USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
SHOPPING, Cuestionarse todo, todo el tiempo

Billy, Andrew y Rachel: rebelión positiva.

 
 

ENTREVISTA (2018)

SHOPPING Cuestionarse todo, todo el tiempo

El post-punk de Shopping es político, pero no evidente en sus mensajes. Su llamada a la acción se estructura, sobre todo, a partir del ritmo, la energía y el sonido, que en “The Official Body” es especialmente lustroso: ventajas de grabar durante diez días con Edwyn Collins en su estudio en Helmsdale. Juan Manuel Freire entrevistó a Rachel Aggs.

Shopping es un nombre irónico para un grupo tan en contra del capitalismo como el formado por Rachel Aggs (guitarra, voces), Billy Easter (bajo, voces) y Andrew Milk (batería, voces), una máquina post-punk cada vez más brillante y ácida. Tras convencer con “Consumer Complaints” (Milk, 2013) y “Why Choose” (FatCat, 2015), este año el trío británico ha sorprendido con el pulido pero aún espontáneo “The Official Body” (FatCat, 2018), grabado durante diez días con Edwyn Collins en su estudio en Helmsdale, en el condado escocés de Sutherland.

“La pasión y el entusiasmo de Edwyn Collins por la música son profundos. ¡Y se contagian!”
(Rachel Aggs)

Para Collins, trabajar con estos chicos debió de ser casi como un viaje atrás en el tiempo: un flashback a los días en que urdía referencial funk blanco con Orange Juice. Y para Shopping, trabajar con Collins era un sueño. La experiencia no les defraudó: “Su pasión y su entusiasmo por la música son profundos. ¡Y se contagian!”, explica Aggs en una entrevista contestada por e-mail. “Creo que su trabajo con Orange Juice lo hacía perfecto para este disco. Collins entiende nuestra actitud punk, pero también tiene un conocimiento enciclopédico del pop y de la música disco. Sabe que todas estas cosas no están reñidas entre ellas. Nos sentíamos en buenas manos”.

Shopping nunca han sonado mejor, pero prometen no virar nunca hacia la sobreproducción. “Creo que es natural tratar de hacer las cosas un poco ‘mejor’ cada vez que grabas. Siempre habíamos tenido que acelerar el proceso por falta de fondos-tiempo-espacio. Nuestro sonido siempre va a ser bastante minimalista, aunque fue estupendo tener la oportunidad de hacer que las cosas sonaran más profesionales”.

Más profesionales, pero a la vez naturales: ¿cómo ha conseguido el grupo esa perfecta fusión entre el cálculo y el calor? ¿Cuál es su método? Esencialmente, no tenerlo. “Componemos juntos en el local de ensayo. No pensamos nunca mucho en la composición. Solo intentamos que todo el mundo esté contento con sus partes y con el tema en general. Solo hablamos de eso. ¡El resto es magia!”.

Bajo sus canciones más contagiosas laten, quizá, sus mensajes más deprimidos, producto de la Nueva Era Oscura en la que (sobre)vivimos. Aunque, en realidad, a Shopping tampoco le gusta oír hablar de mensajes. “Nuestro mensaje principal es que el baile es una forma de rebelión y un acto catártico. Usamos el baile para lidiar con nuestra frustración por vivir en una sociedad capitalista y patriarcal”.

El vídeo de Lessa Millet para “Suddenly Gone”, tema de “The Offical Body”, tercer largo de Shopping.

Esa sociedad que, a menudo, se apropia de personajes como Rachel con fines solo oportunistas. En “Suddenly Gone” late la preocupación de Aggs de estar siendo reducida por algunos a un símbolo vendible: su sexualidad (queer) y su color de piel (marrón) han llevado a la artista a muchas revistas; y ella misma ha llegado a cuestionarse si estaría ahí de haber sido hetero y blanca. La representación es importante, pero el arte de cada uno también. “Hoy en día, es fácil sentirse utilizada como símbolo del momento solo por el hecho de ser marrón y ‘queer’. Piensas que la gente no escucha ni ve lo que haces, y empiezas a preguntarte por qué te piden realmente participar en ciertas cosas. La única forma de salir de estos pensamientos es recordar quién eres, con quién quieres conectar”.

“Hoy en día, es fácil sentirse utilizada como símbolo del momento solo por el hecho de ser marrón y ‘queer’”
(Rachel Aggs)

Aggs sí confía y cree en la buena voluntad inclusiva de ciertos festivales, plataformas o salas: “Tanto el Bent Fest como el Decolonise Fest de Londres son geniales, y los dos se celebran en el DIY Space For London, un sitio brillante. En Glasgow, Spite House organizó también conciertos importantes”.

La difícil relación de Aggs y Shopping con la representación se extiende al conjunto de internet. “The Hype”, rotunda apertura de “The Official Body”, ejemplifica sus dudas con las redes sociales o la cultura del meme. “La compusimos justo después del Brexit en el Reino Unido y de la victoria de Trump en los Estados Unidos; el mundo perdía la noción de la realidad y la cultura del ‘meme’ empezaba a influir de forma preocupante en el mundo real. Las redes sociales son todavía muy nuevas y creo que la gente de nuestra edad (treinta y algo) todavía está aprendiendo a usarlas de forma saludable y responsable. ‘The Hype’ trata sobre cuestionarse todo, todo el tiempo; permanecer despierto; estar presente”.

“Estar bailando”, se podría añadir. Shopping proponen un revulsivo punk contra la domesticación del pop y contra la higiene de la música actual en general. “Tener un sonido ruidoso es importante en mitad de este mar de listas chill out de Spotify. La simple decisión de hacer música que mucha gente consideraría demasiado frenética, demasiado combativa, ya es en sí misma una decisión política”.

Para frenética, la actividad de Aggs, quien, mientras gira con Shopping, compone y graba para el proyecto indie pop Sacred Paws. “Puede ser una pesadilla. Siempre estoy camino de algo. Pero ya no trabajo en otras cosas. Me siento una privilegiada por poder dedicarme a la música a jornada completa”.

EMMY THE GREAT, La guerra tranquila
Por Juan Manuel Freire
PAOLO CONTE, Suspiros mediterráneos
Por Luis Lapuente
¡PELEA!, El gang que se encontraba en conciertos
Por Kiko Amat
CHARLES BRADLEY, Si yo fuera “soulman”
Por Nando Cruz
JULIO BUSTAMANTE, Brisa vespertina
Por Eduardo Guillot
DON THE TIGER, Los tigres también mudan la piel
Por Carolina Velasco
IGNACIO JULIÀ, Las tomas falsas de Sonic Youth
Por Santi Carrillo
JUNIP, Los límites sin límites

ENTREVISTA (2010)

JUNIP

Los límites sin límites

Por David Saavedra
FRIDA HYVÖNEN, La ciencia de la artista
Por Ferran Llauradó
CARLES SANTOS, Disparen al pianista
Por Víctor Lenore
JONATHAN WILSON, El espíritu del Cañón
Por Ferran Llauradó
MAZONI, Disparen al profesor Keating
Por Dimas Rodríguez
ELEANOR FRIEDBERGER, Emancipada

ENTREVISTA (2011)

ELEANOR FRIEDBERGER

Emancipada

Por Ruben Pujol
!!! (Chk Chk Chk), Sin etiquetas

ENTREVISTA (2015)

!!! (Chk Chk Chk)

Sin etiquetas

Por José Fajardo
KATE TEMPEST, Vidas cruzadas

ENTREVISTA (2017)

KATE TEMPEST

Vidas cruzadas

Por Llorenç Roviras
TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO, Veneno
Por Iago Martínez
EZRA FURMAN, Con la nariz ensangrentada
Por Borja Duñó Aixerch
LEONARD COHEN, El arte del susurro
Por Diego A. Manrique
BRUCE SPRINGSTEEN, ¿Estás hablando conmigo? (1ª parte)

ENTREVISTA (2006)

BRUCE SPRINGSTEEN

(1ª parte)

Por Phil Sutcliffe
ALASKA Y DINARAMA, Ménage à trois
Por Miguel Ángel Arenas
THE BAD PLUS, La extraordinaria normalidad
Por Roger Roca
DELLAFUENTE, La calle está hablando
Por Guillermo Arenas
GABI RUIZ, El ideólogo del Primavera Sound (3ª parte)
Por Santi Carrillo
Arriba