USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
NOURA MINT SEYMALI, La heredera

Embajadora de arena.
Foto: Joe Penney

 
 

ENTREVISTA (2017)

NOURA MINT SEYMALI La heredera

Su familia de griots lleva veinte generaciones transmitiendo las tradiciones orales de Mauritania y las tierras aledañas del Sahara. Noura Mint Seymali es hija de una leyenda de la música mauritana y aprendió a cantar con su madre adoptiva, Dimi Mint Abba, la primera voz que situó a este país de cuatro millones de habitantes en el atlas de los ritmos africanos. Carlos Fuentes habló con ella.

Como una tormenta de arena en el desierto, la voz de Noura Mint Seymali surgió cuando ya nadie esperaba mucho de las músicas de Mauritania. Heredera de siglos de tradición oral en uno de los países africanos que menos fortuna tiene en los grandes mercados de occidente, la cantante de Nuakchot apuntala ahora su brillante debut con el disco “Tzenni” (Glitterbeat, 2014) –al que seguiría el más reciente “Arbina” (Glitterbeat, 2016)– en una gira que oscila entre la canción hipnótica, el haul tradicional y el rock de guitarras. Desde la aparición de “Moorish Music From Mauritania”, el álbum de su madre adoptiva Dimi Mint Abba junto con Khalifa Ould Eide (que el sello británico World Circuit editó en 1990 por consejo expreso de Ali Farka Touré), no se había visto eclosión parecida en las músicas ancestrales de la República Islámica de Mauritania.

“En mi familia la música siempre estaba presente. Siempre me sentí alentada por mis padres. Fueron ellos quienes primero me escucharon y notaron en mí una capacidad para cantar como tuvo mi madre”

Hija del legendario profesor y compositor Seymali Ould Ahmed Vall y criada por su esposa Dimi Mint Abba, esta joven griot viene a renovar el haul, término que en idioma hassanía abarca los sonidos de dos instrumentos saharianos tradicionales: el ardin, arpa de diez cuerdas emparentada con la kora subsahariana (que es bastante mayor y tiene veintiuna cuerdas) que en Mauritania y en el Sahara tocan las mujeres, y la tidinit, un pequeño laúd con caja de madera de tamaño variable recubierto con piel de chivo y propio de varones. En su grupo, no obstante, predominan los pasajes atmosféricos que pespunta la guitarra de Jeiche Ould Chighaly, su esposo, arreglista y director de un cuarteto que completan el bajista Ousmane Touré y el baterista norteamericano afincado en Senegal Matthew Tinari.

En el desierto mandan más los grupos étnicos y sus tradiciones que la red de fronteras políticas que las potencias coloniales trazaron el siglo pasado con escuadra y cartabón. Y la música, elemento capital, pasa de padres a hijos. “Yo empecé a cantar a una edad muy temprana, no recuerdo bien con cuántos años”, explica Noura. “Al venir de una familia de músicos, con 5 o 6 años ya actuaba en fiestas familiares y para los vecinos que venían a escucharme. Pero nunca fui obligada a hacerlo, fue algo natural. En mi familia la música siempre estaba presente. Siempre me sentí alentada por mis padres. Fueron ellos quienes primero me escucharon y notaron en mí una capacidad para cantar como tuvo mi madre. Vengo de una familia muy musical, pero cantar fue decisión mía”.

“Na Sane”, canción del álbum “Arbina”, arremete con un clímax potenciado por la retumbante batería de Matthew Tinari, productor del disco. El vídeo está dirigido por Loïc Hoquet.

Siguiendo el trabajo de las familias de griots, linajes depositarios de tradiciones orales que deben seguir difundiendo en África occidental, Mint Seymali reivindica el acervo de los sonidos mauritanos. Grandes desconocidos a este lado del estrecho. “Mi padre fue un maestro para mí. Me enseñó mucho, a cantar y también a tocar instrumentos tradicionales. Y de él heredé la firme voluntad de mostrar al mundo cuáles son y cómo suenan las músicas mauritanas”, indica la cantante, que habla siempre en plural para referirse al patrimonio sonoro de Mauritania. “Nuestras músicas son muy melódicas, ricas. Hablamos cinco lenguas distintas y muchas tradiciones de los idiomas están asociadas a la música”.

“En Mauritania hemos sufrido muchos problemas de inestabilidad política y también de seguridad. Por eso no nos hemos podido beneficiar del interés creciente del público occidental por las músicas de África”

A diferencia de Malí o Argelia, por citar dos vecinos, o de potencias africanas como Senegal, el mundo apenas sabe de Mauritania y de sus ritmos envolventes. Un grito del desierto sin apenas altavoz. “En Mauritania hemos sufrido muchos problemas de inestabilidad política y también de seguridad. Por eso no nos hemos podido beneficiar del interés creciente del público occidental por las músicas de África”. Tampoco es fácil grabar discos en Mauritania. Casi nadie viaja a Nuakchot y los artistas mauritanos salen poco fuera de sus fronteras. ¿Hay un porqué? “Esa pregunta se hace en muchas ocasiones y nos la hacemos también los músicos de mi país. Puede que no seamos mucha población, apenas cuatro millones, lo que nos diferencia de Malí o Senegal, donde sí tienen medios para producir y editar discos. También ocurre que muchos músicos mauritanos pueden vivir de su oficio en el país y no sienten la necesidad de actuar en el extranjero. Allí son respetados y valorados, así que no tienen esa necesidad de salir fuera”.

Noura comenzó cantando en bodas y fiestas familiares. Y ahora su carrera internacional –“para reformular la música tradicional de Mauritania y lograr que suene en clave contemporánea, porque mis canciones nacen de la tradición, pero quieren llegar a todo el mundo”– tiene ritmo propio. Para no olvidar de dónde viene. Porque primero están las cosas de casa y, luego, la música. “Es muy difícil hacer una carrera internacional al ritmo que marca el mercado. Además de cantante, soy madre, y tengo muy claro que eso es lo primero”, afirma la artista mauritana. “Con mi primer hijo ya salí de gira embarazada y luego hacía conciertos con el bebé, pero no es fácil combinarlo todo. Me resulta de ayuda que mi marido esté en el grupo y que los compañeros también me apoyen, aunque no es fácil. Es complicado cumplir con la familia y a la vez hacer canciones y conciertos, pero seguiré cantando. Quiero mostrar al mundo las músicas de mi país”. Y cierra sus ojos negros.

LITTLE WINGS, Una compuerta secreta detrás del armario
Por Nando Cruz
HUDSON MOHAWKE, Siguiente pantalla
Por Juan Monge
JOHN TALABOT, La sombra acogedora

ENTREVISTA (2011)

JOHN TALABOT

La sombra acogedora

Por Juan Manuel Freire
THE CRAMPS, El club de los monstruos
Por Alan Lewistone
SOPHIE AUSTER, Tírame piedras y haré un castillo
Por JuanP Holguera
ORNETTE COLEMAN, El sonido de la libertad
Por Roger Roca
KITTY, DAISY & LEWIS, El pasado ya está aquí
Por Eduardo Guillot
FATHER JOHN MISTY, Verdad y melodía
Por Ramón Fernández Escobar
MARIA ARNAL I MARCEL BAGÉS, Compartir la voz
Por Gerard Casau
PAPERHOUSE, Romper una lanza

ENTREVISTA (1996)

PAPERHOUSE

Romper una lanza

Por Anna Ramos
JUVENTUD JUCHÉ, Esa extraña inercia
Por César Luquero
MIDLAKE, Melancolía y abandono

ENTREVISTA (2010)

MIDLAKE

Melancolía y abandono

Por David S. Mordoh
CHICHARRÓN, La luz en tus entrañas
Por Fernando Fernández Rego
LITTLE SIMZ, Trastornos del crecimiento
Por Víctor Trapero
ELEANOR FRIEDBERGER, Emancipada

ENTREVISTA (2011)

ELEANOR FRIEDBERGER

Emancipada

Por Ruben Pujol
THOMAS KÖNER, Borroso

ENTREVISTA (2012)

THOMAS KÖNER

Borroso

Por Llorenç Roviras
LAWRENCE, Balada de la calle del perrito caliente
Por José Manuel Caturla
COWBOY JUNKIES, Todas las cenas de Nochebuena
Por Nando Cruz
BRADIEN, Un idioma propio

ENTREVISTA (2010)

BRADIEN

Un idioma propio

Por Ruben Pujol
TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO, Veneno
Por Iago Martínez
JAMBINAI, El nuevo chamanismo

ENTREVISTA (2016)

JAMBINAI

El nuevo chamanismo

Por Aïda Camprubí
LOS EVANGELISTAS, El último regalo de Morente
Por Gabriel Núñez Hervás
LEE FIELDS, Siempre estuvo ahí

ENTREVISTA (2012)

LEE FIELDS

Siempre estuvo ahí

Por Ramón Fernández Escobar
Arriba