USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
VAMPIRE WEEKEND, Los rookies del año

Rostam Batmanglij, Ezra Koenig, Chris Baio y, tumbado, Christopher Tomson: nuevos ricos.

 
 

ENTREVISTA (2008)

VAMPIRE WEEKEND Los rookies del año

Documento Rockdelux. Retrocedamos al momento en que Vampire Weekend se presentaban ante el mundo. Recién editado su primer álbum, nos hablaban de sus influencias, las africanas y las que no lo eran: Paul Simon, Talking Heads y Animal Collective, sí, pero también Elvis Costello y Squeeze... David Saavedra entrevistó a la aristocracia del nuevo pop de NYC justo antes de la explosión mundialista de sus exitosas canciones.

En un mundo coherente, Vampire Weekend deberían estar comiéndoselo todo (y me refiero a TODO) en cuestión de meses. El joven cuarteto tiene tres ingredientes fundamentales para seducir al mundo: inteligencia, frescura y un irrefrenable poder para hacer bailar hasta a las piedras. Pero, en realidad, ellos son el producto de un mundo incoherente, cuatro universitarios cultivados que bromean con su supuesta adscripción al nuevo pijismo neoyorquino y a cierta mentalidad aristocrática, que consiguen ser guays a través de la apropiación colonialista y, encima, convencen a los medios para que compartan su broma e impriman el término “Upper West Side Soweto” a la hora de definir su música. ¿Se pasan de listos? ¿Mierda de clase media? Quizá, pero son buenos. Muy buenos.

En su viaje promocional a Madrid no están Ezra Koenig (voz y guitarra) ni Christopher Tomson (batería). Y el teclista, Rostam Batmanglij, más pendiente de contestar mails en su ordenador portátil que de esta entrevista, es como si no estuviera. Así que nos queda el más joven del grupo, el bajista Chris Baio, para contarnos la fulgurante historia de Vampire Weekend: “Nos conocíamos todos de la universidad, en Columbia. Rostam y Chris estudiaban música. Tanto ellos como Ezra habían tenido diferentes grupos. Él llegó a tocar el saxo y los teclados con Dirty Projectors en verano de 2005. Montamos la banda en febrero de 2006. Puedes pensar que las cosas han ido muy rápidas, pero nosotros no lo sentimos así. Hemos seguido todos los pasos, pasando de tocar en facultades y fiestas para amigos a hacerlo en locales cada vez más grandes. En 2007 firmamos con XL, hicimos nuestra primera gira por Estados Unidos y luego saltamos a Europa, así que tampoco somos esa gran cosa que explosiona de repente”.

‘Graceland’ es un álbum que todos hemos escuchado, pero creo que en Estados Unidos es una comparación que se ha aplicado a todo lo que tenga una influencia africana, lo cual es extraño, porque dentro de ese continente hay infinidad de sonidos distintos. Lo agradecemos, pero Paul Simon no es una influencia primaria. Y lo mismo pasa con Talking Heads, de quienes no obstante somos grandes fans”
(Chris Baio)

Cierto. La excitación ha ido creciendo gradualmente. Los cazadores de tendencias ya dieron la voz de alerta con su autoeditado “Vampire Weekend EP” y a continuación con el single “Mansard Roof”, ambos de 2007. Adelantos que ya incluían lo más granado de su primer álbum –“Vampire Weekend” (XL-Poptock!, 2008)– y también un gancho oportunamente llamativo: las influencias africanas que agilizan y colorean su indie pop de influjo brit. “Todos hemos escuchado a diferentes artistas de África”, revela el bajista. “Yo me enganché con ‘Expensive Shit’, de Fela Kuti; Rostam con Ladysmith Black Mambazo; Chris colecciona discos de allí y ha escuchado muchísimos. La primera vez que nos salió la influencia fue mientras componíamos ‘Oxford Comma’, con un solo de guitarra: ése fue el comienzo de todo”. ¿Y qué es lo que más les atrae de África? “Una cosa de la que se ha hablado mucho, y estoy de acuerdo –responde–, es que un montón de discos de diferentes partes del continente y de diversos modos utilizan instrumentos que podríamos considerar tradicionales del rock occidental, pero de una forma muy poco rock. Pueden tocar una guitarra eléctrica sin distorsiones, de modo muy limpio y con sonido muy claro y diferente a la típica banda norteamericana. Eso es algo muy atractivo y en lo que pensamos mucho”. De ahí, a Inglaterra. “Sí, también hablamos de Elvis Costello y Squeeze como influencias desde el principio. Es algo que nos gusta mucho, aunque creo que todavía sonamos muy americanos”.

Al menos, tan yanquis como dos referentes que ya se están repitiendo en todas partes: “Graceland”, de Paul Simon, y la última etapa de Talking Heads. “‘Graceland’ es un álbum que todos hemos escuchado –explica el bajista–, pero creo que en Estados Unidos es una comparación que se ha aplicado a todo lo que tenga una influencia africana, lo cual es extraño, porque dentro de ese continente hay infinidad de sonidos distintos. Lo agradecemos, pero Paul Simon no es una influencia primaria. Y lo mismo pasa con Talking Heads, de quienes no obstante somos grandes fans”.

Una referencia más contemporánea sería Animal Collective, con quienes ya han compartido escenario en una ocasión. Su mención, de hecho, consigue por primera vez que Rostam levante la cabeza y hable: “Son muy inspiradores, porque experimentan. Como dice uno de mis amigos, son tan buenos porque hay muchísima imaginación en lo que hacen, aunque eso es algo muy difícil de definir en la música. ¿Qué es la imaginación? A nosotros nos gustaría tenerla como ellos. Son unos tíos majos. Panda Bear le dijo a nuestro batería que les había encantado tocar con nosotros, y es magnífico ver que alguien que te encanta te dice algo así. Han cambiado de álbum a álbum y son un buen ejemplo al que mirar como banda”.

Algo menos comentado es el influjo que tiene la música clásica en el grupo, que ha recurrido a varios músicos de cuerda –todos ellos son amigos suyos de la universidad, revelan– para completar algunos temas. “La música clásica es excitante para mí cuando la pones en un contexto de energía”, apunta el teclista, por fin integrado en la conversación. “Sé que es raro escucharla de esa manera, porque normalmente lo haces cuando estás sentado y buscas relajarte, pero a mí me gusta utilizarla lanzándola hacia arriba”.

La última (que no menos importante) variable en la ecuación son las letras, casi todas de Koenig. Andan entre las turgencias sentimentales universitarias y cierto gusto por la excentricidad. Sin el responsable delante, es Rostam quien da su visión: “Fue en el último año de carrera cuando escribimos esas canciones, así que probablemente eso haya tenido un efecto en nosotros. Creo que, en su mayor parte, nuestra música es un todo que se puede considerar excéntrico y las letras son parte de eso”. Un mundo en el que Louis Vuitton rima con reggaetón. Sí: crean en el hype.

PONY BRAVO, Buscando un estado de ánimo
Por Paco Camero
ACTRESS, Los tipos duros no bailan
Por César Estabiel
ANNA CALVI, A veces veo canciones

ENTREVISTA (2011)

ANNA CALVI

A veces veo canciones

Por Pablo Gil
JÓHANN JÓHANNSSON, Tocado por la mano de Dios
Por Juan Manuel Freire
RUBÉN BLADES, El patriota en la encrucijada
Por Diego A. Manrique
GAS, Efectos narcóticos

ENTREVISTA (2017)

GAS

Efectos narcóticos

Por Arnau Horta
PXXR GVNG, Arriba las manos

ENTREVISTA (2015)

PXXR GVNG

Arriba las manos

Por Jesús Llorente
GABI RUIZ, El ideólogo del Primavera Sound (1ª parte)
Por Santi Carrillo
WEYES BLOOD, Un trono para la dama
Por Álvaro García Montoliu
PAPERHOUSE, Romper una lanza

ENTREVISTA (1996)

PAPERHOUSE

Romper una lanza

Por Anna Ramos
CHUCK BERRY, Habló la leyenda

ENTREVISTA (1987)

CHUCK BERRY

Habló la leyenda

Por Joan Ribera
DAVID CARABÉN, Mishima

ENTREVISTA (2012)

DAVID CARABÉN

Mishima

Por Víctor Lenore
THE DRUMS, Nubes de verano

ENTREVISTA (2010)

THE DRUMS

Nubes de verano

Por Ruben Pujol
HUDSON MOHAWKE, Siguiente pantalla
Por Juan Monge
MOTÖRHEAD, La fiesta de los 10 años
Por Luis Carlos Buraya
KEITH RICHARDS, Veterano de las guerras químicas
Por Ricard Martín
THE MOUNTAIN GOATS, El rock que se hizo novela
Por David Morán
FKA TWIGS, Personalidad y misterio
Por Pablo Gil
TELEVISION PERSONALITIES, No llores… solo es un disco
Por César Estabiel
BOBBY WOMACK, Fénix de alma digitalizada
Por Ramón Fernández Escobar
BENJAMIN CLEMENTINE, Buena historia, buen músico
Por Juan Manuel Freire
KOKOSHCA, Sentimiento de pertenencia
Por David Saavedra
LOS PILOTOS, Volando van

ENTREVISTA (2018)

LOS PILOTOS

Volando van

Por César Luquero
Arriba