USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
MYKKI BLANCO, Como guante de seda en puño de acero

Activismo y ritmo.
Foto: Óscar García

 
 

ENTREVISTA (2016)

MYKKI BLANCO Como guante de seda en puño de acero

Michael David Quattlebaum Jr. es un artista multidisciplinar cuyas influencias musicales van desde la corriente riot grrrl hasta el hip hop y lo industrial. Le señalan por ser homosexual, portador del VIH y por experimentar con los roles de género, pero sus puntos álgidos son otros. No solo ha revolucionado la percepción de la cultura queer, sino también la figura del entertainer que zurce estética, música, performance y videoarte. Aïda Camprubí se enamoró de él en esta entrevista.

Michael David Quattlebaum Jr. es atento, conversador y se comporta con una finura afiladísima: habla con mucha gentileza, pero no solo a través de su voz; también nos dice mucho de él su imagen. Desde que se mudó a Nueva York, tras pasar su infancia entre San Francisco y Raleigh (Carolina del Norte), ha explorado su faceta de comunicador, sea con su libro de poemas “From The Silence Of Duchamp To The Noise Of Boys” (2011) o cantando screamo sobre beats industriales en No Fear, que luego daría lugar a Mykki Blanco & The Mutant Angels. “Aun así, escribir es la parte más importante, la base de todo lo que hago y también mi terapia. Además, no necesito a nadie que lo haga por mí”, ríe, a sabiendas de que en el resto de campos es proclive a las colaboraciones.

“Vi que con esa estética ‘drag’, mezclada con la masculinidad callejera, podía tergiversar el imaginario supermacho y convertirlo en algo ‘queer’”

Omnívoro en referencia a todo lo cultural, fueron las tétricas bandas sonoras de Gregg Araki y el influjo de Kathleen Hanna lo que sembró el pavimento para que Mykki Blanco amaneciera en 2011. Originalmente, este nombre –inspirado en la canción de Lil’ Kim titulada “Kimmy Blanco”– designaba un breve proyecto de videoarte donde Michael encarnaba a una rapera adolescente con el fin de explorar los roles femeninos. Pero terminó evolucionando más allá: “Vi que con esa estética ‘drag’, mezclada con la masculinidad callejera, podía tergiversar el imaginario supermacho y convertirlo en algo ‘queer’”.

Desde que empezó a rapear para meterse en el personaje –“y, creedme, nunca me había planteado ser rapero”–, descubrió que la técnica encajaba con sus intrincadas composiciones noise y, sin ningún interés por juntarse con la misógina escena hiphopera, que, según él, “es un reflejo de cómo se trata a las minorías en la sociedad”, colaboró con DJs y productores, cuya lista no ha parado de engordar. Desde Arca, Le1f y Amnesia Scanner hasta Tricky, Teengirl Fantasy y Nguzunguzu, todos tienen cualidades que ofrecen un viraje más a su música.

Sus intereses van del sonido a lo visual. “El lenguaje estético es muy importante para que el público entienda mi música, y también es mi herramienta para infiltrar ideas radicales dentro del ‘mainstream’”. Busca cómplices en el mundo del cine para crear “escenarios que yo sienta que no se han visto jamás en una película”. Por eso, en el clip de “Coke White, Starlight”, el director Tristan Patterson lo lleva a visitar Grecia, la cuna de la civilización occidental, o en “High School Never Ends”, junto con Matt Lambert, recrea la fábula de Romeo y Julieta con inmigrantes queer y anarquistas que se enamoran de skinheads germanos. Su última adaptación en vídeo es el poema de Zoe Leonard “I Want A Dyke For President” (“Quiero una bollera de presidenta”). Y para su último trabajo, ha generado teasers donde critica la sexualización y descontextualización de los cuerpos en las redes sociales, con una estética cercana al BGSM y donde también aprovecha para vestirse de novia.

El vídeo de la canción ”High School Never Ends” (con Woodkid), dirigido por Matt Lambert, es una especie de tragedia a lo Shakespeare de “Romeo y Julieta”, pero en un paisaje rural alemán.

Este “Mykki” (2016) que ahora presenta a través de su propio sello Dogfood, una sucursal del alemán !K7 (distribuye Popstock!), es su primer álbum de estudio en cinco años, aunque antes había publicado otras seis referencias entre mixtapes, singles y EPs. Para la puesta de largo ha elegido una doble producción: “Woodkid me llevó a terrenos que nunca había pisado, más pop y con arreglos orquestales, mientras que Meece me aporta los ritmos trap y el R&B. Son totalmente diferentes, pero quería que ambos sonidos coexistieran en este trabajo”.

“Woodkid me llevó a terrenos que nunca había pisado, más pop y con arreglos orquestales, mientras que Meece me aporta los ritmos trap y el R&B. Son totalmente diferentes, pero quería que ambos sonidos coexistieran en este trabajo”

Consciente de que es un modelo de vanguardia y de que “en esta cultura del ‘reality show’ y las redes sociales los seguidores tienen la necesidad de sentirse más cerca de nosotros”, habla por primera vez de su vida personal y sus nociones de amor y estima. Canciones como “Interlude 2” están extraídas directamente de sus diarios. Con la intención de “entenderme a mí mismo, a mi auténtico ser, el que no necesita ningún tipo de validación externa”.

También es la primera ocasión que le dedica una pieza a sus colegas queer: “For The Cunts” es una respuesta a su anterior “For The Homey’s”, que trata sobre vivir rodeado de heterosexuales. Y, hablando de estrenos, considera el single “Loner” su primera aproximación al pop; y en “High School Never Ends” incorpora una sección de cuerdas grabada en la Ópera de París. Pero también hay restos de sus antiguos personajes en el pimp queer que protagoniza “Hideaway” (“mi canción favorita del disco”) o en su habitual supresión de los roles de género en “My Nene”.

Y sí, Mykki ha sido el único afroamericano vestido de mujer, con excepción de RuPaul, en coronar la portada de las publicaciones de moda, y la revista ‘Time’ habló por primera vez de él en 2015, cuando anunció por Twitter que tenía el sida, aunque “soy seropositivo desde 2011, toda mi carrera”. Pero este es solo un pequeño apéndice, la punta del iceberg de esta marea de creatividad que es Mykki Blanco.

JOE ARROYO, Arrollador

ENTREVISTA (1992)

JOE ARROYO

Arrollador

Por Luis Lapuente
LA BIEN QUERIDA, Inseguridades y certezas
Por JuanP Holguera
NACHO UMBERT, La hora de los valientes
Por David Morán
FAT WHITE FAMILY, Adiós heroína, hola ketamina
Por César Luquero
GRUPO DE EXPERTOS SOLYNIEVE, La vida buena
Por Guillermo Z. del Águila
KIKO VENENO, Venenoso

ENTREVISTA (2005)

KIKO VENENO

Venenoso

Por Víctor Lenore
OMAR SOULEYMAN, Vivan los novios

ENTREVISTA (2014)

OMAR SOULEYMAN

Vivan los novios

Por Manel Peña
LIDIA DAMUNT, Definitivamente, esta chica tiene algo
Por Nando Cruz
VIEUX FARKA TOURÉ, Pase de testigo en Bamako
Por Vicenç Batalla
LEGS McNEIL, Fijación oral

ENTREVISTA (2009)

LEGS McNEIL

Fijación oral

Por Eduardo Guillot
RYUICHI SAKAMOTO, El código del samurái
Por José Manuel Caturla
NICK LOWE, Puro pop para gente con edad
Por Nando Cruz
THE DRUMS, Nubes de verano

ENTREVISTA (2010)

THE DRUMS

Nubes de verano

Por Ruben Pujol
BRUCE SPRINGSTEEN, Malas tierras

ENTREVISTA (1981)

BRUCE SPRINGSTEEN

Malas tierras

Por Ignacio Julià y Jordi Beltran
MIKE COOPER, El viajero exótico

ENTREVISTA (2015)

MIKE COOPER

El viajero exótico

Por Juan Monge
LEÓN BENAVENTE, Juegos (premiados) de la edad tardía
Por David Saavedra
MARK LANEGAN, Un paseo por el abismo
Por Eduardo Guillot
MAIKA MAKOVSKI, El deseo y los sustitutos del amor
Por Miquel Botella
KETAMA & TOUMANI DIABATÉ & DANNY THOMPSON, Cruce de razas
Por Miquel Botella y Ramon Súrio
KITTY, DAISY & LEWIS, El pasado ya está aquí
Por Eduardo Guillot
JULIA HOLTER, Voces y visiones

ENTREVISTA (2012)

JULIA HOLTER

Voces y visiones

Por Pablo Gil
ELLIOTT MURPHY, La noche americana
Por Jordi Bianciotto y Miguel Martínez
Arriba