Cargando...
SR. CHINARRO, En su máximo esplendor

Sr. Chinarro ha enfocado y concentrado sus virtudes; ha conseguido que sus letras sean a la vez más accesibles y más evocadoras que antes.

Foto: Alfredo Arias

 
 

PORTADA ROCKDELUX (RDL 249)

SR. CHINARRO En su máximo esplendor

Recuperamos la entrevista de Àlex D'Averc a Antonio Luque de cuando Sr. Chinarro fue portada en Rockdelux 249 (marzo 2007) tras publicar “El mundo según” (2006), confirmación de su mejor momento histórico al ser la continuación de “El fuego amigo” (2005); ambos, discos del año en la revista. En aquel instante, catorce años después de su primera grabación, Antonio Luque se nos aparecía con una estatura heroica. Porque nunca se resignó. Resistió a la precariedad de la industria musical independiente española, a las dificultades para mantener una banda estable y a la tentación de ejercer de eterno genio incomprendido. Y gracias a ello gozamos de uno de los momentos más dulces de la historia de nuestra música popular.

La bonhomía, una atenta disposición y un indisimulable entusiasmo por lo que el futuro de Sr. Chinarro pueda depararle. Si hace años un periodista hubiera descrito en estos términos su encuentro con Antonio Luque, habría existido la sospecha de que era un puro infundio. Porque alrededor del músico sevillano se había ido generando una leyenda que reparaba en su talante elusivo y displicente, así como en la forma sarcástica y hasta resentida de hablar de cuanto le rodeaba, empezando por sí mismo y por sus discos. Pero aun sin considerar que algunas socarronerías y maldades de su afilada lengua meridional pudieran haberse amplificado, no faltaban razones para más de uno de sus desánimos. La esencial: Luque no se ganaba la vida con la música. Y que alguien que disco tras disco se cobraba los elogios encandilados de la prensa especializada tuviese que financiarse de formas que nada tenían que ver con los escenarios no era solo una anécdota accesoria, sino un diagnóstico en extremo deprimente sobre nuestra situación cultural. Hubo un momento incluso, que posiblemente coincidiera con la publicación de un trabajo tan áspero y opaco como “La primera ópera envasada al vacío” (Acuarela, 2001), en que pudo tenerse la sensación de que el sevillano había tirado la toalla. Que había aceptado con indiferencia la imposibilidad de hacer trascender su música y que su voluntad ya no encontraría el temple indispensable para crear ese disco iluminado, arrebatador y redondo que su talento portentoso siempre nos había hecho esperar. 

“Yo pienso que me gustaría no perder el pelo, no engordar y no destruirme con ningún tipo de sustancia porque tengo muchas ganas de seguir. Pero no me planteo nada más” (Antonio Luque)

Resultó, no obstante, que en 2005 editó “El fuego amigo” (El Ejército Rojo-RCA-BMG), una inspiradísima colección de temas por la que supimos que algo muy sustancial había cambiado. Sr. Chinarro no solo sonaba mejor que nunca, sino que había enfocado y concentrado sus virtudes; había conseguido que sus letras fuesen a la vez más accesibles y más evocadoras que en ninguna ocasión anterior y su ilustración musical presentaba más matices, amplitud y depuración que en cualquiera de sus discos precedentes. Pero había aún otra cuestión primordial: la actitud. Algo que se demostró cuando, pese a una entusiasta acogida crítica, nuevas eventualidades discográficas frustraron una vez más la difusión que merecía el álbum. Luque no vaciló entonces en cambiar de sello, mantuvo la fe en la banda que le había dado una añorada estabilidad –Jordi Gil (guitarra), Pablo Cabra (batería) y Javier Vega (bajo)– y facturó una obra aún más poderosa si cabe: “El mundo según” (Mushroom Pillow, 2006), álbum nacional del año en Rockdelux. La maravillosa nueva era que el artífice de Sr. Chinarro no se había dejado doblegar por el aprendizaje de la decepción y su genio había prevalecido.

Es con este hombre resuelto con quien hablamos en Madrid de esos años de duras pruebas, de sus expectativas actuales y del misterioso oficio de hacer grandes canciones. Una conversación siempre escurridiza porque, como convenimos, cifrar en qué consiste el numen de la música, un arte donde fondo y forma son tan indisolubles, resulta tan apasionante como peliagudo. “Como decían en una película –apunta Antonio Luque–, es como bailar de matemáticas”. Pero también, como le sugiero, por su propia reluctancia a hablar de sus obras pasadas. ¿Por un sentimiento de extrañeza respecto a ellas una vez compuestas o más bien por pudor? “Supongo que se mezclan las dos cosas, porque soy bastante tímido y bastante inseguro. Pero, además, es que si no te olvidas de lo que acabas de hacer, no puedes empezar a hacer una cosa nueva. Y no puedes estar dándole vueltas a lo que, por otra parte, no tiene ya remedio, como es la grabación de un disco que ya se ha publicado”. En cualquier caso, el autor no puede estar de guardia para que se le interprete adecuadamente: “He dicho un millón de veces que me gusta ir a los estudios de grabación porque allí la idea que tienes en la cabeza toma una forma, que podría haber sido otra, pero toma una por las casualidades del momento, por la manera en que el técnico haya puesto el micrófono… No sé, todo influye… incluso la humedad del aire, la madera de los instrumentos... Y finalmente suena de una manera, y una vez que está grabada lo único que se puede hacer es pedir al técnico que la ponga muy fuerte para flipar en ese momento y… ahí se acaba. Y una vez que se acaba, lo que uno tiene que hacer es lavarse las manos y a pensar en lo siguiente”. Ese tenaz deseo que nunca le ha abandonado: “Yo pienso que me gustaría no perder el pelo, no engordar y no destruirme con ningún tipo de sustancia porque tengo muchas ganas de seguir. Pero no me planteo nada más”.

 
SR. CHINARRO, En su máximo esplendor

Rockdelux 249 (Marzo 2007)
Foto: Alfredo Arias
Diseño: Nacho Antolín

 

Sin embargo, también ese característico desapego admite hoy matices y hasta consiente cierta reconciliación con el pasado: “Yo he pasado unos años muy duros, primero trabajando con mi padre y luego trabajando en una fábrica por turnos, teniendo que dar órdenes sobre cosas que no me interesaban en absoluto a gente que ganaba muy poco y estaba fastidiada porque también trabajaba por turnos. Y yo no era feliz, y muchas veces me he podido comportar como un verdadero estúpido con gente que me ha acompañado y me ha ayudado a hacer música. Pero todo eso ha quedado atrás, y cuando pienso en mi pasado lo recuerdo con mucho cariño y ya está. Otra cosa es si me meto en la piel de un crítico musical y tengo que hablar de grabaciones antiguas. Entonces puedo encontrar muchos fallos. Y es que tengo que decir que aquellos discos antiguos –sobre todo porque hay fans que se empeñan en decir que son mejores, y hay veces que me molesto... yo, que tengo un pronto… un poco malo– sonaban FATAL, que hay mil millones de fallos en las letras, en cómo se grabaron, etcétera. Y parece que eso es echar piedras sobre mi propio tejado, cuando lo que quiero destacar es que he aprendido mogollón de cosas y que estoy muy contento con mi nuevo camino. También contento por el pasado, pero reconociendo que el culpable de muchas cosas era yo porque no era feliz y porque no tenía tiempo para hacerlo mejor”.

“Yo he pasado unos años muy duros, primero trabajando con mi padre y luego trabajando en una fábrica por turnos, teniendo que dar órdenes sobre cosas que no me interesaban en absoluto a gente que ganaba muy poco y estaba fastidiada porque también trabajaba por turnos. Y yo no era feliz” (Antonio Luque)

De hecho, la profesionalidad y el fin de la esquizofrenia de mudar continuamente de la piel de artista a la de responsable de una planta industrial y viceversa es una llave de paso del momento que atraviesa Antonio Luque: “Lo bueno de vivir de la música no es que vivas de la música, sino que vives con la música todo el día. Por vivir de la música todo el mundo se imaginará a Bisbal con sus apartamentos en Miami; y no se trata de eso, sino de tener un sueldo nada más, ser un trabajador más de la música. Y cualquier cosa, cuanto más le dediques más producto dará. Si tienes una plantación de árboles y le dedicas tiempo, te dará más fruto que si la tienes abandonada o vas de vez en cuando a hacer una barbacoa por allí”.

Nada que fuese necesario subrayar si no se diera la circunstancia de que la imagen de catástrofe inminente y de informalidad que en algún tiempo propagó ha acabado por ser una carga demasiado molesta: “Muy bien. Chinarro ha hecho algunos conciertos, hace ya mucho tiempo, malos. Se sigue hablando de eso y todo el que hable de eso, dentro de la industria musical pequeñísima de este país, está ayudando a que haya gente que diga: ‘No voy a verlos, no vaya a ser que vuelva a pasar’. Hace mucho que eso no pasa y el que insista que piense por qué lo hace. Yo no lo comprendo. Y me llama mucho la atención que tampoco se hable de cómo son las salas de conciertos de este país. Porque hay muchas que son pa-té-ti-cas, que suenan fatal, que no servirían ni para jugar al ping-pong. Y, sin embargo, se organizan conciertos y, claro, como la culpa siempre la tenemos los grupos… Yo he ido a teatros, preparados como auditorios con dinero público y demás, donde enfrente del escenario había… un frontón. O sea, un frontón propiamente dicho (risas)… pensado para que rebotara el sonido. Y, claro, luego a la gente no le gusta la música en directo...”.

 
SR. CHINARRO, En su máximo esplendor

Sr. Chinarro está hoy bajo el influjo de algún duende protector.

Foto: Alfredo Arias

 

Cierto es que esa leyenda tiene un reverso romántico. La de viejos seguidores de Sr. Chinarro que recuerdan con un celo casi amoroso aquellos tiempos en que defender la excelencia de Antonio Luque, su hermetismo y sus maneras intempestivas, no era precisamente ir a favor de obra. Y que consideran que este de hoy, más cercano y directo, resulta menos sugerente y auténtico que aquel. Pero al músico de El Aljarafe no parece ablandarle ese culto sentimental, como el de quienes le dicen echar de menos a David Belmonte, mano derecha de Luque en los álbumes “Compito” (1996), “El porqué de mis peinados” (1997) y “Noséqué-nosécuántos” (1998), los tres editados por Acuarela. “Belmonte tenía una gran habilidad para encontrar desarrollos melódicos una vez que la canción estaba ya en marcha –dice Luque–. Pero había algo que ni él sabía, ni yo sabía, ni nos decía el técnico que estaba en el estudio ni he leído nunca en ninguna crítica. Y es que un acordeón puedes meterlo cuando ya llevas dos minutos de canción y la cosa se está repitiendo. Pero meterlo de principio es un error. Y, además, empezaba a cantar y seguía el acordeón. ¡No! Haz callar al puto acordeón, que hay un tío cantando. ¿Que por qué digo yo esto si nadie lo había notado? Pues porque soy un bocazas y no me sé callar”.

“Porque una canción tiene que ser una canción: un par de estrofas, un estribillo, un mensaje claro, conciso y fuera. Vamos, a no ser que quieras hacer canciones de ocho minutos donde cuentes una opereta” (Antonio Luque)

Luque considera que, en cambio, en sus dos últimos discos todo resulta mucho más medido y reflexionado: “No es solo que suenen mejor. Es que las canciones están mejor cuadradas. Por ejemplo, y puede parecer una tontería pero no lo es, en ‘El mundo según’ no hay ni un acento cambiado. Recuerdo haber escuchado una canción hace tiempo en la que la cantante decía ‘electronica’ (con acento en la sílaba llana) para poder rimar. ¿Pero qué coño es la ‘electronica’?”.

¿Faltan fundamentos de composición en el pop español? Creo que sí, y no quiero que me pasen esas cosas porque quiero avanzar, quiero continuar y no parar.

Esta declaración tan contundente de seguridad en estar acercándose cada vez más a la escritura de perfectas piezas de orfebrería pop –“porque una canción tiene que ser una canción: un par de estrofas, un estribillo, un mensaje claro, conciso y fuera. Vamos, a no ser que quieras hacer canciones de ocho minutos donde cuentes una opereta”– tiene su correlato en dos discos que en dos años consecutivos se han encaramado a la cima de lo mejor del año según Rockdelux. Aunque, como ya advertíamos al principio, no basta para explicar ese algo inexplicable que distingue lo bueno de lo excelso. Las claves de esa genialidad hay que perseguirlas en mil sitios más. En ese sentido del humor prendado de amor a lo fugaz y a lo pequeño, pero también de una tímida melancolía que hace a Luque tan único; o en su instinto cada vez más aguzado para los juegos de palabras, los cambios de contexto y los tropos fulminantes. E incluso en la buena estrella: “Este grupo –asegura– ha entrado en una espiral de suerte”. ¿Por qué no?

Aquella noche nos despedimos en el Santiago Bernabéu. En el partido que se iba a jugar, para nuestro deleite, un Betis en posiciones de descenso eliminará al Real Madrid de la Copa del Rey. Y es que, sea como sea, nadie puede dudar de que Sr. Chinarro está hoy bajo el influjo de algún duende protector.

BON IVER, Una buena historia

PORTADA ROCKDELUX (RDL 298)

BON IVER

Una buena historia

Por David Saavedra
NACHO VEGAS, Verdad, moral, fe y otras paradojas

PORTADA ROCKDELUX (RDL 236)

NACHO VEGAS

Verdad, moral, fe y otras paradojas

Por Pablo Gil
CHRISTINA ROSENVINGE & NACHO VEGAS, Reunión (vampírica) en la cumbre
Por David Saavedra
ANIMAL COLLECTIVE, 20.000 leguas de viaje submarino

PORTADA ROCKDELUX (RDL 269)

ANIMAL COLLECTIVE

20.000 leguas de viaje...

Por Eduardo Guillot
KANYE WEST, Todo sobre mi ego

PORTADA ROCKDELUX (RDL 320)

KANYE WEST

Todo sobre mi ego

Por Luis Lles
LA BUENA VIDA, En mi jardín

PORTADA ROCKDELUX (RDL 189)

LA BUENA VIDA

En mi jardín

Por Laura Sales
LOQUILLO, El niño grande apuesta fuerte

PORTADA ROCKDELUX (RDL 77)

LOQUILLO

El niño grande apuesta fuerte

Por Diego A. Manrique
PIXIES, Corazón Diablo

PORTADA ROCKDELUX (RDL 78)

PIXIES

Corazón Diablo

Por David S. Mordoh y Ricardo Aldarondo
THE MAGNETIC FIELDS, L.A. & Psychocandy

PORTADA ROCKDELUX (RDL 258)

THE MAGNETIC FIELDS

L.A. & Psychocandy

Por Ferran Llauradó
IGGY POP vs. THE WHITE STRIPES, Memorias de Detroit
Por Keith Cameron
NIRVANA, Generación X

PORTADA ROCKDELUX (RDL 102)

NIRVANA

Generación X

Por Amy Raphael
MANEL, ¡Qué salto! ¡Caray, qué salto!

PORTADA ROCKDELUX (RDL 294)

MANEL

¡Qué salto! ¡Caray, qué salto!

Por Joan Pons
FLEET FOXES, La calma

PORTADA ROCKDELUX (RDL 295)

FLEET FOXES

La calma

Por David Saavedra
LEONARD COHEN, El burgués juglar

PORTADA ROCKDELUX (RDL 276)

LEONARD COHEN

El burgués juglar

Por Alberto Manzano
JOANNA NEWSOM, Etérea ambición

PORTADA ROCKDELUX (RDL 248)

JOANNA NEWSOM

Etérea ambición

Por Ramón Fernández Escobar
BOB DYLAN, Rebelde sin causa

PORTADA ROCKDELUX (RDL 241)

BOB DYLAN

Rebelde sin causa

Por Tom Doyle y Miguel Martínez
TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO, Resistencia

PORTADA ROCKDELUX (RDL 317)

TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO

Resistencia

Por Iago Martínez
STROMAE, Eurobeat contra la depresión

PORTADA ROCKDELUX (RDL 327)

STROMAE

Eurobeat contra la depresión

Por Vicenç Batalla
PUBLIC ENEMY, Black & Brain

PORTADA ROCKDELUX (RDL 89)

PUBLIC ENEMY

Black & Brain

Por Miquel Botella
PONY BRAVO, Porque su rumba está buena

PORTADA ROCKDELUX (RDL 316)

PONY BRAVO

Porque su rumba está buena

Por Joan Pons
EDWYN COLLINS, Una historia de amor

PORTADA ROCKDELUX (RDL 288)

EDWYN COLLINS

Una historia de amor

Por David Saavedra y Ricardo Aldarondo
ALELA DIANE, La ruta natural

PORTADA ROCKDELUX (RDL 275)

ALELA DIANE

La ruta natural

Por Juan Manuel Freire
REFREE, Dulce decadencia

PORTADA ROCKDELUX (RDL 254)

REFREE

Dulce decadencia

Por Jordi Bianciotto
Arriba