USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
TIRZAH, Esa extraña devoción

Tirzah Mastin: amor y devoción. Foto: Clare Shilland

 
 

ENTREVISTA (2018)

TIRZAH Esa extraña devoción

Al calor del post-R&B británico surge la penúltima sensación del underground. Las observaciones románticas de Tirzah Mastin se visten (y desvisten) con unos beats colapsados servidos por Mica Levi, cada vez más lejos del club y más cerca de la alcoba en su mayúsculo álbum de debut. Arca está obsesionado con ellas, y tú también deberías estarlo. Entrevista de Álvaro García Montoliu.

Desde la irrupción de The xx y James Blake, el pop alternativo británico se ha envuelto de un halo minimalista. Es una corriente que incluso llegó a un mainstream borracho de esa melancolía sombría. Claro que también ha existido mucho oportunismo y abundan más los London Grammar que los Holy Other. Tirzah deben mucho a The xx y James Blake, pero a la vez no son como ninguno de ellos. Crean belleza del error saboteando sus propias canciones. El suyo es un pop imperfecto que estiran, retuercen y descomponen hasta el extremo que la música popular pierde su sentido más estricto. Esto ya no es pop minimal, sino pop deconstruido y destruido. “Me fascina el error, pero es algo que no puedes controlar. A veces obtienes resultados de algo que no has planificado previamente. El proceso no se ha de sentir como algo forzado o artificial. Creo que los errores están a tu alrededor, pero depende de ti hacer algo con ellos o no. Es una manera divertida de trabajar”.

“Normalmente, Mica aporta muchos ‘beats’ de antemano. A ella siempre la verás componiendo nueva música, experimentando con nuevos ‘loops’. Luego, aparezco yo con las letras de las canciones”
(Tirzah Mastin)

Al otro lado del teléfono, habla con voz dulce y plácida Tirzah Mastin, erróneamente considerada el alma del proyecto. En realidad, Tirzah, el grupo, está integrado por ella y Mica Levi, una de las artistas experimentales más fascinantes que ha dado el Reino Unido en la última década; nominada, por cierto, a un Óscar a la mejor banda sonora por su esquelética partitura para “Jackie” (Pablo Larraín, 2016). Ambas se conocieron hace ya casi dos décadas en The Purcell, una escuela para jóvenes talentos musicales a las afueras de Londres donde Mastin entró a los 13 años por recomendación de su entonces profesora de música en el colegio. “Cuando la conocí, sentí que era una persona muy amigable y relajada. Rápidamente vi que tenía un enfoque genuino sobre cómo crear música. Nos resulta muy fácil apreciar lo que cada una hace. Nos esforzamos para que las cosas funcionen, sin complicaciones. Solo nos falta ganar habilidades organizativas”.

Aunque Tirzah y Mica llevan desde principios del milenio trabajando juntas, el proyecto no empezó a editar oficialmente hasta 2013 al calor de Greco-Roman, sello de Joe “Hot Chip” Goddard. Suyas son pequeñas gemas ocultas de dance-pop experimental como “I’m Not Dancing” y “No Romance”. Sus roles en el estudio son claros, aunque la metodología a partir de ahí es variable. “Normalmente, Mica aporta muchos ‘beats’ de antemano. A ella siempre la verás componiendo nueva música, experimentando con nuevos ‘loops’. Luego, aparezco yo con las letras de las canciones. Algunas veces las tengo preparadas y otras las trabajamos juntas. La melodía suele surgir de una manera natural durante el proceso de improvisación”.

Vídeo de “Devotion” (con Coby Sey), tema titular del álbum de debut de Tirzah.

Todo esto ha cristalizado en un álbum de debut, “Devotion” (Domino-Music As Usual, 2018), que ha destacado rápidamente entre la cosecha del año. Es una colección de canciones de amor que evita caer en los clichés del primer encuentro para explorar las vicisitudes de las relaciones de larga duración. “Lo que une a nuestras canciones es el alma que tienen todas, pero a la vez es también lo que las diferencia”. Sin embargo, la devoción del título no se refiere a un destinatario específico. “Tiene que ver más con el color, los pensamientos, los sentimientos, las relaciones que he mantenido a lo largo de los años, las observaciones de mis amigos”.

“Lo que une a nuestras canciones es el alma que tienen todas, pero a la vez es también lo que las diferencia”
(Tirzah Mastin)

Si bien el enfoque musical se ha movido de una manera más decidida hacia el dormitorio en lugar de la pista de baile, Mastin no siente que haya habido tal cambio. “Es divertido que me comentes eso, porque siento como si siempre hubiésemos hecho lo mismo. No hay una decisión consciente de grabar algo dance y luego pasarnos a algo más downbeat. Quizá antes resaltaban mejor las canciones bailables. Pero sí es cierto que nos encanta experimentar”. Efectivamente, la experimentación está en el núcleo de su creación. Por ejemplo, “Go Now” (que data de 2002), antes de convertirse en el espléndido himno R&B que es, pasó por distintas fases, hasta que decidieron simplificar la parte instrumental de Mica. Ellas, que nunca trabajaron con fechas límite y, a pesar de que Domino no las presionó, finalmente tuvieron que imponerse un final. “A veces, veo la música como algo que no tiene un desenlace definitivo. Es algo creativo, que puede tener diferentes versiones. Podríamos pasarnos todo el día cambiando elementos de las canciones”.

Mastin, que en el momento de esta entrevista se encuentra al final de su baja por maternidad (de hecho, su hijo está presente en algunos momentos de la conversación), ya está presentando en directo las canciones de “Devotion”. No os fiéis, sin embargo, de los vídeos de YouTube, pues en concierto se acompaña de Mica y Coby Sey (la voz de otro de los puntos álgidos del disco, el tema titular). “Originalmente fue un ‘setup’ más de DJ, pero ahora todas las partes las tocamos en vivo”.

GEPE, Entre el emo y el reggaetón
Por Susana Funes
KETAMA & TOUMANI DIABATÉ & DANNY THOMPSON, Cruce de razas
Por Miquel Botella y Ramon Súrio
THE FALL, Manchester man (no me llames cariño)
Por José Manuel Caturla
THE LIMIÑANAS, Adictos a la cultura pop
Por Eduardo Guillot
GRANT HART, Contra el narcisismo

ENTREVISTA (2011)

GRANT HART

Contra el narcisismo

Por Víctor Lenore
WEYES BLOOD, Un trono para la dama
Por Álvaro García Montoliu
PAUL WELLER, Mirando hacia delante sin ira
Por David Saavedra
NACHO CASADO, El cambio tranquilo

ENTREVISTA (2018)

NACHO CASADO

El cambio tranquilo

Por Rubén Izquierdo
SUPERORGANISM, El discurso del método
Por César Luquero
GRUPO DE EXPERTOS SOLYNIEVE, La vida buena
Por Guillermo Z. del Águila
GREGORY PORTER, Be water, my friend
Por Oriol Rodríguez
MAZONI, Disparen al profesor Keating
Por Dimas Rodríguez
LOQUILLO, Desbocado y fuera del toril
Por Miquel Botella
LEYLAND KIRBY, No future

ENTREVISTA (2010)

LEYLAND KIRBY

No future

Por Llorenç Roviras
NATHY PELUSO, En el parque de atracciones
Por Marcos Gendre
BRUCE SPRINGSTEEN, ¿Estás hablando conmigo? (1ª parte)

ENTREVISTA (2006)

BRUCE SPRINGSTEEN

(1ª parte)

Por Phil Sutcliffe
LA PLATA, Receta contra el miedo

ENTREVISTA (2018)

LA PLATA

Receta contra el miedo

Por César Luquero
BONNIE PRINCE BILLY, El cantante

ENTREVISTA (2009)

BONNIE PRINCE BILLY

El cantante

Por Juan Monge
LOS EVANGELISTAS, El último regalo de Morente
Por Gabriel Núñez Hervás
LOS PILOTOS, Distopía y euforia

ENTREVISTA (2014)

LOS PILOTOS

Distopía y euforia

Por Eduardo Guillot
GABI RUIZ, El ideólogo del Primavera Sound (1ª parte)
Por Santi Carrillo
JOANA SERRAT, Todo al número 4

ENTREVISTA (2014)

JOANA SERRAT

Todo al número 4

Por Marta Salicrú
DIEGO A. MANRIQUE, Opinión y conocimiento
Por Ignacio Julià
Arriba