USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
U.S. GIRLS, Pop perfecto pero particular

Meghan Remy; pop y veneno.
Foto: Colin Medley

 
 

ENTREVISTA (2018)

U.S. GIRLS Pop perfecto pero particular

Muchas cosas han cambiado en la propuesta de Meg Remy desde los días de “Introducing...”: la antigua abstracción es casi historia y ahora reina el pop accesible. Casi. Porque incluso en algo tan pulido como el nuevo “In A Poem Unlimited” aparecen todo el tiempo detalles que nos recuerdan que estamos oyendo canciones de U.S. Girls, ya sea una letra incómoda sobre abuso de género o un solo imposible de clavinet. Entrevista de Juan Manuel Freire.

Cada nuevo disco de Meghan Remy, alias U.S. Girls, ha sido un poco más accesible que el anterior. De los abismos hauntológicos de “Introducing...” (Siltbreeze, 2008) saltó a los intentos melódicos de “Go Grey” (Siltbreeze, 2010); y, tras conocer a Maximilian “Slim Twig” Turnbull, pareja sentimental y creativa, empezó con “U.S. GIRLS ON KRAAK” ((K-RAA-K)³, 2011) un claro tránsito hacia una concepción más asequible de la canción, más glam en “Gem” (FatCat, 2012) y entre el funk, el dub y el disco en “Half Free” (2015), su debut para la mega-indie 4AD.

En “In A Poem Unlimited” (4AD-Popstock!, 2018), Remy sigue facilitando las cosas al oyente sin dejar de ser ella misma. Todavía le divierte que nos sintamos incómodos. Todavía es incapaz de dejar de hacer canciones que no sean innegablemente suyas. Cuando le pregunto si tenía algún plan maestro para este disco, contesta, escuetamente: “Solo me puse a hacer canciones y, claro, lo que surgió era mío”.

En otras palabras, música pop irresistible, pero que, a la vez, se resiste al simple easy listening, con giros musicales inesperados, una voz que todavía puede desafinar y temáticas que no suelen aparecer en canciones pop de éxito, no al menos expresadas de forma tan contestataria. Caramelos envenenados como los que, hace un tiempo, nos ofrecieron Black Box Recorder. Ella gusta de llamar a su operación “música pop consciente”.

Uno de los argumentos principales que recorre “In A Poem Unlimited” es la mujer y los abusos de poder, pero no crean que Remy trata de coger el viento de cola del #MeToo. “Llevo diez años hablando de estos temas, pero solo ahora, por desgracia, parecen haber llegado a los medios ‘mainstream’. Es algo que me ha preocupado toda la vida. No es nuevo. Desde los principios de la humanidad cargamos con esto”.

“Mi disco se comentará desde todos los puntos de vista. Casi desde demasiados puntos de vista. Este sobreanálisis es resultado de internet, una máquina de producir contenidos

¿Le preocupa a Remy que su nuevo trabajo vaya a ser analizado solo desde un punto de vista activista? ¿Hablamos cada vez menos de música cuando hablamos de música? “Mi disco se comentará desde todos los puntos de vista. Casi desde demasiados puntos de vista. Este sobreanálisis es resultado de internet, una máquina de producir contenidos. Sale un nuevo álbum y se desmonta en porciones de contenido: análisis de las letras palabra por palabra, viaje al estudio de grabación, etcétera. Si un disco no genera contenidos, te los inventas”.

Para lidiar con los efectos abrumadores de ese “contenido infinito” al que se referían Arcade Fire, Remy desconecta siempre que puede. “De hecho, no tengo internet en casa”, afirma. “Intento ser cauta con el tiempo que invierto en la red y ser crítica con todo lo que leo. Ahora mismo es difícil dar con medios fiables: todo es información sesgada”.


Música que querrías samplear

Uno de los primeros avances de “In A Poem Unlimited” fue “Velvet 4 Sale”, canción (muy canción, muy estructurada) sobre responder a la violencia masculina con más violencia. “Es todo solo fricción / Pero no olvides la venganza”. Con su empuje de funk seventies y su aire blaxploitation, suena a tema principal de alguna cinta imaginaria del subgénero rape-and-revenge. Remy acepta la idea y ríe. Después explica de qué película real provino la inspiración: “Esta canción se basa en el tema principal de ‘Psychomania’ (Don Sharp, 1973), grabado por Frog (proyecto del compositor John Cameron con músicos jazz y de sesión). Puro funk psicodélico”.

“Solemos empezar así”, dice Remy, hablando en plural, porque en U.S. Girls cuenta mucho musicalmente la opinión de Turnbull. “Hay algo que nos llama la atención y nos inspira, y tratamos de recrear de algún modo ese sonido. Pero no haciendo simples versiones. Por ejemplo, en el original no había ese solo delirante cerca del final. Es nuestro teclista tocando no la guitarra, sino el clavinet. La señal está manipulada. Todo fue totalmente improvisado”.

Para construir los nuevos temas, U.S. Girls creó primero maquetas a partir de samples, para después dejar a su banda (el grupo space jazz The Cosmic Range) reinterpretar aquello, con ayuda en los arreglos de Turnbull y Louis Percival. Por primera vez grabaron en un estudio de verdad, en lugar de con herramientas DIY. “La idea era hacer algo tan bueno, que sonara tan bien, que alguien quisiera llegar a samplearnos. Tomar partes del pasado para crear algo fresco. Creo que lo hemos logrado”.

Remy cita como partes del Frankenstein resultante “desde mucho hip hop, algo de lo que Percival controla, hasta Gainsbourg, un favorito de mi marido, pasando por David Bowie, Scott Walker, George McCrae... Mucho jazz. Mucho disco”.

Vídeo de Emily Pelstring y Meg Remy para “Mad As Hell”, uno de los temas de  “In A Poem Unlimited”.

Hedonismo y guerra

Esa influencia disco se advierte en “M.A.H.”, un llamamiento al pacifismo desdoblado en condena de la administración Obama. “Trata sobre cómo, al final, este presidente que iba a ser un modelo de antibelicismo resultó ser un belicista. No dejaron de caer bombas mientras él estuvo en la presidencia”, dice Remy sobre una canción prima hermana del “Obama” de ANOHNI. “Además, no lo olvidemos, este presidente se empeñó en vigilar a sus propios ciudadanos. La gente debería pensar en cómo se gastaron los dólares de sus impuestos antes de deificar a cualquier político”.

Como “M.A.H.”, “Rosebud” es una canción hedonista que, en realidad, quiere hacerte pensar, obligarte a ir más allá de lo evidente. “Usa esas llaves / Y date una vuelta / Por los callejones de tu mente”. Es uno de los temas en los que colabora Rich Morel, conocido por sus trabajos con Deep Dish y una colección de remezclas simplemente matadora. “Conocí a Morel a través de Ian Svenonius (Morel y el ex The Make-Up están juntos en un proyecto llamado Goon Squad, no sabemos si en referencia a la novela de Jennifer Egan “El tiempo es un canalla”). Enseguida conectamos y hablamos de hacer algo juntos. Fue a través de internet. Todo salió rápido, sin definiciones”.

“Una mujer que ha experimentado abusos puede llegar a encontrarse cómoda con ello, y sentirse extraña al no sufrirlos. Es una consecuencia de la normalización de la violencia: puedes llegar a pensar que te lo mereces”

Solo Remy podría hacer un tema funk-rock titulado “Incidental Boogie” y después escribir para él letras como “Ser tratada con brutalidad significa que no tienes que pensar y la vida es fácil cuando solo hay que competir con el dolor”. Esa canción con la que te contoneas trata sobre la compleja psicología del maltrato doméstico. “Una mujer que ha experimentado abusos”, dice Remy, “puede llegar a encontrarse cómoda con ello, y sentirse extraña al no sufrirlos. Es una consecuencia de la normalización de la violencia: puedes llegar a pensar que te lo mereces. La gente suele preguntarse por qué las mujeres maltratadas aguantan lo que aguantan y no se marchan antes. No es tan sencillo”.

Después está algo como “Pearly Gates”, una canción sobre tener sexo con santos, bajo su apariencia de nuevo single de Saint Etienne. “Es sobre eso y sobre sexo en general. Y, en particular, una expresión que detesto, la del ‘sexo seguro’. Pueden violarte con un condón. O puedes sentirte usada incluso haciéndolo con condón”. Aquí solo encontrarás canciones que no parecen ir de lo que van, igual que “Damn That Valley” no parecía el testimonio de una viuda de guerra.


(Per)versiones

“In A Poem Unlimited” no sería un disco de U.S. Girls, por otro lado, sin alguna versión extraña. Aquí recoge la arrastrada “Rage Of Plastics” de Fiver y la hace traviesa y bailonga. O sexuada. “Mi idea era hacerla al estilo del ‘Black Velvet’ de Alannah Myles porque se presta mucho a eso, a la lectura sexual”.

“Time” es una apropiación del cantautor folk-blues Micah Blue Smaldone, amigo de Remy, como Fiver. El arreglo es rítmico, expansivo y nada folk-blues. “Me encanta esa canción, aunque mi versión sea tan distinta. Y, a pesar de que haya cambiado el sonido, la letra sigue apegada a la tierra, a la materialidad, algo que me toca de cerca”.

 

LOS CUATRO PRIMERO DISCOS: EN CONSTRUCCIÓN

U.S. GIRLS, Pop perfecto pero particular

“Introducing...”
(Siltbreeze, 2008)

Remy grabó sus dos discos para Siltbreeze en días superoscuros, y ese estado anímico se traduce en viñetas ruidosas sin apenas licencias pop. “Prove It All Night” se presenta como una versión del tema de igual nombre de Springsteen, pero cualquier parecido entre original y cover es coincidencia. Esta no es la misma U.S. Girls que, algunos discos después, esculpiría delicias de pop envenenado.

U.S. GIRLS, Pop perfecto pero particular

“Go Grey”
(Siltbreeze, 2010)

A nivel estrictamente musical, no muy distinto del art noise del primero, y a veces incluso más desnudo, pero se advierte una mayor reflexividad en las decisiones. Empiezan a aparecer melodías casi claras, como en “Red Ford Radio”, un esbozo de la Remy del futuro. A nivel espiritual, no es tan amargo como el primero: la heroína resurge de las cenizas, dolorida pero menos. Peinando alguna cana con orgullo.

 
U.S. GIRLS, Pop perfecto pero particular

“U.S. GIRLS ON KRAAK”
((K-RAA-K)³, 2011)

Por primera vez la artista colabora con otros, particularmente con Turnbull y Louis Percival (alias Onakabazien), quien añade beats a la fórmula habitual. La voz de Remy emerge, imperfecta y estelar, en “State House (It’s A Man’s World)”, su mejor canción hasta entonces. Incluye una gloriosa versión de “The Boy Is Mine”, de Brandy & Monica, en la que ella misma se encarga de las dos voces: diálogo unipersonal.

U.S. GIRLS, Pop perfecto pero particular

“Gem”
(FatCat, 2012)

El anterior disco dio alas a Remy para pensar en producciones más ambiciosas, como este álbum de apropiación del glam rock en continente (esa portada protagonizada por su cuñada) y también en contenido: “Slim Baby”, homenaje a su marido, se beneficia de un riff a lo T. Rex. Pero ella no puede centrarse en solo un género, y “Gem” incluye, por ejemplo, un cover del crooner pop Billy Joe Royal.

 
JULIAN COPE, Los clichés son valiosos
Por Víctor Lenore
TELEVISION PERSONALITIES, No llores… solo es un disco
Por César Estabiel
¡PELEA!, El gang que se encontraba en conciertos
Por Kiko Amat
LA BIEN QUERIDA, El corazón es un cazador solitario
Por Elena Cabrera
PAUL HAIG, Nanorobótica independiente
Por José Manuel Caturla
ANOUSHKA SHANKAR, El viaje flamenco
Por Ramon Súrio
NICK LOWE, Puro pop para gente con edad
Por Nando Cruz
HOLLY HERNDON, Mundo conectado

ENTREVISTA (2015)

HOLLY HERNDON

Mundo conectado

Por Juan Manuel Freire
WHITNEY, Canciones por necesidad

ENTREVISTA (2016)

WHITNEY

Canciones por necesidad

Por Juan Manuel Freire
ESPANTO, Una libertad conquistada

ENTREVISTA (2016)

ESPANTO

Una libertad conquistada

Por David Saavedra
JOSELE SANTIAGO, Males retratados

ENTREVISTA (2017)

JOSELE SANTIAGO

Males retratados

Por Ramón Fernández Escobar
LOW, Lo dicho: C'mon

ENTREVISTA (2011)

LOW

Lo dicho: C'mon

Por Alejandro G. Calvo
FATHER JOHN MISTY, Verdad y melodía
Por Ramón Fernández Escobar
NATALIE PRASS, El empleo del tiempo
Por Eduardo Guillot
VASHTI BUNYAN, Lo que queda del día
Por Jaime Casas
IAN SVENONIUS, Combat Rock

ENTREVISTA (2010)

IAN SVENONIUS

Combat Rock

Por Víctor Lenore
SISA, El hombre que convirtió la tristeza en humo (1ª parte)
Por Santi Carrillo
MANOS DE TOPO, Inteligencia emocional
Por David Saavedra
LEÓN BENAVENTE, Bocados de realidad
Por JuanP Holguera
JAVIER DÍEZ ENA, La ceremonia del éter
Por César Luquero
MAD PROFESSOR, The Spanish Dub Invasion
Por Dr. Decker
VINICIO CAPOSSELA, En Grecia

ENTREVISTA (2015)

VINICIO CAPOSSELA

En Grecia

Por Ramon Súrio
TWEEDY, Asuntos de familia

ENTREVISTA (2015)

TWEEDY

Asuntos de familia

Por Eduardo Guillot
Arriba