rima

Por Nando Cruz
PAUL WELLER, Mirando hacia delante sin ira
Por David Saavedra
LOS PILOTOS, Distopía y euforia

ENTREVISTA (2014)

LOS PILOTOS

Distopía y euforia

Por Eduardo Guillot
TIM HECKER, Escala infinita

ENTREVISTA (2011)

TIM HECKER

Escala infinita

Por Juan Monge
AINARA LeGARDON, Culturismo emocional
Por David Morán
LA BIEN QUERIDA, Inseguridades y certezas
Por JuanP Holguera
RUBÉN BLADES, El patriota en la encrucijada
Por Diego A. Manrique
FUCKED UP, Pero jodiendo

ENTREVISTA (2009)

FUCKED UP

Pero jodiendo

Por Ruben Pujol
JUNIOR BOYS, Los verdaderos Boards Of Canada
Por David Saavedra
BOOKER T. JONES, Un sonido cálido y gordo
Por Pablo Gil
BONNIE PRINCE BILLY, Cosas que es mejor no hacer
Por Juan Monge
SUNN O))), El ministerio del drone
Por Ruben Pujol
VASHTI BUNYAN, Lo que queda del día
Por Jaime Casas
LITTLE WINGS, Una compuerta secreta detrás del armario
Por Nando Cruz
KITTY, DAISY & LEWIS, El pasado ya está aquí
Por Eduardo Guillot
Arriba