USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
OCELLOT, Visiones de China

Perdidos per Beijing.

 
 

EN LA CARRETERA (2016)

OCELLOT Visiones de China

A finales de abril de 2016, el grupo Ocellot viajó a China para actuar en dos de los festivales más importantes del país asiático: el Sound Of The Xity de Beijing y el Strawberry Music Festival, en sus ediciones de Beijing y Shanghái. Marc Fernández, cantante y guitarrista de la banda catalana –completada por Elaine Phelan, Joan Planas e Ignasi Reixach–, nos relató su periplo en este artículo de carretera.

“¿Y cómo es eso que vais a China?”, nos preguntaba todo el mundo. Respuesta: al parecer, el organizador del Sound Of The Xity (SOTX) vio tocar a Ocellot en el Monkey Week de El Puerto de Santa María y le gustó. Así que nos ofreció tres conciertos: uno en el showcase de SOTX (29 de abril), otro en el Strawberry Festival de Beijing (30 de abril) y el último en la edición del Strawberry de Shanghái (1 de mayo). En los showcases te pagan muy poco, así que dependes de subvenciones como las del Institut de Cultura de Barcelona (ICUB) o del Institut Ramon Llull para asumir el coste.

“La comida en Beijing, en general, es superpicante. Aquí nos recomendaron unos ‘dumpings’ de pasta de arroz con verduras que eran una pasada. No probamos lo más típico de allí, el pato pekinés, de lo que me arrepiento un poco”

La primera actuación se anuló una semana antes. No sabíamos muy bien por qué, así que empezamos a preguntar por ahí. La primera teoría que nos contaron fue la siguiente: en uno de los conciertos del showcase se subió una chica en pelotas al escenario, alguien lo grabó y se hizo viral en YouTube. Eso no le gustó al gobierno chino, así que cancelaron todos los bolos del showcase menos los de una sala donde tocarían solamente grupos chinos. Después, alguien nos dijo que eso era falso. Lo que pasó, según esa persona, fue que una poetisa exclamó en medio de su show: “Now come here and grab my bobs”. La gente lo hizo. Alguien lo grabó y… En fin, no lo sabemos seguro.

El jueves llegamos a Beijing. Nos vinieron a recoger en furgoneta y nos llevaron al hotel. Esa es una de las cosas más sorprendentes en el tema de los showcases: te cuidan muy bien, increíblemente bien. De este modo, pudimos disfrutar aún más de nuestra corta aventura de cinco días (dos de ellos en el avión). Justo después de dejar los instrumentos en el hotel, cogimos el metro y fuimos al Tango, donde se hacían los conciertos no cancelados del SOTX. Vimos varios grupos que tocaban debajo de una enorme pantalla de proyecciones. Allí nos encontramos a colegas de aquí y de allí, bebimos cerveza y nos fuimos a cenar la mejor comida que probamos en todo el viaje. El restaurante estaba justo al lado de la sala. Este fue el primer choque cultural. Nos llevó treinta minutos entender cómo coger sitio para una mesa. Personalmente, me sentí muy tonto. Pero lo conseguimos. La cara de Joan era un mapa. La comida en Beijing, en general, es superpicante. Aquí nos recomendaron unos dumpings de pasta de arroz con verduras que eran una pasada. No probamos lo más típico de allí, el pato pekinés, de lo que me arrepiento un poco.

 
  • Recién llegados al Strawberry de Beijing.

  • Puestos de comida en el Strawberry de Beijing.

  • El público del concierto de Shanghái.

 

Volvimos a la sala, donde principalmente encontramos a bookers de festivales y músicos. Dicen que de eso van este tipo de eventos: hacer contactos, dar discos, repartir tarjetas… Así que lo hicimos: cambiamos cromos, hablamos y bebimos. Después, fuimos con gente muy maja a tomar algo y acabamos en una callejuela, bebiendo en una terraza junto a la cual estaban demoliendo una casa. Eran las 2:00 de la mañana. “Aquí, demoler un metro cuadrado vale unos 20.000 euros", me apuntó alguien. Aún no sé muy bien qué quiso decir. En el bar no había lavabo. En muchos sitios no tienen las tuberías necesarias, así que se meaba en los lavabos públicos. Pero algunos eran muy extremos en cuanto al olor se refiere. El jet lag nos empezó a pinchar, así que nos fuimos a dormir. Al llegar al hotel teníamos hambre, y fuimos a comer un poco de street food a un sitio donde, si lo vieras aquí, no comerías ni loco. Pero allí piensas “es una aventura” y te metes. Elaine pidió una especie de mejillones muy picantes para todos. Era raro. Había mas "mejillón" que concha. Nos los comimos…

“El espacio era increíble. Un antiguo campo de golf en medio de los templos/hoteles gigantes. Donde antes había hierba, ahora había tierra seca. Unos seis escenarios muy grandes y muy juntos. Uno de los técnicos estaba durmiendo dentro de una tienda sobre una de las estructuras, entre amplificadores. Nota importante del festival: no había cerveza fría”

Al día siguiente, nos llevaron con la furgoneta a otro hotel más cerca del Strawberry de Beijing, donde tocaríamos veinticuatro horas después. Unas chicas muy simpáticas nos acompañaron. Eran voluntarias del festival. Agilizaban mucho todos los trámites. El hotel era muy loco. Enorme. Parecía un complejo de templos gigantes con cientos y cientos de habitaciones.

El sábado a las 9 de la mañana teníamos la prueba de sonido. El espacio era increíble. Un antiguo campo de golf en medio de los templos/hoteles gigantes. Donde antes había hierba, ahora había tierra seca. Unos seis escenarios muy grandes y muy juntos. Uno de los técnicos estaba durmiendo dentro de una tienda sobre una de las estructuras, entre amplificadores. Nota importante del festival: no había cerveza fría. Hicimos la prueba y tocamos a las 15:00. Había mucho ruido en el escenario, lo que hizo que no pudiéramos disfrutar demasiado el concierto. Al acabar fuimos al aeropuerto y volamos a Shanghái. Dos horas de vuelo.

Llegamos al hotel, dejamos las cosas y fuimos a comer a un sitio en la calle. Allí habían instalado una bombona de butano con una cocina que echaba fuego en todos los sentidos. Noodles, pescado, verduras... muy bueno y no tan picante como en Beijing. Conocimos a un exmilitar de Lituania que construía “vertical wind tunnels”. Ahora edificaban uno en el parque Disney de ahí. “Es increíble hacer volar a la gente”, decía.

Al día siguiente, prueba de sonido a las diez. El festival se celebraba al lado de un río. Precioso. Muy buen sonido, mucho verde y buen rollo. Pasamos el día viendo grupos y explorando el espacio con Iris. Iris era voluntaria del Strawberry de Shanghái y era tan buena que desprendía luz... Tocamos sobre las 23:15. Cuando actuamos por ahí sin nuestro técnico de sonido habitual nos la jugamos. No sabes muy bien cómo vas a sonar. Por suerte fue bien y nos quitamos la espina del día anterior. La actitud de la gente durante los conciertos es la bomba: baila, ríe, grita. Buscan interactuar contigo y con tu música. Nos quedamos con muy buen sabor de boca. A ver si el viaje ha servido para tocar en más festivales fuera de España.

Publicado en la web de Rockdelux el 13/6/2016
DEPEDRO, Pedacitos de vértigo

EN LA CARRETERA (2011)

DEPEDRO

Pedacitos de vértigo

Por Jairo Zavala
HANS LAGUNA, Un indie en la India

EN LA CARRETERA (2015)

HANS LAGUNA

Un indie en la India

Por Hans Laguna
BEACH BEACH, Sobrevivir con ceviche y pisco
Por Tomeu Mulet
BETUNIZER, En compañía de Daniel Johnston
Por Marcos Junquera
THE SUICIDE OF WESTERN CULTURE, Para protegerte a ti, a tu familia y a tu comunidad
Por The Suicide Of Western Culture
DEAD CAPO, Intensidad en Addis

EN LA CARRETERA (2012)

DEAD CAPO

Intensidad en Addis

Por Javier Díez Ena
BURRUEZO, El loco errante (de países, de músicas, de estilos...)
Por Pedro Burruezo
THE BLACK BAGS, Con Daniel Johnston en Nimes
Por Xavi Caparrós
FURGUSON / ALIMENT, Una gira para dos

EN LA CARRETERA (2011)

FURGUSON / ALIMENT

Una gira para dos

Por Edu Vila y Pol Huedo
EL COLUMPIO ASESINO, Terremoto en México

EN LA CARRETERA (2012)

EL COLUMPIO ASESINO

Terremoto en México

Por Albaro Arizaleta
TACHENKO, Con Micah P. Hinson, un “maldito” que no lo es tanto
Por Sebas Puente
ANÍMIC, Chorrillanas y pisco sours

EN LA CARRETERA (2013)

ANÍMIC

Chorrillanas y pisco sours

Por Miquel Plana “Zuma”
ROBERT FORSTER, Lluvia de primavera

EN LA CARRETERA (2013)

ROBERT FORSTER

Lluvia de primavera

Por Adrián de Alfonso
PUMUKY, La “mala buena suerte” en México
Por Jaír Ramírez
MARGARITA, Quince conciertos, quince ciudades
Por Margarita
MAZONI, Zumo de canción

EN LA CARRETERA (2015)

MAZONI

Zumo de canción

Por Jaume Pla
DUOT, Compartiendo experiencias

EN LA CARRETERA (2013)

DUOT

Compartiendo experiencias

Por Duot
CUCHILLO, Diario de una gira por Estados Unidos
Por Cuchillo
REMATE, A 1.250 millas de Omaha

EN LA CARRETERA (2013)

REMATE

A 1.250 millas de Omaha

Por Remate
EXTRAPERLO, Viaje relámpago a Londres

EN LA CARRETERA (2013)

EXTRAPERLO

Viaje relámpago a Londres

Por Borja Rosal
I AM DIVE, Entre los hipsters texanos y los hippies de Chicago
Por Esteban Ruiz
LITORAL, Perder el norte

EN LA CARRETERA (2011)

LITORAL

Perder el norte

Por Pau Roca
MANEL, Tres conciertos, dos universidades y un quiste sacro
Por Guillem Gisbert
Arriba