USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
REMATE, A 1.250 millas de Omaha

Esperando el autobús en la estación Greyhound de Takoma: discreto e informal.

 
 

EN LA CARRETERA (2013)

REMATE A 1.250 millas de Omaha

Por Remate

Remate cruzó el charco en marzo de 2013 para participar, como otros muchos artistas españoles, en el célebre SXSW de Austin, circunstancia que aprovechó para realizar también una gira por la Costa Este. El cantautor pop nos contó aquí sus problemas en la aduana norteamericana y sus viajes en autobús mientras desvelaba el secreto de su futuro éxito. Rematadamente Remate.


El fracaso oficial conlleva el éxito extraoficial, y yo no lo sabía

Al aterrizar en Nueva York, donde hacía escala para retomar el camino a Austin un día después, me ocurrió algo predecible, sin que aún me hubieran revelado el porvenir. En todos los aeropuertos del mundo soy “El Aleatorio”, ese personaje al que siempre paran sin razón alguna, pero que por alguna razón siempre soy yo. Y el JFK no iba a ser la excepción. Solo que esta vez la cosa fue más allá: me llevaron a una habitación sin ventanas y con luces de mercería, y allí un poli (ni bueno ni malo, tan solo estándar) ató con hilos detectivescos mi guitarra, mis billetes de avión con destino a Austin en pleno SXSW y luego rumbo a la Costa Este, y mi aspecto irresistiblemente sexy.

“Me llevaron a una habitación sin ventanas y con luces de mercería, y allí un poli (ni bueno ni malo, tan solo estándar) ató con hilos detectivescos mi guitarra, mis billetes de avión y mi aspecto irresistiblemente sexy”

 

Yo llevaba un visado, pero no el que este agente de seguridad consideraba adecuado, que es aquel que implica que pagas al Estado un dinero muy considerable porque te vas a embolsar otro tanto en su país, y así compensas. Pero en el SXSW no se cobra y los otros conciertos de la gira, ganara o ganase lo que fuera, eran acuerdos verbales y de dinero (Johnny) CASH. Claro que esta segunda parte de mi viaje no la relaté. Así que él vio, no sin razón, una hipotética intención mía de delinquir y cometer actos impuros, pero yo le dije: 1. Que en el SXSW no iba a ganar ni un dólar (porque era obvio que Remate iba a participar en el festival, y mentir en algo tan fácilmente comprobable sí que era un riesgo grande y torpe hasta para esta conversación interrogatoria de “Bored To Death”).  2. Que, por lo demás, yo solo llevaba conmigo mi guitarra por si acaso me visitaba la inspiración. Y que si tuviera que tocar en algún sitio después del SXSW, sería algo completamente minúsculo, sin dinero de por medio, por amor al arte, por amor en sí. Un auténtico fracaso. Tras cuarenta y cinco minutos evitando caer en mis (según él) continuas contradicciones, me dejó marchar. No sin recomendarme que me conectara a internet desde el hotel (una advertencia muy virtual, moderna) para revisar las leyes norteamericanas.

 
  • Con Suheil de Puerto Rico, una típica fan mía, en Washington DC después del show.

  • Grabando un concierto en el Meridian Hill Park (Washington DC), más conocido como Malcolm X Park.

  • North Haven, Connecticut, donde para diez minutos el autobús Greyhound en la Costa Este.

 

Viajando en autobús como Billie Holiday y Townes van Zandt, y algunos más

Primero pensé en alquilar un coche, pero al imaginarme tratando de aparcar en Nueva York desestimé la idea. Me acordé de las memorias de Billie Holiday y de cómo su vida transcurría en un autobús, y luego pasaban cosas; entre otras, grandes conciertos. Y de las historias de interminables giras de Townes van Zandt, él solo con su guitarra, esperando el Greyhound de turno, que se parecía tanto a lo que quería vivir yo. Creo que conté doce autobuses, desde el norte, Boston, hasta Washington, lo más al sur que llegué (sin contar Austin, claro). A la estación de Nueva York (“En Grand Central Station me senté y lloré”) llegué hasta siete veces, y en la tercera planta me lavé los dientes y me encontré desestimando favores sexuales, rechazando drogas y enfrentándome (pasivamente) a la animadversión conceptual de un número exagerado de indigentes que sobreviven como zombis en los baños de esta estación situada en una de las zonas más lujosas de Manhattan.

“El conductor se dirigió a los pasajeros. Especificó cómo iba a ser el viaje, cuánto duraría y por qué ciudades íbamos a pasar. Nos recordó, no por mí, que en ese autobús no se podían llevar armas, aunque en Maryland lo están debatiendo; en D.C., claramente no (pero sí se pueden tener en casa); y en Virginia sí se podría sin problema”

En el extremo opuesto está la última parada del sistema de transporte público en la zona, la pequeña estación de Wilmington, Delaware, donde también llegué en Greyhound y donde también di un concierto. Allí, de hecho, improvisé una versión en castellano de “Penny Century”, de “Superluv”. El público era muy joven, y muy de patinete. Hablé con ellos antes del show y les encantaba, como a mí, toda la onda expansiva de la serie de cómics “Love And Rockets”. Así que pisé el pedal y di un golpe a la guitarra como si se tratara de un brochazo. Ese golpe se convirtió en un bucle de un sonido rasgado y sobre eso adapté sobre la marcha mi canción sobre esta heroína increíble. Al día siguiente viajé de vuelta a Nueva York. Como en todos los trayectos, el conductor se levantó y se dirigió a los pasajeros. Especificó cómo iba a ser el viaje, cuánto duraría y por qué ciudades íbamos a pasar. Nos recordó, no por mí, que en ese autobús no se podían llevar armas, aunque en Maryland lo están debatiendo; en D.C., claramente no (pero sí se pueden tener en casa); y en Virginia (tan cerca, tan lejos en algunas “costumbres”) sí se podría sin problema.


Omaha, el secreto de mi (futuro) éxito

Después de mi segundo concierto en Nueva York, cuando yo aún presentaba signos del estribillo de “Odisea de fuego” en la boca, se me acercó una persona relacionada con el ámbito musical estadounidense para susurrarme algo acerca de mi porvenir, un secreto turbador que ya me habían vaticinado de manera idéntica mis compañeros de gira Eros And The Eschaton: “En el Midwest será donde tendrás más fans, seguro. En-Omaha-fliparán-contigo”. Pero ¿cómo me tomo esto, a 1.250 millas de Omaha y a 3.600 de mi casa? Pues me lo tomo bien, creo. Hay futuro, ante todo hay futurismo. Todo son señales y todas son fidedignas. Triunfaré, en algún momento, en algún lugar, por amor al arte, por amor en sí.

Publicado en la web de Rockdelux el 22/4/2013
BURRUEZO, El loco errante (de países, de músicas, de estilos...)
Por Pedro Burruezo
EL COLUMPIO ASESINO, Terremoto en México

EN LA CARRETERA (2012)

EL COLUMPIO ASESINO

Terremoto en México

Por Albaro Arizaleta
MANEL, Tres conciertos, dos universidades y un quiste sacro
Por Guillem Gisbert
THE BLACK BAGS, Con Daniel Johnston en Nimes
Por Xavi Caparrós
MARGARITA, Quince conciertos, quince ciudades
Por Margarita
BEACH BEACH, Sobrevivir con ceviche y pisco
Por Tomeu Mulet
HIDROGENESSE, De costa a costa

EN LA CARRETERA (2009)

HIDROGENESSE

De costa a costa

Por Hidrogenesse
PUMUKY, La “mala buena suerte” en México
Por Jaír Ramírez
ROBERT FORSTER, Lluvia de primavera

EN LA CARRETERA (2013)

ROBERT FORSTER

Lluvia de primavera

Por Adrián de Alfonso
DEPEDRO, Pedacitos de vértigo

EN LA CARRETERA (2011)

DEPEDRO

Pedacitos de vértigo

Por Jairo Zavala
OCELLOT, Visiones de China

EN LA CARRETERA (2016)

OCELLOT

Visiones de China

Por Marc Fernández
DUOT, Compartiendo experiencias

EN LA CARRETERA (2013)

DUOT

Compartiendo experiencias

Por Duot
LITORAL, Perder el norte

EN LA CARRETERA (2011)

LITORAL

Perder el norte

Por Pau Roca
THE SUICIDE OF WESTERN CULTURE, Para protegerte a ti, a tu familia y a tu comunidad
Por The Suicide Of Western Culture
HANS LAGUNA, Un indie en la India

EN LA CARRETERA (2015)

HANS LAGUNA

Un indie en la India

Por Hans Laguna
DORIAN, Una gira por Latinoamérica

EN LA CARRETERA (2012)

DORIAN

Una gira por Latinoamérica

Por Marc Gili
MAZONI, Zumo de canción

EN LA CARRETERA (2015)

MAZONI

Zumo de canción

Por Jaume Pla
SANJOSEX, En el festival del desierto

EN LA CARRETERA (2011)

SANJOSEX

En el festival del desierto

Por Carles Sanjosé
CUCHILLO, Diario de una gira por Estados Unidos
Por Cuchillo
MANOS DE TOPO, Las rolas están muy chidas
Por Rafa de los Arcos
EXTRAPERLO, Viaje relámpago a Londres

EN LA CARRETERA (2013)

EXTRAPERLO

Viaje relámpago a Londres

Por Borja Rosal
I AM DIVE, Entre los hipsters texanos y los hippies de Chicago
Por Esteban Ruiz
DEAD CAPO, Intensidad en Addis

EN LA CARRETERA (2012)

DEAD CAPO

Intensidad en Addis

Por Javier Díez Ena
Arriba