×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
UNKNOWN MORTAL ORCHESTRA, La vida moderna

Ruban Nielson: riesgo calculado. Foto: Alfredo Arias

 
 

ENTREVISTA (2018)

UNKNOWN MORTAL ORCHESTRA La vida moderna

La carrera de Unknown Mortal Orchestra, el proyecto personal del neozelandés Ruban Nielson, continúa mejorando con cada nuevo disco. Si con “Multi-Love” su popularidad subió enteros, “Sex & Food” debería consolidarlo como una realidad nacida para perdurar. Sin perder su esencia lo-fi, esconde una producción más cuidada de lo que podría parecer a primera vista.





“Cuando era un chaval los cómics, el anime y la ciencia ficción eran todo mi mundo, y esa visión ha influido en mi forma de ser y, por supuesto, en mi música”
(Ruban Nielson)

Ruban Nielson está cansado después de una mañana de entrevistas, pero su locuacidad es imparable. Se toma su tiempo, pero las palabras le salen a borbotones con cada pregunta. Tiene ganas de explicar todo lo relativo a “Sex & Food” (Jagjaguwar-Popstock!, 2018), su cuarto disco bajo el nombre de Unknown Mortal Orchestra tras “Multi-Love” (Jagjaguwar, 2015). El proyecto va viento en popa, lo que significa que su vida cada vez es menos normal. Para un padre como él, debe resultar complicado conciliar su vida familiar con las giras y la carretera. “Tengo dos hijos, un niño y una niña. En realidad, son el motivo por el que hago todo esto. A veces es duro estar lejos de ellos, pero tengo la esperanza de que todo el trabajo y los sacrificios repercutirán en su bienestar. Tener una visión del mundo como padre hace que algunas decisiones sean mucho más fáciles de tomar. Todo se relativiza y se simplifica”, afirma. Su hijo se llama Moebius en honor al célebre autor francés Jean Giraud, famoso por revolucionar el cómic de ciencia ficción. “Cuando era un chaval los cómics, el anime y la ciencia ficción eran todo mi mundo, y esa visión ha influido en mi forma de ser y, por supuesto, en mi música. Todavía leo muchos cómics. Me fascina la idea de pensar que estamos viviendo en el futuro que pronosticaban algunas obras de hace unas pocas décadas. De hecho, cualquier cosa de la que hablemos ahora podría haber sonado a ciencia ficción hace muy poco tiempo, y eso es algo que, por algún extraño motivo, me inspira a la hora de escribir canciones”, explica. La ciencia ficción, de hecho, tiene algo que ver con lo incluido en este nuevo álbum. “No estoy seguro de qué va, pero me encanta imaginar historias oscuras al modo de la ciencia ficción. El título de ‘Sex & Food’ hace referencia a esa parte de mí más primaria que a veces puede ser un poco tonta, pero no necesariamente pesimista. Me gusta el sentido del humor oscuro, aunque no soy alguien que siempre lo vea todo negro. De hecho, considero que veo el mundo de manera bastante optimista”, afirma.

Vídeo animado de Greg Sharp para “American Guilt”, uno de los temas de “Sex & Food”.







“Reconozco que me preocupa que la gente siga escuchando mis canciones dentro de unos años, y estoy cómodo con la idea de que mi música no sea relevante hoy en día
(Ruban Nielson)

Si hay una canción en este álbum con una temática aparentemente más pegada a la realidad, esa es “American Guilt”. ¿Tiene que ver esa “culpa” del título con la política de Donald Trump? “Cuando me di cuenta de que las piezas que estaba componiendo terminarían conformando un nuevo disco, sopesé un montón de temas sociales, pero no quise que lo político formara una parte obvia de las canciones. Habría sido aburrido. Creo que de lo que realmente va ‘American Guilt’ es de cómo percibo yo la idea de ser norteamericano. Llevo ya diez años viviendo en Estados Unidos; y, cuanto más tiempo paso allí, más entiendo que determinada gente tenga ese sentimiento de culpa por el mero hecho de haber nacido en ese país. Alguien me dijo que alrededor del cincuenta por ciento de los impuestos que pagamos allí van destinados a la compra de armamento, de forma que todo el mundo termina estando implicado de algún modo en guerras, aunque no lo quieran o ni siquiera sean conscientes de ello”, reflexiona. Tras una pausa meditativa, añade, “la canción sale en 2018 y eso la circunscribe a un determinado contexto que es innegable y que obviamente tiene que ver con la actual situación del mundo. Pero espero que, si alguien la escucha dentro de diez años, pueda sacar otro tipo de conclusiones totalmente diferentes. Con un poco de suerte, para entonces Trump estará totalmente superado. Aunque también cabe la posibilidad de que todo vaya a peor”, concluye.

Las canciones de Unknown Mortal Orchestra fluyen libres entre estilos dispares, pero mantienen una estética muy clara y bien definida que les proporciona un aire atemporal. Esta característica tiene que ver con la forma en que Nielson afronta su labor como productor de su propia obra. “Reconozco que me preocupa que la gente siga escuchando mis canciones dentro de unos años, y estoy cómodo con la idea de que mi música no sea relevante hoy en día. La mayoría de mis artistas favoritos, como The Velvet Underground, pasaron desapercibidos cuando sus discos fueron editados. Me encanta soñar con la idea de poder influir en algún artista en el futuro. Me inspira más eso que pensar en el éxito a corto plazo”, asegura. Su estilo lo-fi y distorsionado está más cuidado de lo que pudiera parecer. “Paso mucho tiempo probando sonidos y estudiando cómo sacarle el mayor partido al estudio, y con los años he ido mejorando. Este disco suena mejor que el primero porque tengo más experiencia grabando y eso me da más libertad creativa. En ‘Sex & Food’ hay canciones muy diferentes entre sí porque también me gusta descolocar al oyente y escapar de la comodidad de ofrecer lo que se supone que la gente espera de ti. En el riesgo está la diversión”, concluye.

FERNANDO ALFARO, Crisis permanente
Por Víctor Lenore
GINO PAOLI, (Sobre)vivir para cantarla
Por Carlos Fuentes
LORENA ÁLVAREZ, Ella quiere su rumba
Por Víctor Lenore
SUPERORGANISM, El discurso del método
Por César Luquero
KAMASI WASHINGTON, Todo por un sueño
Por Roger Roca
DIEGO A. MANRIQUE, Opinión y conocimiento
Por Ignacio Julià
BLACK YAYA, El narrador vudú

ENTREVISTA (2015)

BLACK YAYA

El narrador vudú

Por David Saavedra
CARLES SANTOS, Disparen al pianista
Por Víctor Lenore
THUNDERCAT, Funk honesto para tiempos deshonestos
Por Álvaro García Montoliu
COWBOY JUNKIES, Todas las cenas de Nochebuena
Por Nando Cruz
FANTASTIC NEGRITO, Llegó la hora de romper las cadenas
Por Xavier Gaillard
ALEJANDRO ESCOVEDO, Llorar, ganas de amar y colocarse
Por Ramón Fernández Escobar
CHUCHO VALDÉS, Sinfonía afrocubana
Por Barracuda
PONY BRAVO, Buscando un estado de ánimo
Por Paco Camero
NICK LOWE, Puro pop para gente con edad
Por Nando Cruz
THE FIELD, Miles de años luz

ENTREVISTA (2010)

THE FIELD

Miles de años luz

Por Juan Monge
BRUCE SPRINGSTEEN, ¿Estás hablando conmigo? (y 2ª parte)

ENTREVISTA (2006)

BRUCE SPRINGSTEEN

(y 2ª parte)

Por Phil Sutcliffe
JAVIER DÍEZ ENA, La ceremonia del éter
Por César Luquero
TRENTEMØLLER, Techno ficción

ENTREVISTA (2016)

TRENTEMØLLER

Techno ficción

Por Álvaro García Montoliu
MOMUS, El dedo en el ojo

ENTREVISTA (2009)

MOMUS

El dedo en el ojo

Por Víctor Lenore
MUJERES, Punk – distorsión + tarareo
Por Abel González
ORNETTE COLEMAN, El sonido de la libertad
Por Roger Roca
SUNN O))), El ministerio del drone
Por Ruben Pujol
Arriba