USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
PHILIP GLASS, La vida en tres actos

Minimalismo popular.

Foto: Raymond Meier

 
 

ARTÍCULO (2012)

PHILIP GLASS La vida en tres actos

El compositor minimalista Philip Glass cumplió 75 años en 2012 sin que se adivine todavía su fecha de jubilación. Recuperamos este artículo de cuando Glass pasó por España en abril de 2012 para ofrecer dos conciertos magníficos en Madrid y Barcelona basados en una retrospectiva de toda su carrera. Centrada principalmente en sus obras más populares –que datan de los ochenta–, no olvidó primeras piezas de pulso repetitivo y algún extracto de su música para películas. César Estabiel condensó su carrera en este artículo previo a su visita: tres actos para la vida y obra de un clásico de la música contemporánea.


PRIMER ACTO. EL HOMBRE PRIMITIVO

Se publicó en el semanal ‘The New Yorker’. El chiste presentaba a un periodista entrevistando al compositor minimalista Philip Glass. Y una y otra vez le hacía la misma pregunta. Daba igual la que fuese, lo importante es que fuera la misma. La repetición musical como un martirio se volvía esta vez contra el torturador. Nieto de inmigrantes rusos e hijo de un reparador de aparatos de radio que se sacaba un sueldo extra vendiendo música clásica, el autor de “Music With Changing Parts” (1970; Nonesuch, 1994) declara que se espanta de aquella primera obra. Una larga repetición que aún conserva la insolencia del discurso más fanático. Entonces le fascinaba el agujero negro donde iban a parar los textos de Samuel Beckett. También los novedosos conceptos de John Cage, la música con estrategia. Volarle la cabeza a tu público era un desafío glorioso.

“Hay compositores que necesitan entender su obra como el recorrido de un gran péndulo. Si empezaran desde la austeridad minimalista, llegarían a parar a lo romántico. Y viceversa. El balanceo es el motor de la creatividad”

Pronto suavizaría sus patrones de conducta musical. “Music In Twelve Parts” (1971-1974; Nonesuch, 1996) es una extensa pieza más que apreciada por los aficionados a las repeticiones que buscan cierta armonía. En una entrevista a ‘The Guardian’ explicó su teoría del péndulo. “Hay compositores que necesitan entender su obra como el recorrido de un gran péndulo. Si empezaran desde la austeridad minimalista, llegarían a parar a lo romántico. Y viceversa. El balanceo es el motor de la creatividad”. Consideraciones como esta ayudaron a su lavado de cara, aunque el gran público aún no estaba de su lado cuando alcanzó su Everest. “Einstein On The Beach” (1976; CBS Masterworks, 1979) presume de ser la primera ópera en que se permitía a los espectadores abandonar sus asientos y volver a entrar cuando les diera la gana. No se encuentra en la retrospectiva escénica que nos llegará en abril. Sin embargo, Glass está presentando un nuevo montaje de esta obra en una gira que durará hasta 2013.

 
SEGUNDO ACTO. EL HOMBRE POPULAR

En el circuito del arte contemporáneo se han venido utilizando dos conceptos excluyentes de lo más antipático: la alta y la baja cultura. En su cruzada por sentarlos a la misma mesa, tuvo que torear con el rechazo de quienes lo consideraban insustancial y con las sospechas de intrusismo. Pero “Glassworks” (1981; Sony Masterworks, 1982) rellenó ese espacio con unas estructuras imaginativas al alcance de cualquiera. Es un mundo similar al mítico “Big Science” (1982) de Laurie Anderson, quien también propuso el juego de componer diminutas sinfonías en el espacio de una canción. Músicos inquietos en el Nueva York de los ochenta: imaginando una vanguardia popular, entre ellos se miraban de reojo con mayor o menor disimulo. Pero a Glass le supo a poco y pide a amigos como David Byrne, Paul Simon, Suzanne Vega o la propia Anderson que le escriban los textos para sus nuevas composiciones. En las notas interiores de “Songs From Liquid Days” (1985; Sony Masterworks, 1986), sentencia que “las canciones son nuestra expresión musical más básica”. ¿Quién dijo minimalismo?

 
PHILIP GLASS, La vida en tres actos

“A John Cage no le gustaba mi música”. Foto: Raymond Meier

 

No consiguió vivir de la música hasta los 42 años. Pero desde entonces su cuenta corriente ha aumentado en la misma proporción que su popularidad. Compone scores para Francis Ford Coppola, Woody Allen, Paul Schrader y Peter Weir –en su visita interpretará un extracto de la banda sonora de “El show de Truman” (1998)– y le sigue dando vueltas a formalizar su relación con el pop. Convierte en sinfonías los dos primeros discos de la trilogía berlinesa de David Bowie –“Low” y “Heroes”, de 1977, reciclados como “Low Symphony” (Point Music, 1993) y “Heroes Symphony” (Point Music, 1997)–. ¿Sinfonías o envoltorios para vender música clásica en una tienda de rock?

 
TERCER ACTO. EL HOMBRE ESPIRITUAL

“Entreno como un atleta, sigo una dieta vegetariana, respeto las horas de sueño y hago yoga”

 

A pesar de su impacto mediático a partir de los ochenta, Philip Glass sigue ampliando el currículo lejos de los grandes focos. En una entrevista concedida hace tres años al diario ‘The Independent’, el músico daba las claves de una eficaz disciplina: “Entreno como un atleta, sigo una dieta vegetariana, respeto las horas de sueño y hago yoga”. Su interés por las técnicas de relajación surgió a la vez que la admiración por la obra de Ravi Shankar. Y es a partir del encargo de la banda sonora del documental de Godfrey Reggio “Koyaanisqatsi” (1982; Antilles, 1983) cuando su preocupación medioambiental le va empujando hacia un sonido más reflexivo. Philip Glass lleva décadas diciendo que no le gusta que le llamen minimalista. Escuchando este trabajo no hay razón por la que hacerlo.

“Koyaanisqatsi” significa “la vida en desequilibrio”. Artísticamente, la suya ya la había enderezado. Aunque entonces “a John Cage no le gustaba mi música”, ha llegado a confesar. Pero eran los desajustes de fuera los que más le preocupaban. Sensibilizado con la causa tibetana, Philip Glass viene organizando todos los años un concierto benéfico en el Carnegie Hall de Nueva York para recaudar fondos. Este año contó con la participación de Das Racist, Antony, James Blake, Stephin Merritt y el ínclito Lou Reed. En la pasada edición fueron The Flaming Lips los encargados de cerrar el evento. Glass subió al escenario metiendo su piano en espiral en “Do You Realize??”. Wayne Coyne declararía más tarde que tocar con él había sido como hacerlo con Syd Barrett. El péndulo, finalmente, dibujó su arco más ancho.

MORENTE, Esa curiosidad inacabable
Por Luis Clemente
LABORDETA, La voz de tierra adentro
Por Jordi Bianciotto
THE WEEKND, Con amor y sordidez

ARTÍCULO (2012)

THE WEEKND

Con amor y sordidez

Por Ruben Pujol
BJÖRK, Violentamente infeliz

ARTÍCULO (2015)

BJÖRK

Violentamente infeliz

Por Javier Blánquez
RAMONES, Colegas de otro mundo

ARTÍCULO (2006)

RAMONES

Colegas de otro mundo

Por Pat Gilbert y Eduardo Guillot
MICHAEL JACKSON, Amado monstruo

ARTÍCULO (2009)

MICHAEL JACKSON

Amado monstruo

Por Luis Lles
WILL JOHNSON + ANÍMIC, Un texano en Montserrat
Por Nando Cruz
BUDDY HOLLY, Para acabar de una vez con la adolescencia
Por Marcos Ordóñez
ELVIS COSTELLO, Tal como es

ARTÍCULO (1983)

ELVIS COSTELLO

Tal como es

Por Diego A. Manrique
PETE SEEGER, La voz de América

ARTÍCULO (2007)

PETE SEEGER

La voz de América

Por Phil Sutcliffe y Xavier Cervantes
FRANK ZAPPA, De entre los muertos
Por Quim Casas
BOMBINO, Alma tuareg

ARTÍCULO (2011)

BOMBINO

Alma tuareg

Por Vicenç Batalla
SWANS, Un saco de vísceras

ARTÍCULO (1987)

SWANS

Un saco de vísceras

Por Jesús Rodríguez Lenin
JOHN CAGE, El gran inventor

ARTÍCULO (2008)

JOHN CAGE

El gran inventor

Por Roc Jiménez de Cisneros
SONIC YOUTH, Teenage film stars

ARTÍCULO (1993)

SONIC YOUTH

Teenage film stars

Por Juan Cervera
TRES, El apagón definitivo

ARTÍCULO (2016)

TRES

El apagón definitivo

Por Jaime Gonzalo
N.W.A, Grupo salvaje

ARTÍCULO (2015)

N.W.A

Grupo salvaje

Por Òscar Broc
AMY WINEHOUSE, Killing Me Softly

ARTÍCULO (2008)

AMY WINEHOUSE

Killing Me Softly

Por Paul Elliott
NINA SIMONE, Espíritu libre

ARTÍCULO (2015)

NINA SIMONE

Espíritu libre

Por Salvador Catalán
CAN, Generación espontánea

ARTÍCULO (2017)

CAN

Generación espontánea

Por Ricardo Aldarondo
PACO DE LUCÍA, El genio “especial”
Por Silvia Cruz Lapeña
MARIO PACHECO, Enamorado de la vida (aunque a veces duele)
Por Carlos Fuentes
JOHN HIATT, Una esperanza lenta

ARTÍCULO (1989)

JOHN HIATT

Una esperanza lenta

Por David S. Mordoh
Arriba