×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
THE BAD PLUS, La extraordinaria normalidad

Música y no imposturas, ironías o tendencias.

 
 

ENTREVISTA (2009)

THE BAD PLUS La extraordinaria normalidad

The Bad Plus seleccionaron una docena de sus canciones favoritas, se buscaron una vocalista (Wendy Lewis) y grabaron un álbum de versiones: “For All I Care” (2008) es una colección de éxitos indie, himnos rock y composiciones clásicas contemporáneas. Nada raro, nada que no se hubiese hecho antes. Solo que The Bad Plus son un trío de jazz. Roger Roca los entrevistó.

Un breve recordatorio: The Bad Plus son aquel grupo de jazz que surgió a principios de década envuelto en la controversia y llegó a oídos del público del rock gracias a sus versiones de Abba y Nirvana y a un acercamiento heterodoxo al jazz. Ficharon por Columbia, lograron un gran éxito para los estándares de esta música y al mismo tiempo se convirtieron en el sujeto propicio para una polémica recurrente no solo en la historia del jazz, sino en la del rock: que si auténticos o fakes, que si oportunistas o visionarios, que si respeto a la tradición o ruptura...

Ocho años después de su fundación y con media docena de álbumes a sus espaldas, la polémica ya queda muy atrás. O por lo menos, debería. Reid Anderson (contrabajo), Dave King (batería) y Ethan Iverson (piano) han demostrado con creces que son un grupo normal, sin artificios, tan “auténtico”, tan “de verdad”, como cualquier otro. The Bad Plus son hijos del midwest norteamericano. Una tierra sin épica, sin aura. La tierra del acento yanqui más neutro, la tierra de Johnny Carson. Minneapolis y Wisconsin no son Nueva York ni California, no son el sur del blues ni el cinturón de la Biblia. Esta es la tierra de la clase media.

"No hace mucho hablé con un periodista alemán y toda la conversación giró sobre si nos preocupaba lo 'cool', sobre si es 'cool' tocar una canción de Bee Gees... El tipo de asuntos que nunca aparecen en nuestras conversaciones"
(Ethan Everson)

The Bad Plus fueron a la universidad, estudiaron clásico, escucharon rock en la FM y se enamoraron del jazz. Y de esa normalidad han hecho una virtud, transformando su legado en materia primera en una música única e inconfundible. Lo extraordinario, dejando a un lado su altísimo nivel artístico, su sonido y sus arreglos, no es la música que hacen. Lo extraordinario es que no haya más grupos como ellos. ¿Qué música debería hacer un artista sino aquella que le resulta propia, natural? “For All I Care” (Do The Math-Emarcy-Universal, 2008), su primer álbum formado completamente por composiciones ajenas, refuerza esta idea de naturalidad.

El trío, con la colaboración de una desconocida cantante indie de Minneapolis, Wendy Lewis (Redstart, Rhea Valentine), desarma y vuelve a armar canciones que les gustan. Pop y rock de Pink Floyd, Wilco, The Flaming Lips, Bee Gees, Yes, Heart y Roger Miller, pero también piezas de compositores clásicos del siglo XX: Igor Stravinsky, György Ligeti y Milton Babbitt. Quien quiera puede verlo como un ejercicio de ironía, pero se pierde algo mucho más interesante. “For All I Care” es el fruto genuino de un riguroso trabajo conceptual, construido a partir de fantásticas improvisaciones y cuidados arreglos, y viene a demostrar lo que el batería Dave King dijo en estas mismas páginas cinco años atrás, cuando The Bad Plus estaban en el ojo del huracán: “Para mí, ‘Smells Like Teen Spirit’ es un millón de veces más importante que ‘All The Things You Are’” (el famoso estándar). El pianista Ethan Iverson responde a Rockdelux, feliz de poder hablar por fin de música y no de imposturas, ironías o tendencias.

A estas alturas, ¿aún tenéis que dar explicaciones extra sobre lo que es y lo que no es The Bad Plus? En Norteamérica es más fácil. Cuando tocamos para gente del “midwest”, incluso los que no son aficionados al jazz entienden que esto es sincero. No hace mucho hablé con un periodista alemán y toda la conversación giró sobre si nos preocupaba lo “cool”, sobre si es “cool” tocar una canción de Bee Gees... El tipo de asuntos que nunca aparecen en nuestras conversaciones. Lo último que hace un tipo del “midwest” como nosotros es preocuparse de escuchar la música adecuada para tener los amigos adecuados.

Pues en Europa lo hacemos mucho. Forma parte de nuestras relaciones sociales. ¡Pero es que The Bad Plus es nuestra vida! Esta música es lo que hacemos cada día. No tocamos canciones para estar al día, ni música buscadamente kitsch, ni nada de eso...

 
THE BAD PLUS, La extraordinaria normalidad

Reid Anderson, Ethan Iverson y Dave King, con Wendy Lewis.

Foto: Michael Dvorak

 


¿Qué representa “For All I Care” en vuestra carrera? Siempre hemos creído en el poder de las canciones. Una vez alguien nos describió como un grupo de canciones vanguardistas, y nos pareció muy acertado. Así que quisimos hacer un álbum de canciones, y después de cinco discos con el trío era el momento de una colaboración. Dave conocía a una cantante fantástica, Wendy, de cuando tocaban juntos en bandas de rock, y nos pareció ideal.

The Bad Plus es un grupo muy compacto. Siempre creí que sería difícil para vosotros incluir a alguien de fuera. Wendy es muy generosa y lo ha hecho todo fácil. Podemos trabajar con alguien siempre que entienda los parámetros de The Bad Plus. Sería muy difícil tocar con un músico de jazz cualquiera, que cree en música muy abierta. Y al contrario, sería difícil trabajar con alguien que no esté preparado para aceptar la improvisación.

The Bad Plus funciona más como un grupo de rock que como un grupo de jazz. Apenas tenéis proyectos paralelos. Me pregunto si no resulta muy difícil mantener un grupo así. Económicamente puede que sea difícil, pero creo que este es el futuro. Creemos en la música improvisada en la que cada instrumentista contribuye por igual. Y los grandes grupos de jazz de la historia, como el John Coltrane Quartet, funcionaban así. Y lo que ocurre hoy en el jazz, eso de que nunca sabes quién tocará con quién, me parece que empobrece la música.

“Creemos en la música improvisada en la que cada instrumentista contribuye por igual. Y los grandes grupos de jazz de la historia, como el John Coltrane Quartet, funcionaban así. Y lo que ocurre hoy en el jazz, eso de que nunca sabes quién tocará con quién, me parece que empobrece la música
(Ethan Iverson)

Con The Bad Plus habéis construido vuestro propio canon estético. No sé si es más o menos difícil que intentar encajar en la tradición del jazz, pero igualmente conlleva ciertas expectativas. Puede que sí. Pero a las expectativas hay que darles la vuelta. Un ejemplo: la canción “Comfortably Numb” de Pink Floyd tiene un solo de guitarra de David Gilmour muy famoso. Para la versión en “For All I Care”, decidí que en mi solo tocaría el mínimo de notas posibles. Quise tocar el solo menos heroico que pude. Y creo que me ha salido bastante poco heroico...

La mayoría de músicos de jazz ni se lo plantearían. No hay duda de que al jazz le iría bien un poco más de reflexión y concepto. Hoy hay demasiado jazz que no se plantea ese tipo de cosas. Los grandes maestros pensaban en lo que hacían a un alto nivel. Duke Ellington era un artista conceptual, como Coltrane y Thelonious Monk. Por Dios, ¡su vida entera fue un gran gesto conceptual! Ese es el tipo de músicos que nos gusta en The Bad Plus. Como Ornette Coleman...

Actuó en Barcelona en 2007 y creo que fue lo más emocionante que he visto nunca... Cuando escuchas en directo el sonido de su saxofón alto te sientes en contacto con algo indescriptible, con otra clase de verdad...

The Bad Plus es un grupo muy apegado a su tiempo, y ya no estamos en los años sesenta. ¿Crees que hay algo espiritual en vuestra música o la idea te resulta cursi? No soy religioso ni particularmente espiritual, pero sí creo que cualquiera que tenga algo que decir a través de la música habla de alguna cosa que es más grande que sí mismo.

En tu blog analizas muy profundamente la música de otros. ¿Aplicas ese mismo análisis a vuestra propia música? Pensamos en ello, pero intentamos limitarnos a los detalles. Porque, sin resultar demasiado esotérico, si eres improvisador de alguna manera lo que haces es canalizar lo desconocido. Hay ciertas cosas que entiendo sobre nuestra química con Dave y Reid, pero no quiero analizarla demasiado para no ponerla en peligro. Te pondré un ejemplo. En “For All I Care”, decidimos enfrentarnos a algunas piezas de música clásica del siglo XX. Pensé mucho en ello. Si te fijas, verás que hay muy poca improvisación del piano. Estoy muy orgulloso de tocar las piezas tal y como son y dejar que el elemento jazz venga de la batería. Creo que es algo que no se había hecho nunca con estas composiciones.

¿Estáis cerca de ser el grupo que querríais ser? Para que fuese ideal tendría que acabar tocando el piano un poco mejor, pero estoy muy contento de trabajar con Reid y Dave. Y además tenemos un folclore común, la cultura del “midwest”.

¿De verdad es tan importante para The Bad Plus? Absolutamente.

CESÁRIA ÉVORA, Episodios de leyenda
Por Luis Troquel
EMMY THE GREAT, La guerra tranquila
Por Juan Manuel Freire
PAOLO CONTE, Suspiros mediterráneos
Por Luis Lapuente
PAUL HAIG, Nanorobótica independiente
Por José Manuel Caturla
YO LA TENGO, Así que pasen otros veinte años
Por César Estabiel
FUTURE ISLANDS, El camino a casa

ENTREVISTA (2017)

FUTURE ISLANDS

El camino a casa

Por César Luquero
ULTIMATE PAINTING, Menos es todo

ENTREVISTA (2015)

ULTIMATE PAINTING

Menos es todo

Por Juan Manuel Freire
SHARON JONES, El camino difícil

ENTREVISTA (2010)

SHARON JONES

El camino difícil

Por Ramón Fernández Escobar
ALEX ANWANDTER, Disidencia pop

ENTREVISTA (2017)

ALEX ANWANDTER

Disidencia pop

Por Cristian Rodríguez
MORENTE, Buscando la hecatombe

ENTREVISTA (2010)

MORENTE

Buscando la hecatombe

Por Luis Troquel
SLEAFORD MODS, Bored to be wild

ENTREVISTA (2014)

SLEAFORD MODS

Bored to be wild

Por Kiko Amat
GRUPO DE EXPERTOS SOLYNIEVE, La vida buena
Por Guillermo Z. del Águila
ESPANTO, Una libertad conquistada

ENTREVISTA (2016)

ESPANTO

Una libertad conquistada

Por David Saavedra
THOMAS KÖNER, Borroso

ENTREVISTA (2012)

THOMAS KÖNER

Borroso

Por Llorenç Roviras
DESTROYER, La vida adulta

ENTREVISTA (2011)

DESTROYER

La vida adulta

Por Juan Monge
KIM FOWLEY, Famoso en la sombra

ENTREVISTA (2012)

KIM FOWLEY

Famoso en la sombra

Por Ramón Fernández Escobar
PONY BRAVO, Buscando un estado de ánimo
Por Paco Camero
MOTÖRHEAD, La fiesta de los 10 años
Por Luis Carlos Buraya
ALEX ROSS, La clásica como nunca la has leído
Por Juan Manuel Freire
XENIA RUBINOS, La aldea global

ENTREVISTA (2012)

XENIA RUBINOS

La aldea global

Por Eduardo Guillot
PXXR GVNG, Arriba las manos

ENTREVISTA (2015)

PXXR GVNG

Arriba las manos

Por Jesús Llorente
IGNACIO JULIÀ, Las tomas falsas de Sonic Youth
Por Santi Carrillo
Arriba