USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
SOPHIE AUSTER, Tírame piedras y haré un castillo

Tiempo de accidentes.
Foto: Alfredo Arias

 
 

ENTREVISTA (2019)

SOPHIE AUSTER Tírame piedras y haré un castillo

Ha tenido que grabar dos repertorios diferentes para después esperar dos años hasta poder editar su nuevo trabajo, pero parece haber merecido la pena. Sophie Auster ha entregado un álbum que, sin suponer un hito cualitativo, sí podría suponer el ansiado reconocimiento definitivo a su trabajo como música.

Ya conocemos la trayectoria de sus padres, los escritores Paul Auster y Siri Hustvedt, y ella responde con una sonrisa ensayada cada vez que le preguntan sobre ello. “Es aburrido, pero estoy acostumbrada. En realidad no hay mucho que contar. A pesar de lo que parece, somos una familia de lo más normal”, responde ya al final de nuestra entrevista, justo antes de apagar la grabadora. El hartazgo está justificado. Su apellido pesa, y Sophie Auster lleva ya muchos años intentando ser una artista tomada en consideración por su propio trabajo dentro del pop de autor. Desde que actuó por aquí hace dos años, su conciencia como artista se ha afianzado un poco más. “Creo que ahora estoy más segura que antes. Me siento preparada para coger el toro por los cuernos y luchar para conseguir que este álbum funcione. Pero, al mismo tiempo, soy consciente de lo difícil que es todo y trato de tener los pies en el suelo”, admite. Sus esperanzas están depositadas en “Next Time” (BMG, 2019), su nuevo disco. Un trabajo que le ha costado más de dos años ver en la calle y cuya historia daría para escribir un libro.

“Ahora entiendo a esos músicos que pueden ir a una casa en cualquier sitio apartado de todo para pasar tres o cuatro meses grabando, haciendo únicamente eso”

Sería más o menos así. Tras su muy interesante “Dogs And Men” (CEN, 2015), tocaba editar una rápida continuación, y así lo hizo. Grabó un nuevo álbum en Nueva York, y ahí comenzarían una serie de catastróficas desdichas: incendios de estudios de grabación, pérdida de tomas originales, ruptura de contratos discográficos, demandas, preocupaciones y dolores de cabeza... y vuelta a empezar. Con una nueva colección de canciones totalmente diferentes, nuestra protagonista volvería a probar suerte, esta vez en Suecia con el veterano Tore Johansson como productor. “La casualidad hizo que diera con él, y, después de mandarle un par de canciones, me propuso salir de Nueva York e ir a grabar allí. Esa ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi carrera. Salir de mi entorno y encontrarme con ese espacio de extrema placidez... Ahora entiendo a esos músicos que pueden ir a una casa en cualquier sitio apartado de todo para pasar tres o cuatro meses grabando, haciendo únicamente eso. ¿Has visto la película de Freddie Mercury y Queen? Hay una parte en la que alquilan una casa en el campo para intentar volver a componer como lo habían hecho en sus inicios, sin distracciones fuera del grupo. Y es ese tipo de sentimientos los que pude experimentar estando allí, porque eso es todo lo que estuve haciendo durante ese tiempo. Además, me sentí como en casa, y creo que eso se ha reflejado de alguna forma en el sonido del disco, porque me escucho cantar relajada y segura de mí misma”, cuenta. En paralelo, en 2016 ganaría el John Lennon Songwriting Contest, un concurso neoyorquino de composición, con el tema “Little Bird” en la categoría de folk. Ella le resta importancia. “De alguna forma, una de mis canciones terminó allí. Estaba en París cuando unos amigos me llamaron para darme la noticia de que había ganado. Fue muy guay, porque George Clinton estaba en el jurado”, admite sonriente.

Vídeo para “Dance with Me”, dirigido por Spencer Ostrander y Ted King.





“Me gusta escribir canciones e interpretarlas. Sé cómo se hace y es a lo que me dedico. Porque es lo que me hace feliz”

Volvamos al disco. Una vez grabado, comenzaría otro calvario hasta verlo editado. Esta nueva colección de desatinos incluyó discográficas en quiebra, problemas varios para conseguir distribución, intentos de autoedición y, por supuesto, un final feliz. “Next Time” es ya una realidad, y todas las vicisitudes han servido para afianzar la seguridad de la artista de Brooklyn en sus posibilidades. “Ahora me siento más libre y segura que nunca antes. He pasado por muy diversos estados de ánimo con toda esta historia, pero he aprendido a tomarme las cosas de un modo mucho más relativo. Diría que me ha ayudado a madurar como profesional”, apunta pragmática antes de continuar. “Creo que todo esto ha merecido la pena, al menos para mí. Pero no sé qué esperar de estas canciones. Una siempre quiere lo mejor, pero puede que gusten o puede que piensen que son una mierda. Cómo lo tome el público no está en mi mano”, reflexiona.

De momento, parece que su proyección cotiza al alza y que este podría ser el disco que encumbrara su carrera. “Mexico”, una de las canciones del repertorio, aparecerá en “Going Places”, el spin off de “El gran Lebowski” (Joel y Ethan Cohen, 1998) dirigido por John Turturro que se estrenará en los próximos meses. “Aún no he podido ver la película, pero estoy deseando hacerlo. Formar parte de un proyecto importante no pasa todos los días, y estoy ansiosa por ver cómo se integra mi música en la trama”, dice. Sabe bien lo que es formar parte de un filme. Ha trabajado como actriz... y ¿como modelo? “He posado un par de veces, pero nunca he tenido una carrera como tal”, zanja elegantemente. Prefiere que la consideren música. Es lo que ha venido a defender. “Me gusta escribir canciones e interpretarlas. Sé cómo se hace y es a lo que me dedico. Porque es lo que me hace feliz”, concluye.

THE NEW RAEMON, Un contador de canciones
Por Dimas Rodríguez
LAWRENCE, Balada de la calle del perrito caliente
Por José Manuel Caturla
ALEJANDRO ESCOVEDO, Llorar, ganas de amar y colocarse
Por Ramón Fernández Escobar
KIKO VENENO, Venenoso

ENTREVISTA (2005)

KIKO VENENO

Venenoso

Por Víctor Lenore
MORENTE & LAGARTIJA NICK, El regreso de “Omega”
Por Guillermo Z. del Águila
CANCER MOON, Veneno en la piel

ENTREVISTA (1995)

CANCER MOON

Veneno en la piel

Por Roberto Herreros y Blas Fernández
FATHER JOHN MISTY, Verdad y melodía
Por Ramón Fernández Escobar
BOBBY WOMACK, Fénix de alma digitalizada
Por Ramón Fernández Escobar
FATHER JOHN MISTY, The Bright Side Of Life
Por Pablo Gil
LEYLAND KIRBY, No future

ENTREVISTA (2010)

LEYLAND KIRBY

No future

Por Llorenç Roviras
EL LEBRIJANO, Bajarse al moro

ENTREVISTA (1998)

EL LEBRIJANO

Bajarse al moro

Por Ramon Súrio
THE FIELD, Miles de años luz

ENTREVISTA (2010)

THE FIELD

Miles de años luz

Por Juan Monge
WEYES BLOOD, Un enigma de otro mundo
Por Álvaro García Montoliu
SMOG / PALACE, Magia cotidiana

ENTREVISTA (1996)

SMOG / PALACE

Magia cotidiana

Por Jesús Llorente
BURRUEZO & BOHEMIA CAMERATA, Mística moderna
Por Ramon Súrio
OKKERVIL RIVER, La otra cara de Texas
Por Vicenç Batalla
LEÓN BENAVENTE, Juegos (premiados) de la edad tardía
Por David Saavedra
MARIE DAVIDSON, El alma de la máquina
Por Álvaro García Montoliu
THE TELESCOPES, Más allá de la visión natural
Por David Saavedra
PAUL WELLER, Mirando hacia delante sin ira
Por David Saavedra
ANNA MEREDITH, Maximalismo pop entre audiolibros
Por Vicenç Batalla
TIRZAH, Esa extraña devoción

ENTREVISTA (2018)

TIRZAH

Esa extraña devoción

Por Álvaro García Montoliu
JOSH T. PEARSON, Maldito amor, gloriosa obsesión
Por Ramón Fernández Escobar
Arriba