USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
TACHENKO, Con Micah P. Hinson, un “maldito” que no lo es tanto

Tachenko, la banda de apoyo de Micah P. Hinson (& señora).

Foto: Rebecca Escabrós

 
 

EN LA CARRETERA (2011)

TACHENKO Con Micah P. Hinson, un “maldito” que no lo es tanto

En 2010, Micah P. Hinson visitó España en varias ocasiones: primero, en solitario en junio; después, con Centro-matic en noviembre y, por último, junto a Tachenko en diciembre. Sebas Puente, guitarrista, cantante y letrista del cuarteto zaragozano, explicó en este artículo lo que supuso dar cobertura instrumental al de Memphis. Toda una experiencia.

Que Micah P. Hinson no aterrizase a tiempo para ensayar antes de la gira que teníamos por delante (del 9 al 19 de diciembre de 2010) entraba dentro de lo esperado. Pero, ojo, no dentro de lo “planificado”: con nuestro amigo hemos aprendido a no planificar nada (como si la planificación fuera el punto fuerte de Tachenko...), a imbuirnos de una especie de estado zen que nos permite seguirle el ritmo, acompañarlo en su andadura, cabalgar a su lado (por poner un ejemplo más cercano a la tierra que habita, desierta, como la nuestra), encajar cada nota –eso intentamos– en el momento exacto, respetando tanto las aceleraciones como los retardos. Sabemos que no somos especialmente virtuosos. Pero también sabemos que, a veces, la potencia sin control no sirve de nada. Y de nada servía lamentarse: el desenfreno de vuelos transoceánicos no había hecho posible que nos viésemos las caras hasta el día mismo del primer concierto, por la mañana. Debía bastar con la puesta en común que habíamos llevado a cabo un día de noviembre en los estudios El Cariño de Zaragoza.

“Pese a sus sempiternos dolores de espalda, Micah parece una persona medianamente feliz, deambulando con Ashley de un lado para otro. Aunque discutan cuando uno le gana al otro al ‘Super Mario Kart’ en la furgoneta. Quiero decir que siempre interesarán más las historias turbias”

Y así fue. Tras un primer concierto –algo más caótico que los demás– en Girona, después de un ensayo de emergencia durante la misma prueba de sonido, acordamos que lo más difícil estaba superado. Micah habló acerca del espíritu de los grupos antiguos, de la improvisación (“pues vale, por nosotros perfecto”): el norteamericano, no cabía duda, estaba contento. Al bajar del escenario tras el primer bloque del pase, los cuatro tachenkos asistimos a un pequeño cambio en el modo de interpretar las canciones que acomete en solitario con respecto a cómo lo hacía durante su anterior gira. Últimamente, nos confesó, no puede dejar de escuchar a Dylan, de estudiar su forma de cantar y rasguear la guitarra. Dicha influencia fue evidente en la versión acústica de “Beneath The Rose”, que interpretó noche tras noche a dúo con Ashley, su mujer, como unos Johnny Cash y June Carter modernos.

Las drogas, la cárcel, todo lo “maldito” atrae a la gran mayoría del público: a mí también, por qué no reconocerlo. Pero tendremos que asumir que, si cualquiera de nosotros hubiéramos gastado gran parte de nuestra vida en cualquier pueblo o ciudad del estado de Texas, seguramente habríamos terminado pasando alguna que otra noche en el calabozo, y eso es así. Recién llegados a la sala de Granada, y mientras descargábamos la furgoneta, tradujimos a Micah unos carteles que anunciaban el concierto, y que se cebaban en las etapas más oscuras de su vida, que transcurrieron hace unos siete u ocho años. También le llamaban “cuatro ojos”, o algo por el estilo, sin más, por las buenas. Todo en un mismo texto, y a bocajarro. Nos resultó bastante cómico –a él el primero–: ese texto nos mantuvo animados durante toda la prueba de sonido.

Pese a sus sempiternos dolores de espalda, Micah parece una persona medianamente feliz, deambulando con Ashley de un lado para otro. Aunque discutan cuando uno le gana al otro al “Super Mario Kart” en la furgoneta. Quiero decir que siempre interesarán más las historias turbias que aquellas protagonizadas por una banda de treintañeros (o casi) en un vehículo haciendo la ruta Girona-Murcia-Valladolid-Valencia-Granada-Málaga-Sevilla-Zaragoza-Madrid-Vigo-Mallorca; cada uno de esos treintañeros con sus propias películas en la cabeza. Uno conduciendo. El otro hablando por teléfono sin parar. El otro robándole las meriendas (literalmente) al del teléfono. El otro durmiendo o leyendo. El otro fumando o contestando entrevistas o releyendo cómics. Etcétera... En definitiva, cada palo aguantando su vela.

 
TACHENKO, Con Micah P. Hinson, un “maldito” que no lo es tanto

Sebas Puente y Sergio Vinadé (guitarras y voces), Micah P. Hinson & Ashley, Alfonso Luna (batería) y Edu Baos (bajo). Foto: Rebecca Escabrós

 

Hemos introducido a Micah Paul en el mundo del fútbol. Su canción “Don’t You Forget” fue elegida para sonar en el anuncio de una famosa marca de cerveza durante las retransmisiones del Mundial que, ¡oh, sí!, ganamos el verano pasado. Cada vez que nos preparábamos para tocarla, pronunciaba uno de sus célebres discursos asegurando que se sentía muy orgulloso de que una de sus criaturas hubiera estado presente en la andadura de esa selección que se llevó por delante a ingleses, franceses, belgas, holandeses, italianos y demás nacionalidades. Las primeras que le venían a la cabeza, supongo. Evidentemente, no vio ni un partido.

“Días después, tras la prueba de sonido en Valencia, fue iniciado en las excelencias del Barça, que le endosó una goleada a la para mí siempre mítica Real Sociedad. Pegaba tales brincos y gritaba de tal manera que la clientela del bar –muchos de ellos parte del público en el posterior concierto– pensaron que el de Memphis era culé”

Días después, tras la prueba de sonido en Valencia, fue iniciado en las excelencias del Barça, que le endosó una goleada a la para mí siempre mítica Real Sociedad. Pegaba tales brincos y gritaba de tal manera que la clientela del bar –muchos de ellos parte del público en el posterior concierto– pensaron que el de Memphis era culé. Nada más lejos de la realidad: “Yo no soy de ningún equipo, a mí me gustan los goles. Yo soy de los goles”. Esa perla de sabiduría es una traducción literal de una frase que días después pronunció, en el aeropuerto de Santiago, recordando el partido. Si eso no es una declaración de intenciones, ya me diréis.

“Are you a man or a mouse?”, espetó Sergio a Micah en El Churrasco de Oro, donde siempre hacemos escala al entrar en Galicia –A Gudiña es el nombre del pueblo–. Se discutía el tamaño de la carne: chuleta o chuletón. Micah, envalentonado, contestó: “A man, of course”... Pero al contemplar el chuletón enfrente suyo, tuvo que rectificar: “Sergio, I’m a mouse”. Yo elegí ratón también. No tenía demasiada hambre.

La fama de Micah P. Hinson ha aumentado considerablemente desde su última visita. Él mismo se dio cuenta a pie de calle, cuando la gente comenzaba a pedirle fotos en todo tipo de lugares. En ese momento decidió dejar de retratarse con los fans, aunque siempre con muchísima educación, y acceder a firmar cualquiera de los discos, o su primer libro, que aprovechó para presentar en las tiendas FNAC de Málaga y Sevilla. Se trata de “No voy a salir de aquí”, una pequeña novela que escribió hace años, con un estilo de Bukowski alucinado; y los lectores tienden a confundir al protagonista con el autor. Él lo desmiente: Micah, lejos de beber vino peleón cada día, le da al zumo de naranja. Lo que sí es verdad es que conserva cierta aura en su personaje cada vez que sube a un escenario: sabe perfectamente que conviene más resultar “maldito” que parecer “majo”. En sus propias palabras, durante el concierto de Vigo: “Me acaban de traducir un artículo del periódico en el que me hacen parecer bastante agradable. Y no sé si eso es bueno...”. La ironía saltaba a la vista, pero no deja de tener razón: la tranquilidad vende menos.

El caso es que acabo de dejarlo en el hotel de Zaragoza (mañana comenzamos la segunda minitanda de conciertos: Gijón, Logroño y Donosti, del 6 al 8 de enero, respectivamente), y a mí me ha vuelto a resultar simpático mientras cenábamos en el Burger King hablando de los Reyes Magos, los evangelios apócrifos, la ley antitabaco, los nacidos bajo el signo de Acuario y los Flaming Lips. Las conversaciones con él son así.

MANOS DE TOPO, Las rolas están muy chidas
Por Rafa de los Arcos
FURGUSON / ALIMENT, Una gira para dos

EN LA CARRETERA (2011)

FURGUSON / ALIMENT

Una gira para dos

Por Edu Vila y Pol Huedo
ROBERT FORSTER, Lluvia de primavera

EN LA CARRETERA (2013)

ROBERT FORSTER

Lluvia de primavera

Por Adrián de Alfonso
OCELLOT, Visiones de China

EN LA CARRETERA (2016)

OCELLOT

Visiones de China

Por Marc Fernández
MAZONI, Zumo de canción

EN LA CARRETERA (2015)

MAZONI

Zumo de canción

Por Jaume Pla
ARIES, De ruta por Europa con Calvin Johnson
Por Isabel Fernández Reviriego
MARGARITA, Quince conciertos, quince ciudades
Por Margarita
THE SUICIDE OF WESTERN CULTURE, Para protegerte a ti, a tu familia y a tu comunidad
Por The Suicide Of Western Culture
CUCHILLO, Diario de una gira por Estados Unidos
Por Cuchillo
LITORAL, Perder el norte

EN LA CARRETERA (2011)

LITORAL

Perder el norte

Por Pau Roca
DEPEDRO, Pedacitos de vértigo

EN LA CARRETERA (2011)

DEPEDRO

Pedacitos de vértigo

Por Jairo Zavala
MANEL, Tres conciertos, dos universidades y un quiste sacro
Por Guillem Gisbert
I AM DIVE, Entre los hipsters texanos y los hippies de Chicago
Por Esteban Ruiz
THE BLACK BAGS, Con Daniel Johnston en Nimes
Por Xavi Caparrós
PUMUKY, La “mala buena suerte” en México
Por Jaír Ramírez
DEAD CAPO, Intensidad en Addis

EN LA CARRETERA (2012)

DEAD CAPO

Intensidad en Addis

Por Javier Díez Ena
BEACH BEACH, Sobrevivir con ceviche y pisco
Por Tomeu Mulet
REMATE, A 1.250 millas de Omaha

EN LA CARRETERA (2013)

REMATE

A 1.250 millas de Omaha

Por Remate
BURRUEZO, El loco errante (de países, de músicas, de estilos...)
Por Pedro Burruezo
ZA!, Ponencias australianas

EN LA CARRETERA (2015)

ZA!

Ponencias australianas

Por Za!
DORIAN, Una gira por Latinoamérica

EN LA CARRETERA (2012)

DORIAN

Una gira por Latinoamérica

Por Marc Gili
EXTRAPERLO, Viaje relámpago a Londres

EN LA CARRETERA (2013)

EXTRAPERLO

Viaje relámpago a Londres

Por Borja Rosal
ANÍMIC, Chorrillanas y pisco sours

EN LA CARRETERA (2013)

ANÍMIC

Chorrillanas y pisco sours

Por Miquel Plana “Zuma”
Arriba