USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
SIERRA, Nuevas sensaciones

Arturo, Hugo, Toño y Clara: pop en llamas. Foto: Alfredo Arias

 
 

ENTREVISTA (2018)

SIERRA Nuevas sensaciones

Tras vivir una de las trayectorias más interesantes del underground español de este siglo como parte de Margarita, Hugo Sierra se reinventó para acercarse a la más pura esencia de la canción pop con Sierra. Clara Collantes, Arturo Hernández y Toño Castro completaron un cuarteto de lujo que, tres años después de su EP de debut, por fin publicó su primer álbum, el magnífico “A ninguna parte” (2017). David Saavedra habló con Mr. Sierra.

 

 

 

“Es verdad que tanto ‘Golpes’ como ‘Tiene mucha fuerza’ gozaron de una repercusión que nunca había notado en todo el tiempo que llevo tocando, y eso también me provocó cierta angustia. Llegué a sufrir un bloqueo creativo con el que tuve que luchar todos los días”
(Hugo Sierra)

Debo empezar hablando de “Golpes”, la canción que dio a conocer a Sierra en 2014 y que me sigue pareciendo un clásico instantáneo, uno de esos temas pop perfectos que, de haber surgido en otro tiempo u otras circunstancias, podría haber pervivido a fuego en la memoria de varias generaciones. Era uno de los cuatro cortes de “Tiene mucha fuerza” (Gramaciones Grabofónicas-Tormina, 2014), un EP de debut que, hasta ahora, era lo único que había publicado. Hugo Sierra, responsable del proyecto, reconoce que el listón estaba tan alto que sintió mucha presión de cara a la grabación de su álbum. “Es verdad que tanto ‘Golpes’ como ‘Tiene mucha fuerza’ gozaron de una repercusión que nunca había notado en todo el tiempo que llevo tocando, y eso también me provocó cierta angustia. Llegué a sufrir un bloqueo creativo con el que tuve que luchar todos los días”, explica el músico desde un bar en el madrileño barrio de Malasaña.

Una escena, por cierto, la malasañera, a cuya renovación contribuyó decisivamente desde principios del milenio como componente de los ya desaparecidos Margarita. “Fue una vida intensa y preciosa, quince años de descubrir muchas cosas. Haciendo una música muy particular, nos abrimos un camino incluso fuera de España”, recuerda el vocalista y guitarrista, quien, en 2010, inició el breve proyecto Prisma En Llamas con Pablo Santoro (Ensaladilla Rusa, Bicicross, Pablo Prisma). “Hacíamos una canción pop más identificable, pero, sobre todo, me sirvió para vivir la maravillosa experiencia de tocar con Pablo. Él me ayudó mucho, porque yo aprecio siempre su criterio, y me hizo ver que era muy divertido componer canciones de pop y que yo tenía cierta capacidad, cierto talento para ello. Cuando empecé con Sierra no pensé tanto en seguir la estela de Prisma En Llamas, sino directamente en que quería hacer canciones que se pudiesen quedar en el tiempo y que dentro de veinte años, cuando alguien las escuche, le recuerden un momento de su vida. Queda algo pretencioso, pero no puedo negar que buscaba algo así”.

Clip de “Amiga Extraña”, una de las canciones pertenecientes al álbum “A Ninguna Parte” (2017).







“En lo que se refiere a qué contar, intento poner todos los sentidos en lo que me rodea. Utilizo las canciones para explicarme cosas, para intentar entenderlas. No busco en lugares que desconozco ni suelo escribir sobre cosas que no siento”
(Hugo Sierra)

El primer intento fue hacer un disco conjunto con Lidia Damunt, pero la lejanía y las agendas lo impidieron. “Enseñé las canciones al resto de Margarita y no les molaron mucho, pero yo las quería hacer, así que me fui a Barcelona a grabar con Cristian Pallejà sin ningún tipo de expectativas. Luego me empezó a venir a la cabeza que igual tenía que montar un grupo, porque yo mismo había grabado ahí baterías y sintetizadores, y también quería tocar en directo”. Primero entró Clara Collantes (guitarra, también en El Día Después). “La conocí por Lidia Damunt, porque estaba con ella en la gira de ‘Gramola’ (2014). Me gustaba mucho cómo tocaba, me caía genial; aceptó al instante y yo flipé”. Luego fue el turno de Toño Castro (teclados, ex-Charades): “Estaba en mi círculo de amigos. Llevaba por ahí un tiempo en el que quería volver a un grupo, y yo sentía como que me estaba mandando algún mensaje”. El último en llegar fue Arturo Hernández. “Lo que más nos costó fue encontrar al batería, aunque tampoco tanto. Yo era fan de Juventud Juché y me molaba cómo lo hacía Arturo, aunque no sabía que estaba dispuesto a tocar con otras bandas. Manu Moreno, de Gramaciones Grabofónicas, me propuso que contactara con él. Se lo comenté, le pasé las canciones y, al momento, también me dijo que sí”. Desde entonces, funcionan como un cuarteto estable sobre el que el líder se deshace en elogios, tanto a nivel musical como humano.

Y aquí es donde llegamos a “A ninguna parte” (Sonido Muchacho, 2017), un álbum de once temas que mantienen intactas la infección pop, la pegada melódica y la emoción. “Desde el principio, me puse una premisa muy básica: hablar desde lo más profundo de una manera superdirecta para poder comunicar mejor. Y en lo que se refiere a qué contar, intento poner todos los sentidos en lo que me rodea. Utilizo las canciones para explicarme cosas, para intentar entenderlas. No busco en lugares que desconozco ni suelo escribir sobre cosas que no siento”.

Son inevitables las reminiscencias de los ochenta (temas como “La noche criminal”, por ejemplo, me recuerdan a La Dama Se Esconde; y “La chica del cohete”, del EP, era puro Alaska y Los Pegamoides). Él no lo desmiente, pero lo matiza. “En el EP anterior yo pensaba en esas cosas como algo que hemos escuchado todos y está ahí, que es parte de nuestro folclore, por decirlo de alguna manera. Pero no quería hacer una revisión ni nada por el estilo. No soy una persona nostálgica. Con el álbum, uno de mis objetivos era no acercarme a eso de nuevo; aunque la manera que tengo de cantar y componer, al final recuerda mucho a la nueva ola, y la verdad es que no tengo problemas con ello. Lo que me importa es que las canciones suenen bien, sean bonitas y digan cosas”, concluye dejando clara su satisfacción por el trabajo final, y afirmando que podríamos hacer perfectamente un repaso del disco tema por tema y tendría muchas más cosas que contar.

LEÓN BENAVENTE, Bocados de realidad
Por JuanP Holguera
CHARLES BRADLEY, Si yo fuera “soulman”
Por Nando Cruz
BON IVER, La fortaleza de la soledad
Por Miquel Botella
DELOREAN, Extrañas compañías

ENTREVISTA (2018)

DELOREAN

Extrañas compañías

Por Quique Ramos
ANOUSHKA SHANKAR, El viaje flamenco
Por Ramon Súrio
ANDREW BIRD, Se pone serio

ENTREVISTA (2016)

ANDREW BIRD

Se pone serio

Por Xavier Gaillard
CARLOS VERMUT, La reivindicación de la incertidumbre
Por Desirée de Fez
LORENA ÁLVAREZ, Ella quiere su rumba
Por Víctor Lenore
FINO OYONARTE, La mirada interior

ENTREVISTA (2018)

FINO OYONARTE

La mirada interior

Por David Saavedra
MAZONI, Contra la inercia

ENTREVISTA (2016)

MAZONI

Contra la inercia

Por Borja Duñó Aixerch
DJ KRUSH, Beats & scratches

ENTREVISTA (1996)

DJ KRUSH

Beats & scratches

Por Bruno Galindo
WEYES BLOOD, Un trono para la dama
Por Álvaro García Montoliu
BEACH HOUSE, Mirar atrás, mirar adelante
Por Ramón Fernández Escobar
NICK CAVE, Más vale tarde que nunca
Por Jesús Rodríguez Lenin
LEÓN BENAVENTE, Juegos (premiados) de la edad tardía
Por David Saavedra
CHRISTINA ROSENVINGE, La novia era él (2ª parte)
Por Pepo Pérez
KING MIDAS SOUND & FENNESZ, 3 + 1 = 1
Por Carles Novellas
OMAR SOULEYMAN, Vivan los novios

ENTREVISTA (2014)

OMAR SOULEYMAN

Vivan los novios

Por Manel Peña
LOS EVANGELISTAS, El último regalo de Morente
Por Gabriel Núñez Hervás
CHUCK BERRY, Habló la leyenda

ENTREVISTA (1987)

CHUCK BERRY

Habló la leyenda

Por Joan Ribera
THE ORCHIDS, Los chicos “malos” de Sarah
Por Kiko Amat
KATE TEMPEST, Vidas cruzadas

ENTREVISTA (2017)

KATE TEMPEST

Vidas cruzadas

Por Llorenç Roviras
Arriba