USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
PAUS, Romper todo y empezar de nuevo

Fábio Jevelim, Hélio Morais, Joaquim Albergaria y Makoto Yagyu: el placer de sonar.

 
 

ENTREVISTA (2014)

PAUS Romper todo y empezar de nuevo

Surgió como un antídoto para combatir la rutina, esa archienemiga del arte, pero el ente que hoy conocemos como Paus creció hasta superar su origen experimental, convirtiéndose en el pulso de cuatro mentes que han dado con una propuesta tan impactante como singular. Su alianza con el festival Primavera Sound ha permitido al grupo actuar por toda España, convirtiéndose en el estandarte y en la puerta de entrada a la música independiente que se cocina en Portugal. Gerard Casau nos los presentó en esta entrevista.

Paus es un grupo formado por músicos. Dicho así, suena a perogrullada, pero se trata de algo esencial para comprender la idiosincrasia del proyecto que integran Joaquim Albergaria (batería y voz), Hélio Morais (batería y voz), Makoto Yagyu (bajo) y Fábio Jevelim (teclados). Todos ellos se habían fogueado en distintas bandas, más o menos próximas a la contundencia sónica: Joaquim en Caveira y The Vicious Five, Hélio con Linda Martini, Makoto con Riding Pânico y Fábio en Men Eater. Además, Hélio y Makoto ya habían coincidido en la descarga de post-hardcore de If Lucy Fell. “A mediados de los noventa ya éramos parte de la escena hardcore y straight edge de Portugal. Nos conocimos viéndonos tocar los unos a los otros”, explica Hélio a través del teléfono. Así, solo era cuestión de tiempo que sus fuerzas acabasen confluyendo en una empresa común: “El origen de Paus está en una conversación entre Joaquim y yo. Nos apetecía crear un grupo donde los dos pudiéramos tocar la batería y cantar. Después de grabar algunos ‘beats’, llamamos a Makoto y a João (Pereira, primer teclista del grupo) para que añadiesen algo encima. Y así empezó todo”.

“Cuando se enseña batería en las escuelas de jazz, el profesor y el alumno comparten un mismo bombo, y decidimos aplicar esa idea al grupo, poniéndole el nombre de ‘batería siamesa’”
(Hélio Morais)

Además de la afinidad personal, en la génesis de Paus también hay un deseo de experimentar y de superar el lenguaje rock más o menos definido que sus miembros ya habían asimilado a la perfección, autoimponiéndose retos que dejar atrás: “Nos acordamos de que, cuando se enseña batería en las escuelas de jazz, el profesor y el alumno comparten un mismo bombo, y decidimos aplicar esa idea al grupo, poniéndole el nombre de ‘batería siamesa’. Es algo que condiciona totalmente nuestro sonido. Por ejemplo, con Joaquim nos dimos cuenta de que hay cosas que no podemos hacer al mismo tiempo: al haber solo un bombo, si los dos le damos a la vez no hay sitio para que expulse el aire y el sonido se anula. Así que estamos obligados a llevar una cierta sincronía. Fue como empezar a tocar la batería desde cero. Como aprender un nuevo idioma”.

Pero las particularidades de Paus no acaban en su uso de los instrumentos, sino que se trasladan a las normas de producción que rigen su proceso creativo: “Nunca ensayamos canciones nuevas. Nos metemos directamente en el estudio y ponemos micrófonos en todos los instrumentos. Entonces, el primero que tiene una idea para un ritmo o una melodía la graba, y luego los demás vamos sumando capas de sonido. Aunque trabajemos con instrumentos tradicionales, se trata de un proceso similar al de la música electrónica. Todo está cortado y editado, aunque a veces tenemos que grabar una nueva pista de batería para que haya fluidez en los ‘beats’”.

 
PAUS, Romper todo y empezar de nuevo

“‘Clarão’ cohesiona mejor las distintas personalidades del grupo. Creo que es ahora cuando hemos empezado a definir qué es Paus”, apunta Hélio Morais.

 

De este método de trabajo surge una cascada de alegre ruido multicolor, que en “Clarão” (El Segell del Primavera, 2014) corre en libertad, sin dar tiempo a pensar si lo que estamos escuchando suena a psicodelía, a baile tropical o a math rock, algo que sí sucedía en su primer álbum, el homónimo “Paus” (Enchufada, 2011): “El debut podía tener un sonido más reconocible, pero también era un disco mucho menos homogéneo que ‘Clarão’, que cohesiona mejor las distintas personalidades del grupo. Creo que es ahora cuando hemos empezado a definir qué es Paus... Bueno, esa es solo mi opinión ¡Habría que preguntar cómo lo ven los demás!”.

“Los discos deben existir para que nos salgan actuaciones, pero la esencia del grupo son los conciertos. Debido a nuestra formación, nos encanta tocar muy alto. Es una intensidad que no se puede comparar con el hecho de escuchar nuestra música en casa”
(Hélio Morais)

Hasta ahora hemos tratado a Paus como concienzudos manipuladores de objetos sonoros, pero esa imagen choca dramáticamente con la tersura y asombrosa musculación de su directo: “Lo más difícil y, a la vez, lo más interesante de Paus es que, una vez hemos terminado un disco, hemos de aprender a tocarlo antes de salir de gira. Piensa que son músicas que se van formando sin que las interpretemos juntos en ningún momento. Cuando estás en el estudio tienes toda la libertad del mundo y no te preocupas por si algo se puede reproducir en un concierto o no, así que siempre hay cosas que adaptar. A veces, también sucede que grabamos ritmos antinaturales y luego hemos de aplicar ese sinsentido en directo”. Con todo, Hélio no duda un solo segundo en definir el escenario como el hábitat natural de Paus: “Los discos deben existir para que nos salgan actuaciones, pero la esencia del grupo son los conciertos. Debido a nuestra formación, nos encanta tocar muy alto. Es una intensidad que no se puede comparar con el hecho de escuchar nuestra música en casa”.

Unas palabras que dejan entrever que, en el fondo, los músicos no se han desprendido de su antigua herencia hardcore: “Seguimos controlando todo lo que rodea nuestra música, y nos encanta hacer camisetas y ediciones limitadas en vinilo para venderlas en los conciertos. Pero lo que más denota nuestro pasado es la ausencia de estrellas en el grupo. Somos gente que ha crecido conociendo a sus ídolos. Las personas a las que admirábamos eran aquellas con las que tocábamos. Cuando has vivido esa cercanía, es difícil que te conviertas en un divo de la MTV”. Así pues, el trayecto emprendido por Paus puede haberles hecho olvidar las normativas del rock, pero no ha borrado uno de sus valores esenciales, el de “hacer música porque sí, por el simple hecho de tocar con tus amigos”.

MANOS DE TOPO, Inteligencia emocional
Por David Saavedra
KAMASI WASHINGTON, Todo por un sueño
Por Roger Roca
BON IVER, La fortaleza de la soledad
Por Miquel Botella
BATIDA, Nuevo tropicalismo africano
Por Carlos Fuentes
GRANT HART, Contra viento y marea

ENTREVISTA (1996)

GRANT HART

Contra viento y marea

Por Ramon Llubià
JUNIOR BOYS, Los verdaderos Boards Of Canada
Por David Saavedra
ULTIMATE PAINTING, Menos es todo

ENTREVISTA (2015)

ULTIMATE PAINTING

Menos es todo

Por Juan Manuel Freire
PATTI SMITH, El compromiso

ENTREVISTA (2004)

PATTI SMITH

El compromiso

Por Ben Edmonds
ELEANOR FRIEDBERGER, Emancipada

ENTREVISTA (2011)

ELEANOR FRIEDBERGER

Emancipada

Por Ruben Pujol
DANIEL HIGGS, El jardinero de las imágenes religiosas
Por Manel Peña
CHRISTINA ROSENVINGE, La novia era él (2ª parte)
Por Pepo Pérez
JOHN CALE, Agujeros de vagabundo

ENTREVISTA (2007)

JOHN CALE

Agujeros de vagabundo

Por Adrián de Alfonso y Jaume Ribell
BENJAMIN CLEMENTINE, Buena historia, buen músico
Por Juan Manuel Freire
BRADIEN, Un idioma propio

ENTREVISTA (2010)

BRADIEN

Un idioma propio

Por Ruben Pujol
DON THE TIGER, Sabotaje

ENTREVISTA (2013)

DON THE TIGER

Sabotaje

Por Ruben Pujol
ROBERT FORSTER, Tiempo de asentamiento
Por David Saavedra
KOKOSHCA, Sentimiento de pertenencia
Por David Saavedra
ROLLING BLACKOUTS C.F., Australia, a contracorriente
Por Cesc Guimerà
DELOREAN, Extrañas compañías

ENTREVISTA (2018)

DELOREAN

Extrañas compañías

Por Quique Ramos
PETER PERRETT, Último tren fuera de la burbuja
Por Ramón Fernández Escobar
DESERT, Un oasis en el pop de aquí
Por Juan Manuel Freire
MAIKA MAKOVSKI, El deseo y los sustitutos del amor
Por Miquel Botella
THE NEW RAEMON, Un contador de canciones
Por Dimas Rodríguez
Arriba