USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
NEKO CASE, Cuentos de hadas

La chica más sexy del indie rock. Foto: Victoria Renard

 
 

ENTREVISTA (2006)

NEKO CASE Cuentos de hadas

Tras unos inicios encasillada en el country alternativo como una rebelde cowgirl punk, y con su pluriempleo junto a The New Pornographers, Case encontró su propio mundo: un escenario onírico y febril, entre Ennio Morricone y Angelo Badalamenti, donde ilustra con su magnífica voz turbadoras imágenes surrealistas y violentas, disfrazada tras la inocencia de los cuentos folclóricos. Cuando la cantautora estadounidense reapareció en 2006 con “Fox Confessor Brings The Flood”, Miquel Botella apovechó la circunstancia para entrevistarla.

En abril de 2003, Neko Case fue elegida la “chica más sexy del indie rock”, a través de una encuesta online de ‘Playboy’, tras recibir el 32% de los votos. En los cientos de comentarios que los internautas escribieron quedó muy claro que su música era tan importante como su aspecto físico. La cantante, en una entrevista publicada en ‘Playboy’ después de la encuesta, confesó que había votado a Cat Power y declaró: “Para mí, el atractivo sexual significa que eres intrigante y que lo que haces tiene calidad, es misterioso y excitante”.

Si seguimos al pie de letra sus propias palabras, la obra de esta estadounidense nacida en Virginia en 1970 cumple todos esos requisitos desde que tras pasar por una escuela de arte en Vancouver empezó como batería en bandas de punk como The Del-Logs, The Propanes y Maow. “Aprendí mucho sobre el hecho de estar en un grupo y trabajar en equipo con otras personas. Y de forma más específica, hizo que mi estilo de tocar la guitarra esté muy basado en el ritmo”, recuerda. Pero pronto su pasión por el country, y en especial por cantantes como Patsy Cline y Loretta Lynn, la acercaron a las raíces: primero junto a The Weasles y después con su propio proyecto al frente de Her Boyfriends, con músicos procedentes de grupos de la escena pop y punk como The Softies, Zumpano y Shadowy Men On A Shadowy Planet.

“Para mí, el atractivo sexual significa que eres intrigante y que lo que haces tiene calidad, es misterioso y excitante”

Y llegó su debut, “The Virginian”, publicado en 1997 en Canadá por Mint y en 1998 en Estados Unidos por el sello de Chicago Bloodshot, la cuna del country insurgente. Con un aspecto decididamente retro (¡esas coletas!), Neko Case tenía más de un punto de contacto con k.d. lang (cuando ejercía de cowgirl punk paródica): ambas son estilistas apasionadas por el honky tonk tradicional, el representado por Patsy Cline y Loretta Lynn, dos mujeres fuertes, con los pies en la tierra y sin pelos en la lengua, que escribían sus propias canciones y triunfaban a pesar de los obstáculos en un mundo eminentemente masculino.

Con sus dos posteriores álbumes, “Furnace Room Lullaby” (2000) y “Blacklisted” (2002), editados también por Mint y Bloodshot, Neko Case fue incluida en la escena del country alternativo, una etiqueta con la que no parece estar a gusto: “A nadie le gusta el término country alternativo; es malo”. Tal vez parte de ese malestar tiene su origen en un incidente que protagonizó durante un concierto en el Grand Ole Opry en 2002: tras quitarse la camiseta y lucir su sujetador, se le prohibió de por vida actuar en el sacrosanto templo de Nashville. De ahí surgió el título de “Blacklisted”. Años después explicó que no fue ningún acto deliberado ni con afán de provocación: “Simplemente, tuve una insolación”.

Tras el paso a su actual sello Anti, la pelirroja inició una nueva etapa donde consolidó su sonido country noir, con influencias reconocidas de David Lynch, Angelo Badalamenti y el Neil Young de la banda sonora de “Dead Man” (Jim Jarmusch, 1995). Tras “The Tigers Have Spoken” (Mint-Anti, 2004), grabado en directo en Chicago y Toronto con el respaldo de The Sadies, ha llegado su cuarto álbum en estudio, “Fox Confessor Brings The Flood” (Mint-Anti-[PIAS] Spain, 2006). A pesar de su producción rica y detallada, Case no considera que su nuevo álbum sea su trabajo más ambicioso hasta la fecha: “No es tan ambicioso como personal. Siento como si por fin hubiera entendido mi propio estilo”.

En “Fox Confessor Brings The Flood” se ha rodeado de colaboradores habituales como Jon Rauhouse, Tom V. Ray, The Sadies, Howe Gelb (el líder de Giant Sand), la cantante Kelly Hogan, los miembros de Calexico Joey Burns y John Convertino y sus colegas canadienses Brian Connelly y Paul Rigby. La lista también incluye a Dexter Romweber (de Flat Duo Jet) y Rachel Flotard (de Visqueen), así como a Garth Hudson, el legendario teclista de The Band: “Es un genio, y es el autor de algunas de mis canciones preferidas”, se justifica Neko Case. Y con ese impresionante plantel de artistas tan distintos, ¿cómo demonios lo hace para obtener un sonido tan único? “Supongo que solo puedo sonar como yo misma; no estoy segura de cómo ocurre”, se limita a decir.

 
NEKO CASE, Cuentos de hadas

”Supongo que solo puedo sonar como yo misma; no estoy segura de cómo ocurre”.

Foto: Victoria Renard

 

En “Fox Confessor Brings The Flood”, Neko Case ha recurrido a la iconografía de los cuentos infantiles en la portada y en los vídeos: “Es algo que me atrae. Ahora tenemos películas en lugar de cuentos de hadas, así que me parece triste que se pierdan”. De hecho, el “confesor de zorros” que da título al álbum y a una de las canciones procede de esas fuentes. “Es un personaje de los cuentos folclóricos de Ucrania y Rusia. En la canción él me cuenta que mi civilización está casi muerta”, reconoce.

A diferencia de sus anteriores álbumes, donde podían encontrarse numerosas versiones (de Ernest Tubb a Neil Young, de Shangri-Las a Buffy Sainte-Marie, de Hank Williams a Nervous Eaters), en “Fox Confessor Brings The Flood” solo hay una adaptación, el espiritual “John Saw That Number”. Aunque en realidad, como ella misma explica, es “una medio versión porque yo he escrito la música. Localicé la canción en un libro y encontré su poesía tan extraña y fascinante...”. Y llegamos a uno de los rasgos más característicos de Neko Case: su peculiar proceso de composición, lo más parecido a una técnica de collage, al utilizar elementos de diversas fuentes: “Me entusiasma cualquier cosa. Me inspiro mucho en lugares, ciudades, pueblos y el espacio abierto”. A pesar del trabajo invertido en sus elaboradas letras, se considera más storyteller que poetisa: “Creo que más bien cuento historias, aunque no estoy segura. Puede que las escriba en un estilo poético, pero no las veo de una forma tan valiosa”.

“Me entusiasma cualquier cosa. Me inspiro mucho en lugares, ciudades, pueblos y el espacio abierto... Creo que más bien cuento historias, aunque no estoy segura. Puede que las escriba en un estilo poético, pero no las veo de una forma tan valiosa

En un reciente correo electrónico que circula por la red titulado “Haga usted su propia película de David Lynch”, se enumeran una serie de consejos indispensables para convertirse en un émulo perfecto del genial director norteamericano. El número 8 reza: “Acuerde la presencia de un ciervo y hágalo salir en una sola escena”. Y el 12 asegura que “la protagonista femenina ha de ser una mujer sensual y atractiva”. Ambas recomendaciones parecen haber sido seguidas por Neko Case en las fotos de sus discos, plagadas de imágenes surrealistas, con ciervos y la propia cantante yaciendo en el suelo como si fuera la víctima de un crimen. “Sí, me encanta explorar esas ideas. Creo que nuestro subconsciente es tan real como una realidad despierta”, explica. ¿Y tienen algo que ver las murder ballads en esas imágenes violentas? “Sí, creo que están de forma profunda en el subconsciente norteamericano; son nuestros cuentos folk. Son fascinantes, pero con moraleja”.

En paralelo a su carrera como solista –que también incluye el EP “Canadian Amp” (Lady Pilot, 2001), grabado en su propia cocina– y a su colaboración en discos de tributo como “Salute The Majesty Of Bob Wills” (98), “New Coat Of Paint: Songs Of Tom Waits”(2000), “Hard-Headed Woman: A Celebration Of Wanda Jackson” (2004) o “Touch My Heart: A Tribute To Johnny Paycheck” (2004), Neko Case ha participado en dos aventuras muy distintas: por un lado, The Corn Sisters, un dúo acústico junto a Carolyn Mark con un álbum en su haber, “The Other Women” (Mint, 2000). Y por otro está su trabajo en el seno de la banda canadiense de rock indie The New Pornographers, con quienes ha editado “Mass Romantic” (2000), “Electric Version” (2003) y “Twin Cinema” (2005), todos ellos por los sellos Mint, en Canadá, y Matador, en Estados Unidos.

A Case el hecho de trabajar en proyectos tan dispares no le supone ninguna esquizofrenia artística. “Me encantan todas mis bandas. Todas ellas ofrecen cosas diferentes, y además entre los músicos somos buenos amigos, así que a veces actuamos juntos solo como una excusa para vernos. Y no me parece raro pasar de una cosa a la otra”. Su aventura más reciente ha sido participar en un disco en directo de The Sadies, grabado los días 2 y 3 de febrero en el Lee’s Palace de Toronto, junto a una destacada lista de invitados (Jon Spencer, Jon Langford, Garth Hudson, Kelly Hogan y Gary Louris, entre otros): “Ha sido el fin de semana más divertido de mi vida. Estoy tan orgullosa de los Sadies; los conciertos fueron fantásticos”, confiesa.

Considerada una artista comprometida, Neko Case se muestra medianamente optimista sobre la política en Estados Unidos. “El voto popular en Norteamérica no decide la presidencia, créeme. Nos entristece mucho que Bush sea nuestro presidente; sabemos que es una persona horrible. Hay algunas cosas que están cambiando para bien, pero sería interminable entrar en detalles ahora. Por lo menos, Bush no podrá ser reelegido”.

La cantante se despide con una promesa: “En mayo estaremos de gira por Europa, y creo que actuaremos en España en otoño”. La esperaremos con interés.

JOSETXO EZPONDA, Los Bichos

ENTREVISTA (2007)

JOSETXO EZPONDA

Los Bichos

Por Víctor Lenore
PEGASVS, El ruido (no tan) infernal
Por David Morán
SISA, El hombre que convirtió la tristeza en humo (3ª parte)
Por Santi Carrillo
CATE LE BON, La música es una elección
Por Juan Manuel Freire
JEANNE ADDED, Gran fuerza

ENTREVISTA (2016)

JEANNE ADDED

Gran fuerza

Por Juan Manuel Freire
PONY BRAVO, Buscando un estado de ánimo
Por Paco Camero
MARIE DAVIDSON, El alma de la máquina
Por Álvaro García Montoliu
HECTOR ZAZOU, El sentir del geógrafo
Por Ramon Súrio
MARK EITZEL, American Music Club

ENTREVISTA (2009)

MARK EITZEL

American Music Club

Por Víctor Lenore
MAZONI, Disparen al profesor Keating
Por Dimas Rodríguez
PUTOCHINOMARICÓN, Yo y nuestras circunstancias
Por Víctor Trapero
AINARA LeGARDON, Culturismo emocional
Por David Morán
GRANT HART, Contra el narcisismo

ENTREVISTA (2011)

GRANT HART

Contra el narcisismo

Por Víctor Lenore
IDLES, Una felicidad violenta

ENTREVISTA (2019)

IDLES

Una felicidad violenta

Por Juan Manuel Freire
TOM ZÉ, Cosquillas en el sobaco del hastío
Por Víctor Lenore
DUCKTAILS, Nostalgia accidental

ENTREVISTA (2015)

DUCKTAILS

Nostalgia accidental

Por Guillermo Arenas
DJ KRUSH, Beats & scratches

ENTREVISTA (1996)

DJ KRUSH

Beats & scratches

Por Bruno Galindo
ELEANOR FRIEDBERGER, Emancipada

ENTREVISTA (2011)

ELEANOR FRIEDBERGER

Emancipada

Por Ruben Pujol
NINE STORIES, Más que amigos

ENTREVISTA (2013)

NINE STORIES

Más que amigos

Por José Fajardo
SÍLVIA PÉREZ CRUZ, Fuera de control
Por Miquel Botella
NUEVA VULCANO, Los mirlos negros del underground de Barcelona
Por Marta Pallarès
TAMINO, Primeras veces

ENTREVISTA (2018)

TAMINO

Primeras veces

Por Víctor Trapero
ÓSCAR ABRIL ASCASO + SEDCONTRA AVEC LES AUTRES, El pop es cuestión de moral
Por Dimas Rodríguez
Arriba