USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
ROSANNE CASH, Vida plena en Manhattan

Herencia y compromiso.

Foto: Deborah Feingold

 
 

ENTREVISTA (2012)

ROSANNE CASH Vida plena en Manhattan

La hija de Johnny Cash puede presumir de una exitosa y larga carrera, iniciada en 1978. Icono de la música country con claras conexiones con el pop y el rock, Rosanne Cash ha sobrevivido al mito familiar cantando canciones de autoría propia y tono confesional, aunque su “The List” (2009) reunió doce piezas seleccionadas entre los cien títulos de la lista que su padre le recomendó para que completara su formación cuando ella era una adolescente. Joseba Martín habló con Rosanne Cash antes de su debut en España (Badalona, Blues & Ritmes 2012), concierto donde estuvo acompañada por su marido, el multinstrumentista y productor John Leventhal.

Rosanne Cash (Memphis, 1955) es una mujer simpática, optimista, de trato agradable, de risa fácil. Es, además, la hija mayor de Johnny Cash, por lo que no hay entrevista donde el nombre del padre no surja en las primeras preguntas. Pero más allá del mito familiar, Rosanne Cash tiene su propia trayectoria vital y artística. Nacida en Memphis, crecida en California y asentada en Nashville, vive desde hace dos décadas en Nueva York, “en la zona de Chelsea, en Manhattan; todos los lugares donde he vivido significan algo para mí: Memphis tiene mucho soul, está conectada con las raíces profundas del blues y de la música americana, y de California me encanta el mar, tenerlo cerca; pero Nueva York es realmente mi hogar espiritual y donde mejor me siento”. Habla con pasión de su barrio: “Está en el centro y es más acogedor que otros barrios de la zona alta; aquí hay preciosas casas antiguas de ladrillo marrón, todas conectadas, y hay muchas galerías de arte”.

“Todos los lugares donde he vivido significan algo para mí: Memphis tiene mucho soul, está conectada con las raíces profundas del blues y de la música americana, y de California me encanta el mar, tenerlo cerca; pero Nueva York es realmente mi hogar espiritual y donde mejor me siento”

 

Aunque buena parte de las canciones de Rosanne Cash son de autoría propia, su último trabajo, “The List” (Manhattan, 2009), reúne doce piezas seleccionadas entre los cien títulos de la lista que su padre, el Hombre de Negro, le dio a los 17 años para que completara su formación musical: “Sí, el papel existe, está en mis cajas, con mis cartas; estoy encantada de haber sido lista y no haberlo tirado” (risas). Aunque no descarta hacer una segunda entrega, ahora trabaja en un proyecto propio; la inicial puso el listón muy alto, con invitados de la talla de Springsteen, Costello, Jeff Tweedy o Rufus Wainwright, entre otros. Su marido, John Leventhal, productor y multinstrumentista, se encargó de las llamadas: “Elvis es un buen amigo; a Bruce lo conozco desde hace años; Jeff y yo ya nos conocíamos...”. “The List” se nutre de canciones del repertorio de muchos grandes del country, como Hank Williams, la Carter Family, Don Gibson o Lefty Frizzell. Sobre el interés que estos nombres puedan generar entre los más jovenes, Rosanne tiene esperanza: “Son grandes canciones norteamericanas geniales. Las deberían conocer como parte de su historia y patrimonio, igual que los escoceses conocen la música celta”. El disco tuvo su prolongación en iTunes, donde añadió “A Satisfied Man” de Porter Wagoner “porque es una gran canción y porque me pidieron un ‘track’ especial solo para ellos”.

Han pasado más de dos décadas desde que Rosanne Cash publicara “Interiors” (Columbia, 1990), una de sus obras maestras, surgida al final de su matrimonio con el texano Rodney Crowell, peso pesado del country con firma de singer-songwriter. Le preguntamos cómo ve ahora aquellas canciones donde desnudaba su alma y su corazón: “Me encanta ‘Interiors’, es un disco importante, pero espero que mi obra maestra esté todavía por llegar” (risas). Nueva York y John Leventhal, con quien se casó en 1995, han aportado serenidad a su vida y a su obra. Su marido es también su productor y su músico de confianza: “En el estudio ahora todo va bien, pero al principio fue difícil; surgen problemas y te lo tomas como algo personal, discutes... Ahora todo va bien, estar juntos en el estudio es muy romántico, muy creativo y nos hace dar lo mejor de nosotros mismos”.

 
ROSANNE CASH, Vida plena en Manhattan

“Chelsea, en Manhattan, está en el centro y es más acogedor que otros barrios de la zona alta; hay preciosas casas antiguas de ladrillo marrón, todas conectadas, y hay muchas galerías de arte”. Foto: Deborah Feingold

 

Parte de los ancestros de Rosanne Cash proceden de Irlanda y, sobre todo, de Escocia; el año pasado actuó en el Celtic Connections de Glasgow y después en Fife, cerca de Edimburgo, donde están sus raíces más profundas: “Me encanta tocar en Escocia, siento una conexión especial con mi hogar profundo, mi hogar ancestral; me encanta la gente de Escocia”. Lo dice en el momento en que suenan de fondo las campanas de alguna iglesia de Manhattan. Más risas. Rosanne, que ya grabó con los Chieftains, adora las Transatlantic Sessions, esa mezcla de folk celta, country acústico y bluegrass impulsada por el Celtic Connections: “Esas sesiones me gustan mucho, mucho, mucho; de hecho, tras la cita de Badalona, grabaré unas Transatlantic Sessions en la isla de Skye. La oportunidad de tocar con esos artistas con taaanto talento te pone los pelos de punta, es fantástico”.

“Sigo siendo una seguidora acérrima de Barack Obama y creo que el Congreso le ha atado de pies y manos. Creo que es un visionario, y siempre se ataca a los visionarios; le están dando palos por todos lados. Volveré a hacer campaña por él y a votarlo, creo en él”

 

Entramos ahora en terrenos más personales, porque Rosanne Cash es una mujer muy activa en causas solidarias y confía en un futuro mejor para todos: “Creo que la generación más joven es mucho más consciente que nosotros y que creará algo que lo cambiará todo. Acabo de empezar a trabajar con CLEAR, una organización que va más allá de la sostenibilidad: hablan de regeneración. Tenemos que reconstruir y renovar los recursos”. Tampoco pone reparos en hablar de su reciente y delicada operación en el cerebro y de sus recursos en esta lucha: “Sí, a veces uso el humor negro; me ayudó en la cirugía cerebral. No sé cómo se puede salir de eso sin tener sentido del humor. La recuperación fue dura, pero con mucho sentido del humor fue mejor”. Rosanne está encantada, se le nota en el tono. Madre de cinco hijos, disfruta en casa del más pequeño, de 13 años, ya que el resto, las cuatro chicas, vive su propia vida: “Es genial ser padres cuando se es un poco mayor; estás más relajado, lo ves todo bien, es divertido”. Sin embargo, la respuesta más extensa surge cuando hablamos de Obama: “Sí, la política me interesa mucho. Sigo siendo una seguidora acérrima de Barack Obama y creo que el Congreso le ha atado de pies y manos. Es muy frustrante ver que no están trabajando con él y que harían cualquier cosa por hacerlo caer. Creo que es un visionario, y siempre se ataca a los visionarios; le están dando palos por todos lados. Volveré a hacer campaña por él y a votarlo, creo en él”. Una despedida cordial y su interés en acudir a Badalona ponen fin al encuentro. A la espera de su próximo proyecto, aún sin fecha, el oyente curioso se puede consolar con “The Essential Rosanne Cash” (Legacy-Sony, 2011), donde se reúnen treinta y seis canciones de otros tantos años de carrera de esta cantante pelirroja que supo escapar de la alargada sombra de un mito llamado Johnny Cash.

JEFFREY LEWIS & THE JUNKYARD, Producciones animadas
Por David Morán
EMILIO JOSÉ, Canciones, canciones y más canciones
Por Carles Novellas
JOE ARROYO, Arrollador

ENTREVISTA (1992)

JOE ARROYO

Arrollador

Por Luis Lapuente
PERFUME GENIUS, Musicoterapia

ENTREVISTA (2017)

PERFUME GENIUS

Musicoterapia

Por Víctor Trapero
MIKE COOPER, El viajero exótico

ENTREVISTA (2015)

MIKE COOPER

El viajero exótico

Por Juan Monge
SUPERORGANISM, El discurso del método
Por César Luquero
UNKNOWN MORTAL ORCHESTRA, La vida moderna
Por JuanP Holguera
THE NEW RAEMON, Un contador de canciones
Por Dimas Rodríguez
SRASRSRA, Teoría y práctica del mojo
Por Iago Martínez
GEKO JONES, Fiesta global

ENTREVISTA (2014)

GEKO JONES

Fiesta global

Por Víctor Lenore
THE TELESCOPES, Más allá de la visión natural
Por David Saavedra
EL LEBRIJANO, Bajarse al moro

ENTREVISTA (1998)

EL LEBRIJANO

Bajarse al moro

Por Ramon Súrio
MARONDA, Artesanía pop

ENTREVISTA (2013)

MARONDA

Artesanía pop

Por Eduardo Guillot
BEACH HOUSE, Tapar el sol con los dedos
Por Juan Monge
GRANT HART, Contra el narcisismo

ENTREVISTA (2011)

GRANT HART

Contra el narcisismo

Por Víctor Lenore
JAVIER DÍEZ ENA, La ceremonia del éter
Por César Luquero
U.S. GIRLS, Pop perfecto pero particular
Por Juan Manuel Freire
JOSH T. PEARSON, Maldito amor, gloriosa obsesión
Por Ramón Fernández Escobar
EZRA FURMAN, Con la nariz ensangrentada
Por Borja Duñó Aixerch
JULIO BUSTAMANTE, Brisa vespertina
Por Eduardo Guillot
FKA TWIGS, Personalidad y misterio
Por Pablo Gil
THE FIELD, Miles de años luz

ENTREVISTA (2010)

THE FIELD

Miles de años luz

Por Juan Monge
PETER PERRETT, Último tren fuera de la burbuja
Por Ramón Fernández Escobar
Arriba