USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
PAUL WELLER, Mirando hacia delante sin ira

Retrato de madurez e inquietud. Foto: Alfredo Arias

 
 

ENTREVISTA (2012)

PAUL WELLER Mirando hacia delante sin ira

Mientras centenares de grupos más o menos jóvenes permanecen con el reloj parado, anclados en supuestas eras doradas del pop británico y venerando a su Modfather, el que fuera líder de The Jam renuncia a vivir de las rentas de su pasado e incluso (sí, a estas alturas) descubre el krautrock, una de las influencias más marcadas de “Sonik Kicks” (2012), un álbum con el que huye de su zona de confort. David Saavedra lo entrevistó.

Con su inconfundible peinado, ya completamente cubierto por las canas, e impecablemente trajeado, Paul Weller no podría pasar desapercibido en ningún lugar. Si encima se lo encuentra uno en el lujoso y muy chic Hotel Puerta de América, en Madrid, ya no tendrá ninguna duda de que se trata de alguien importante. El ex Jam y ex Style Council es de esos personajes que, aunque uno no lo conozca de nada, inmediatamente se sabe que es un artista. Pese a todo, nadie se atreve a molestarlo –hay que reconocer que su presencia impone– mientras él atiende con total profesionalidad las entrevistas concertadas para hablar de “Sonik Kicks” (Island-Music As Usual, 2012), un undécimo álbum en solitario que, a los 53 años, muestra al británico como un artista pletórico en cuanto a inspiración y a mentalidad experimental, construyendo un collage sonoro con elementos de pop art, soul, jazz, krautrock, psicodelia, dub, electrónica abstracta y folk bucólico, entre otros géneros.

“La nostalgia, todos estos grupos que se reúnen o que retoman en directo algún disco antiguo... todo eso es algo que me aburre soberanamente. Es bueno mantener los buenos recuerdos de las cosas, pero la vida avanza”

Tanto en “22 Dreams” (Island, 2008) como en “Wake Up The Nation” (Island, 2010) ya mostrabas una inquietud por moverte en nuevos sonidos. ¿Se podría decir que este álbum es la culminación de lo que buscabas en ellos? Eeeeh... No. Es simplemente otro disco. No suena particularmente parecido a los otros dos. Hay elementos nuevos que se incorporan cada vez. Para mí es un paso más, y el próximo será otro paso adelante, espero. No siento que estos tres álbumes estén enlazados entre ellos, no lo veo.

Pero sí percibo que hay una reacción clara contra cualquier tentación de nostalgia. De hecho, en la presentación en el Roundhouse de Londres solo interpretaste las canciones de “Sonik Kicks”. La nostalgia, todos estos grupos que se reúnen o que retoman en directo algún disco antiguo... todo eso es algo que me aburre soberanamente. No lo entiendo para nada. Es bueno mantener los buenos recuerdos de las cosas, pero la vida avanza. Definitivamente, mi nueva música y mis últimos álbumes son, como tú dices, una reacción contra todo ese rollo. Me pone enfermo ver el negocio de las bandas que regresan para interpretar un disco de hace veinte años. Yo quiero tocar mi álbum clásico de ahora mismo, del siglo XXI, no del siglo pasado. A mí me gusta la música que estoy haciendo ahora mismo: todavía tiene energía, todavía es vital, todavía tengo muchas cosas que decir, miro hacia adelante. ¿Para qué voy a volver a tocar material antiguo si el que tengo ahora es del mismo nivel, o incluso mejor?

 
PAUL WELLER, Mirando hacia delante sin ira

“A mí me gusta la música que estoy haciendo ahora mismo. ¿Para qué voy a volver a tocar material antiguo si el que tengo ahora es del mismo nivel, o incluso mejor?”. Foto: Alfredo Arias

 

En el álbum han intervenido Noel Gallagher y Graham Coxon, además de Steve Cradock, colaborador tuyo desde hace años... Pero no tocaron en todos los casos sus instrumentos habituales, ¿no? Todos probaron cosas diferentes. Steve tocó la batería en varios cortes, Noel el bajo y Graham el órgano Hammond, que es algo que no había hecho nunca. Es parte del espíritu de este disco, que fue muy espontáneo: simplemente pasar por el estudio y ver lo que sucedía. No hubo un gran plan en particular. En muchas canciones probamos un montón de historias y al final en lo que más tiempo invertimos fue en ver de qué lo despojábamos, como un cuadro en el que luego vas quitando colores. Ese proceso espontáneo puede resultar una contradicción en sí misma, pero creo que lo entiendes, ¿no? Haz todo lo que se te ocurra y luego ya se depurará.

He leído que Michael Rother, de Neu!, ha remezclado el tema “Around The Lake”. ¿Qué vas a hacer con ello? Espero que aparezca en alguna cara B o como “bonus track” o algo así. Rother añadió unas guitarras, teclado y baterías. Está muy bien. No forma parte del álbum, pero quiero que se edite de alguna manera. El año pasado me fui a Hamburgo a conocerlo y estuvimos hablando durante un buen rato.

“La guerra en Oriente Medio... Mucha gente en Inglaterra no sabe lo que está ocurriendo allí. Si les preguntas qué están haciendo sus soldados en Afganistán, no tienen ni idea ni les importa, o te dicen que se supone que están llevando la democracia a sus habitantes, pero no saben por qué no están llevándola a otros muchos países del mundo que no la tienen”

La presencia del krautrock es notoria en el disco. Es evidente que en el Reino Unido fue un movimiento muy influyente sobre tu generación, pero tú no lo habías mostrado hasta ahora. ¿También en tu caso fue así, lo escuchabas en los setenta? En realidad, lo he descubierto muy recientemente, en los últimos dos o tres años, y solo empecé a escucharlo porque en una reseña de “22 Dreams” alguien mencionó que un tema sonaba como Neu! A partir de ahí, empecé a escuchar sus discos. Y me gusta, especialmente ese ritmo motorik que, definitivamente, ahora sí que ha influido a varios de los nuevos temas.

Igualmente, en el disco anterior colaboró Kevin Shields. ¿Habías escuchado a My Bloody Valentine en su momento o también los descubriste más tarde? Más tarde. Fue gracias a mi hija mayor, que fue quien me los puso; me dijo que debería escucharlos. Yo estoy todo el tiempo así, descubriendo nueva música, música anterior... Si es bueno, todo te puede interesar e inspirar.

Hay una canción titulada “Kling I Klang”. ¿Es un homenaje a Kraftwerk? La verdad es que no sabía que Kling Klang era el nombre de su estudio en Düsseldorf. Al principio el tema iba a ser llamado de otra manera, pero alguien del ‘NME’ escribió mal el título, puso “Kling I Klang” y me pareció que quedaba mejor.

Es una canción política, ¿no? En cierto modo. Para mí tiene mucho que ver con la indiferencia sobre la guerra en Oriente Medio. Mucha gente en Inglaterra no sabe lo que está ocurriendo allí. Si les preguntas qué están haciendo sus soldados en Afganistán, no tienen ni idea ni les importa, o te dicen que se supone que están llevando la democracia a sus habitantes, pero no saben por qué no están llevándola a otros muchos países del mundo que no la tienen. Han pasado ya diez años en los que no se ha parado de derramar sangre y nadie sabe en realidad qué estamos haciendo en ese país. Pensar en ello me resulta bastante espantoso. ¿Eso la convierte en una canción política? No lo sé, no hay una declaración explícita.

 
PAUL WELLER, Mirando hacia delante sin ira

“Cuando yo era niño, la gente de 50 años era terriblemente vieja, los veías como de otro planeta, pero ahora ves a la gente que creció con el rock’n’roll, con los Beatles, y no percibes tanta diferencia con los jóvenes”. Foto: Alfredo Arias

 

Ahora se habla mucho de una regresión al conservadurismo por parte de la gente de a pie, ya no solo en Inglaterra, sino en todo Occidente, debido a la crisis económica y al miedo que ello provoca. Algo de eso hay. La gente está asustada y muy atada y obsesionada con el dinero, así que se agarra a lo que ya conoce, a lo seguro. Pero, después de decir esto, también hay que reconocer que muchas personas han salido a protestar a la calle, incluso en Inglaterra. La gente está alzando su voz también, y está lista para el cambio. Nadie quiere vivir con una guerra o con miedo a una recesión económica, pero muchos tampoco saben muy bien lo que está pasando o no lo quieren saber.

“La gente está asustada y muy atada y obsesionada con el dinero, así que se agarra a lo que ya conoce, a lo seguro. Pero, después de decir esto, también hay que reconocer que muchas personas han salido a protestar a la calle, incluso en Inglaterra. La gente está alzando su voz también, y está lista para el cambio. Nadie quiere vivir con una guerra o con miedo a una recesión económica”

Las letras son, de algún modo, impresionistas. En las notas promocionales del disco dices, por ejemplo, que hay un tema (“When Your Garden’s Overgrown”) que crees que habla de Syd Barrett, pero que no te diste cuenta de ello en el momento. ¿Es como si los textos provinieran del inconsciente y no adquiriesen sentido para ti hasta más tarde? Supongo que muchas son letras de amor, que escribo rápidamente en cuanto tengo una idea y luego van apareciendo otras capas de significados. Y otras veces no significan nada, son simplemente palabras agradables que suenan bien. Todas tienen al final diferentes sentidos para diferentes personas, como todo el arte. Pero sí, la mayor parte del álbum tiene ese aire impresionista, cojo imágenes de aquí y de allá y las acabo juntando.

¿Ha cambiado mucho tu forma de escribir? Supongo que sí. El método fue bastante similar en “Wake Up The Nation”, pero esta vez las he trabajado más y son mucho mejores. Es difícil, porque siempre intentas encontrar nuevas formas de hacerlo; cuando llevas tantos años en esto se hace complicado. Sin embargo, es una forma de mantener la excitación. En este disco he disfrutado mucho al escribir y, sí, creo que para mí ha sido una ruptura con lo anterior.

“That Dangerous Age” reflexiona sobre la falta de consideración hacia la gente más o menos mayor. ¿Has sentido mucho eso en tus carnes, sobre todo en un mundo como el del pop y el rock tan asociado a la juventud? Sí, siempre ha habido eso. Pero da igual que tengas 50 o 60 años, tienes que llevarte bien con lo que eres y lo que haces. No hay un mapa, nadie te puede decir cómo se supone que tienes que actuar a una determinada edad, porque nadie lo sabe en realidad. Pero a esta canción pensé en darle un aire más irónico. En generaciones como la mía es diferente: los nacidos a partir de los cincuenta hemos tenido otra experiencia porque siempre hemos estado en contacto con la música. Cuando yo era niño, la gente de 50 años era terriblemente vieja, los veías como de otro planeta, pero ahora ves a la gente que creció con el rock’n’roll, con los Beatles, y no percibes tanta diferencia con los jóvenes como la que se veía en el mundo de antes de la Segunda Guerra Mundial.

¿Sientes que cantas mejor ahora? Sí, definitivamente. Creo que tengo más capacidad para hacer cosas diferentes con mi voz, ya no es tan unidimensional. No es tan fuerte, no puedo gritar de la misma manera, pero, a cambio, me siento más relajado cuando canto. Creo que es una de las cosas buenas de la edad.

BIGOTT, Al natural

ENTREVISTA (2010)

BIGOTT

Al natural

Por Julio A. Cuenca
LEYLAND KIRBY, No future

ENTREVISTA (2010)

LEYLAND KIRBY

No future

Por Llorenç Roviras
CALVIN JOHNSON, Hazlo tú mismo

ENTREVISTA (2015)

CALVIN JOHNSON

Hazlo tú mismo

Por Marc Muñoz
RHYE, Cosas del directo

ENTREVISTA (2018)

RHYE

Cosas del directo

Por Víctor Trapero
LOS BONSÁIS, Buena pesca

ENTREVISTA (2013)

LOS BONSÁIS

Buena pesca

Por JuanP Holguera
IGNACIO JULIÀ, Las tomas falsas de Sonic Youth
Por Santi Carrillo
SLEAFORD MODS, Bored to be wild

ENTREVISTA (2014)

SLEAFORD MODS

Bored to be wild

Por Kiko Amat
BOOKER T. JONES, Un sonido cálido y gordo
Por Pablo Gil
CESÁRIA ÉVORA, Episodios de leyenda
Por Luis Troquel
JULIAN COPE, Los clichés son valiosos
Por Víctor Lenore
LEONARD COHEN, Palabras y silencios
Por Constantino Romero
DANNY TENAGLIA, Inclonable

ENTREVISTA (2001)

DANNY TENAGLIA

Inclonable

Por Nando Cruz y Llorenç Roviras
ROCÍO MÁRQUEZ, Entre dos aguas

ENTREVISTA (2014)

ROCÍO MÁRQUEZ

Entre dos aguas

Por Luis Troquel
IAN SVENONIUS, Combat Rock

ENTREVISTA (2010)

IAN SVENONIUS

Combat Rock

Por Víctor Lenore
PUMUKY, El hombre bosque en llamas
Por Esteve Farrés
LA BIEN QUERIDA, Inseguridades y certezas
Por JuanP Holguera
BENJAMIN CLEMENTINE, Buena historia, buen músico
Por Juan Manuel Freire
SHOPPING, Cuestionarse todo, todo el tiempo
Por Juan Manuel Freire
GABI RUIZ, El ideólogo del Primavera Sound (3ª parte)
Por Santi Carrillo
ROSALÍA, Cantar a la muerte en la flor de la vida
Por Luis Troquel
EILEN JEWELL, Expresividad relajada
Por Ramón Fernández Escobar
FRANKIE COSMOS, Universo en expansión
Por Juan Manuel Freire
PONY BRAVO, Buscando un estado de ánimo
Por Paco Camero
Arriba