USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
NENEH CHERRY, ¡Activista!

Vida en lucha.
Foto: Wolfgang Tillmans

 
 

ENTREVISTA (2019)

NENEH CHERRY ¡Activista!

Han pasado más de dos décadas desde que la cantante sueca con alma y vida de nómada se convirtiera en referente musical. Hace apenas unos meses Neneh Cherry publicaba “Broken Politics”, segundo disco con Four Tet como productor. Hablamos con ella sobre el quinto álbum a su nombre de su carrera, su –larguísima– relación profesional y personal con Cameron McVey, productor de Massive Attack, y sobre su hija Mabel, nuevo icono del R&B británico. 

Resulta paradójico que quien decidiera abandonar la industria pop por sus contradicciones internas ahora sea la madre de Mabel, la voz de 22 años que no deja de sonar en Capital XTRA –emisora de radio de los jóvenes urbanos en el Reino Unido–, y que ya ha sido nominada a un premio Brit 2019. Sus canciones, con alma y voces de R&B y ritmos del hip hop, son la perfecta banda sonora para todo tipo de coreografías y atrezos que marcan tendencia entre los chicos y chicas que acuden en masa a por los nuevos botines al JD Sports. Su madre, Neneh Cherry, de 54 años, llegó a actuar embarazada de su segundo hijo en el mítico ‘Top Of The Pops’ en 1988, lo que supuso cierto escándalo. Se trata de un vídeo, por lo demás, bastante entretenido, por los dos señores-comparsa ataviados con oropeles dorados y, sobre todo, por la Cherry, rapeando con actitud y convicción: “No moneyman can win my love” (”ningún hombre con pasta puede ganarse mi amor”).

“Me cansé del mundo del pop. La industria norteamericana lo compartimentaba todo, y eso es exactamente lo contrario a lo que soy yo. Ellos lo veían todo como segmentos, ya sabes: ‘Música para mujeres blancas de 30, o lo que sea”

Ni su amor ni su talento. Años después, justo cuando el éxito mundial de “7 Seconds” (1994), su canción a dúo con el senegalés Youssou N’Dour, había puesto a Cherry en el disparadero para grabar un nuevo álbum y vender y vender CDs, decidió largarse a un rincón más interesante, a Bristol (sí, eran los noventa y el trip-hop también fue ella, en cierto modo), para dedicarse a componer de manera discreta para otros. “Me cansé del mundo del pop. La industria norteamericana lo compartimentaba todo, y eso es exactamente lo contrario a lo que soy yo. Ellos lo veían todo como segmentos, ya sabes: ‘Música para mujeres blancas de 30, o lo que sea. La compañía sabía dónde encasillarme y me planteé si esa persona de la que hablaban era realmente yo. Decidí bajarme de esa industria, dedicarme a mi familia y seguir haciendo música, pero lejos del centro del escenario. Colaboré con Groove Armada y con Gorillaz, siempre en segundo plano”, contaba a ‘El País’ en una entrevista en 2014, declaraciones que recuperamos porque la charla de hoy se quedará muy corta y no dará tiempo a todo: Neneh habla y explica las cosas con detalles y siempre aportando algo interesante; además, se muestra agradecida con el público español, tras haber vivido bastantes años en Málaga.

“Desde que yo lo dejé, definitivamente, muchas cosas han cambiado para bien en la industria del pop. Pero sigue habiendo una enorme presión. Cuando yo llegaba a casa después de actuar o de grabar, era muy sencillo desconectar y pasar a otra cosa. Nadie podía verme. Ahora, con las redes sociales, estás conectado veinticuatro horas al día con esa parte de ti”, reflexiona Cherry, probablemente pensando en Mabel, con 469.000 seguidores en su cuenta de Instagram: “El público puede acceder a ti de una manera que antes no era posible, y pueden opinar y escribir lo que quieran sobre ti y ponerlo en tu cuenta. Además, ahora el pop es mucho más competitivo, todo va muy rápido. El periodista que me ha entrevistado antes no quería hablar del disco porque decía que era viejo, ¡y salió hace tres meses! Volviendo a mi hija, es muy hermoso verla metida en la música y cómo todas las mujeres cantantes de su generación se apoyan las unas a las otras y se hacen compañía... Eso es muy diferente a cuando yo empecé en los ochenta”, recuerda.

Crack Stevens dirige el vídeo de “Natural Skin Deep”, uno de los temas de “Broken Politics”.

“Broken Politics” (Smalltown Supersound-Popstock!, 2018), el nuevo disco de Neneh, el quinto a su nombre en treinta años, no deja lugar a dudas sobre el ecosistema en el que la artista ha ido forjando su carrera. Hija de una artista plástica sueca y de un músico –hijo de un jefe tribal de Sierra Leona– que estudiaba en Estocolmo, parte de las canciones están inspiradas en su experiencia al volver al país del África occidental para enterrar a su padre biológico. Lo cierto es que otro de los temas, “Shot Gun Shack”, sobre la tragedia que la cultura de las armas lleva inherente, está inspirado en una conversación que Cherry tuvo durante el funeral-concierto de cuatro horas de Ornette Coleman durante el verano de 2015 en Nueva York –en los sesenta, su madre se casó con Don Cherry, renombrado trompetista de jazz, componente del grupo de Coleman y padrastro de Neneh–. “Pasar tiempo en Sierra Leona cambió algunas cosas de mi manera de pensar. Se trata de un país que quedó devastado tras una guerra civil de diez años. Pero, en realidad, este álbum es la experiencia de un todo. Soy muy consciente de mi edad, de mi historia, y siento que tengo mucho por hacer. Este es un disco sobre el mundo en el que vivimos ahora y sobre mi vida”, cuenta Cherry, haciendo hincapié en cómo la política es también nuestra vida personal: a quién amamos, qué vestimos, cómo hablamos. Todo es política. “Si los políticos fallan, no quiere decir que no haya otras maneras de explicar lo que nos está pasando. Hay que luchar por pensar libremente por uno mismo y alzar la voz, porque tu voz cuenta”, insiste.

“Pasar tiempo en Sierra Leona cambió algunas cosas de mi manera de pensar. Se trata de un país que quedó devastado tras una guerra civil de diez años. Pero, en realidad, este álbum es la experiencia de un todo. Soy muy consciente de mi edad, de mi historia, y siento que tengo mucho por hacer

¿Es Neneh hoy una activista? “Ciertamente, sí que lo soy. No soy militante de ningún movimiento en particular, pero trato de decir cosas que importan. En este disco, sobre todo he querido explicarle a la gente que su voz, que cada voz individual, cuenta”, afirma, añadiendo detalles sobre su biografía. “Crecí en un ambiente donde se valoraba ser independiente, alcanzar un estado de la vida único y tuyo propio. En los años setenta, en el colegio en Suecia, ya de niña, me inculcaban muchas ideas creativas y de comunidad donde todos colaboran. A medida que he ido creciendo, siempre he intentado hacer las cosas de la manera correcta; también tener una familia, ser coherente todo el tiempo. Me interesa ver cómo las generaciones jóvenes se hacen preguntas y las plantean sin miedo, asumiendo responsabilidades. Tienen el poder de cambiar las cosas. Ahora hay cada vez más diversidad y diálogo”, cuenta.

Quizá precisamente para que nadie la tache de soltar discursos generalistas, Neneh pone siempre la primera persona como origen de sus reflexiones, utilizando su propia vida para explicar el porqué de sus versos sobre el estado de las cosas; ese “yo” también tiene mucha presencia en “Broken Politics”; de hecho, sin música de fondo se le escucha decir alto y claro: “My name is Neneh”. Sucede en “Synchronised Devotion”, tal vez la mejor canción del álbum, sin olvidarnos de “Faster Than The Truth”, con un arranque marcial (¿sample?) del “50 Ways To Leave Your Lover” de Paul Simon, un medio tiempo de cuatro minutos con piano y xilofón donde, además, la sueca deja clara su fecha de nacimiento, horóscopo y el porqué de su fuerza para seguir cantando y contando. “Definitivamente, en este disco me he sentido por fin preparada para decir quién soy, lo que pienso y poner las cartas sobre la mesa”, afirma.

 
NENEH CHERRY, ¡Activista!

Enfrentando el futuro con optimismo.
Foto: Wolfgang Tillmans

 





“Kieran Hebden (Four Tet) siempre me ha gustado como persona y también como músico. De todas formas, yo nunca me fui; siempre he estado escribiendo canciones. Los dos nos conocíamos y al final salió. Sin duda hay una relación de confianza mutua que es maravillosa”

Producido por Kieran Hebden aka Four Tet, “Broken Politics” se grabó durante un par de semanas de trabajo en una cabaña cerca de Woodstock. La casualidad quiso que el estudio que Hebden eligió cerca de Nueva York, Creative, fuera cofundado por el pianista de jazz Karl Berger, miembro de la banda que solía tocar con el padrastro de Neneh en los años sesenta. Karl y su esposa ambientaban las cenas contando antiguas anécdotas. Cherry describe este disco como un maravilloso viaje que la ha llevado desde sus orígenes hasta su yo más actual para desarrollar una voz propia y personal a la hora de encarar el desencanto actual ante la política. “Just because I’m down / Don’t step over me” (“Solo porque estoy por debajo / no me pases por encima”), canta en “Fallen Leaves”, mostrando que su actitud es de lucha y de esperanza. El proceso con Hebden, cuenta, fue el mismo que con “Blank Project” (Smalltown Supersound, 2014): Neneh tenía letras y voces listas y solía enviarle al productor demos registradas en casa a lo largo de las semanas previas a las sesiones de grabación; incluso le mandó material con el teléfono. Entonces, Kieran empezaba a trabajar en una propuesta de arreglos. Ya en el estudio, siempre con Cameron McVey –su marido y colaborador desde su debut, “Raw Like Sushi” (Circa, 1988)– presente, se ponían de acuerdo. “Broken Politics” es un álbum variado y abierto, que no busca encasillar, y con letras intensas y cargadas de significado. A veces trip-hopero, otras más dub; la mayor parte del tiempo se trata de pop electrónico muy bien trabajado.

Muchos achacaron la vuelta de Cherry en 2014 con “Blank Project”, tras dieciocho años sin publicar un disco a su nombre, precisamente al impacto que la música de Hebden produjo en la sueca. Pero ella prefiere quitarle hierro al asunto. “Siempre me ha gustado como persona y también como músico. De todas formas, yo nunca me fui; siempre he estado escribiendo canciones. Los dos nos conocíamos y al final salió. Sin duda hay una relación de confianza mutua que es maravillosa, como las cosas que me da cuando creamos música juntos. No sé si hubiera podido hacer y escribir este disco, el más personal e introspectivo, si ‘Blank Project’ no hubiera existido; fue muy importante y Kieran estaba ahí”.

 

Yo la letra, yo la música

En “Broken Politics” Neneh Cherry cuenta con la colaboración de su inseparable Cameron McVey, coproductor del “Blue Lines” (1991) de Massive Attack. “Es mi compañero en todos los sentidos, y escribir un disco con él, precisamente por nuestra relación, es tan fácil como difícil. Es verdad que nos conocemos muchísimo, pero nunca terminas de saberlo todo del otro. Por eso seguimos juntos: es ese misterio el que nos mantiene unidos. Hacer música juntos es una idea muy poderosa. Algunas veces es fácil y otras es un reto porque se trata de crear algo nuevo y único”.

Su colaboración se inició con “Raw Like Sushi”. “Imagino que, al llevar tanto tiempo escribiendo juntos, esto es una parte muy importante de nuestra relación. Él ha trabajado para Sugababes, All Saints y Portishead. A veces, Cameron es capaz de escribir una canción en una hora, pero yo necesito más tiempo. Para este disco las cosas han sido un poco diferentes; yo me he sentido con más confianza. Sabía lo que quería decir y hacer cuando llegábamos al estudio. La forma en la que hemos trabajado también me ha recordado al principio, cuando nos conocimos y éramos inocentes. ¡Qué maravilloso viaje ha sido hacer este nuevo álbum juntos!”.

BOMBA ESTÉREO, Trance de electrocumbé
Por Susana Funes
JAMES BLAKE, Viaje vertical

ENTREVISTA (2011)

JAMES BLAKE

Viaje vertical

Por Juan Monge
FERMIN MUGURUZA, A la caza del león asmático
Por Oriol Rodríguez
MAIKA MAKOVSKI, El deseo y los sustitutos del amor
Por Miquel Botella
DELLAFUENTE, La calle está hablando
Por Guillermo Arenas
TWEEDY, Asuntos de familia

ENTREVISTA (2015)

TWEEDY

Asuntos de familia

Por Eduardo Guillot
KATE TEMPEST, Vidas cruzadas

ENTREVISTA (2017)

KATE TEMPEST

Vidas cruzadas

Por Llorenç Roviras
NICK CAVE, Más vale tarde que nunca
Por Jesús Rodríguez Lenin
CABOSANROQUE, Mecánica intrusa

ENTREVISTA (2014)

CABOSANROQUE

Mecánica intrusa

Por Ruben Pujol
SUNN O))), El ministerio del drone
Por Ruben Pujol
ALA.NI, Las cuatro estaciones

ENTREVISTA (2016)

ALA.NI

Las cuatro estaciones

Por David Saavedra
PEGASVS, El ruido (no tan) infernal
Por David Morán
ROSANNE CASH, Vida plena en Manhattan
Por Joseba Martín
THE WEDDING PRESENT, Guitarras, fútbol y rencor
Por Joan Pons
BURAKA SOM SISTEMA, Luanda, Londres, Lisboa
Por Juan Manuel Freire
SR. CHINARRO, Pequeño circo

ENTREVISTA (2013)

SR. CHINARRO

Pequeño circo

Por Jesús Llorente
JOHN LYDON, Esto es un bosque

ENTREVISTA (2015)

JOHN LYDON

Esto es un bosque

Por Kiko Amat
NUEVA VULCANO, Los mirlos negros del underground de Barcelona
Por Marta Pallarès
RHYE, Cosas del directo

ENTREVISTA (2018)

RHYE

Cosas del directo

Por Víctor Trapero
EMPRESS OF, Unidos podemos

ENTREVISTA (2019)

EMPRESS OF

Unidos podemos

Por Guillermo Arenas
EL LEBRIJANO, Bajarse al moro

ENTREVISTA (1998)

EL LEBRIJANO

Bajarse al moro

Por Ramon Súrio
DANIEL MILLER, Perspectivas sobre una revolución
Por Jaime Casas
SHABAKA HUTCHINGS, La chispa de Sons Of Kemet
Por Salvador Catalán
Arriba