×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
THEO ANGELOPOULOS (1935-2012)
THEO ANGELOPOULOS (1935-2012)

El gran comunicador de ideas de una manera alegórica.

 

Theo Angelopoulos (Atenas, 1935) era un autor muy autor, con toda la amplitud de denotación y connotación del término. Entendía el cine como un medio de expresión artística que se sostenía en la dilatación del tiempo y la coreografía del espacio. Pertenecía a una estirpe de cineastas muy especial, particular y reducida, la de los Antonioni, Jancsó, Garrel, Duras o Tarkovsky. El paso sostenido de las películas de todos ellos aspiraba a producir en el espectador una revelación lírica, a alterar su estado de ánimo y percepción y a comunicar ideas de manera alegórica. Cine-poesía minoritario vs cine-prosa mayoritario.

Viendo las películas de Angelopoulos, en concreto, se tenía la sensación de que todo el peso cultural e histórico de Europa caía sobre ti. Las imágenes imborrables de filmes como “El viaje de los comediantes” (1975), “Alejandro, el grande” (León de Oro en Venecia, 1980), “Paisaje en la niebla” (1988), “La mirada de Ulises” (Gran premio del jurado en Cannes, 1995) o “La eternidad y un día” (Palma de Oro en Cannes, 1998) tenían una densidad y una belleza fuera de lo común. Se le podría acusar de críptico, de pesado, de trascendente en exceso (su cine era muy “premiable” en los círculos de la alta cultura), pero sus filmes también eran muy hermosos, muy sensoriales y, en definitiva, muy únicos.

Desde su primera película en 1970, “Reconstrucción”, hasta “The Other Sea”, la cinta sobre la actual crisis económica y social de Atenas que estaba preparando, Angelopoulos observó siempre las transformaciones, la memoria y la erosión de Europa con una mezcla de pesimismo y humanismo. Esa mirada, tan grave, tan lúcida, se cegó de repente ayer, 24 de enero, cuando el director griego sufrió un absurdo accidente de tráfico que acabó con su vida (atropellado por un policía motorizado mientras se dirigía al set de la segunda semana de rodaje). La sensación no es solo de pérdida de un gran director de cine; la sensación es que el ojo de Europa se ha cerrado.

 

El recuerdo a “La mirada de Ulises”, una de las joyas de la filmografía de Theo Angelopoulos.

 
Publicado en la web de Rockdelux el 25/1/2012
Arriba