USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
VIEUX FARKA TOURÉ, Pase de testigo en Bamako

El heredero de Niafunké.

Foto: Vicenç Batalla

 
 

ENTREVISTA (2009)

VIEUX FARKA TOURÉ Pase de testigo en Bamako

El sucesor natural del grandísimo Ali Farka Touré, renovado estandarte familar de la mejor música blues africana. La conversación con Vicenç Batalla se produjo en el patio de la casa de Touré, en Malí. Eran los primeros pasos de una carrera muy prometedora. El hijo del mito solo disponía entonces de su álbum de debut y del posterior disco de remezclas, y acababa de terminar, justo ese día, la grabación de su segundo trabajo, “Fondo”, que vio la luz al mes siguiente de la publicación de esta entrevista.

El escenario no puede ser más simbólico. Vieux Farka Touré se encuentra rodeado de amigos y familiares en el patio de su casa en Bamako, capital de Malí. En esa casa, hace algo más de dos años y medio, murió su padre, Ali Farka Touré, adalid del blues africano. El día antes, Vieux, de 27 años a pesar del mote que ha escogido, había participado en la boda de una periodista egarense con un guía local. Como buen amigo del novio de Niafunké, el pueblo al sur de Tombuctú y al borde del río Níger, protagonizó una tarde musical con griots incluidos. Ese mismo día terminaría la grabación de su segundo disco en los afamados estudios Bogolan. La edición en el sello de San Francisco Six Degrees está prevista para esta primavera.


“En el hospital de París estuve con él (Ali Farka Touré). Cuando nos desplazamos allí, no se encontraba tan grave. Empeoró cuando retornamos a Malí. Luego volvió a París. Y cuando vieron que la cosa no mejoraba, regresó y murió aquí”

Ali Farka Touré no va a ser el tema de conversación principal durante la entrevista porque referirse demasiado al patriarca de la guitarra songhai parece reiterativo y hasta cierto punto gratuito. El mejor ejemplo de que la tradición no se ha roto es el propio Vieux, el cuarto de una descendencia de doce hijos, aunque el heredero musical flirtee tanto con el rock como con el reggae y con la electrónica. Su disco homónimo, “Vieux Farka Touré” (Modiba-World Village-Harmonia Mundi), salió al mercado a principios de 2007. Y ese mismo año, la secuela de remezclas “Remixed: UFOs Over Bamako” (Modiba, sin distribución en España), con relecturas de productores de la escena de Nueva York.

“En el hospital de París estuve con él. Cuando nos desplazamos allí, no se encontraba tan grave. Empeoró cuando retornamos a Malí. Luego volvió a París. Y cuando vieron que la cosa no mejoraba, regresó y murió aquí”, resume Vieux sobre los últimos meses al lado de su padre, quien al principio se oponía a que siguiera su estela musical y al final le acabó legando el testigo de la dinastía. Los temas “Tabara” y “Diallo” de su primer disco son los únicos que grabaron juntos y los últimos de Ali, a quien llevaron expresamente al estudio antes de subir al avión para el segundo viaje sin esperanza a París en 2006.

El reconocimiento hacia su padre en su primer trabajo es explícito, pero a partir de allí Vieux surge con personalidad propia y unos directos de carga eléctrica que ya se han comprobado en Europa y Norteamérica. También en España. “Yo me baso en mi propia música, en mí mismo. Nadie puede ser como los demás. Si quieres imitar a los otros, te limitarás y te ahogarás”.

“En España, la gente quiere algo muy caliente, más eléctrico. Y les digo: ‘OK’. En cambio, en Inglaterra les gusta más lo acústico. En Estados Unidos prefieren el rock’n’roll. Y los franceses, un poco de cada cosa. Tienes que conocer cada lugar donde tocas. En Estados Unidos siempre les digo que no hace falta que me comparen con nadie. No necesito ser un bluesman”, explica.

 
VIEUX FARKA TOURÉ, Pase de testigo en Bamako

“En Estados Unidos siempre les digo que no hace falta que me comparen con nadie. No necesito ser un bluesman”.

Foto: Vicenç Batalla

 

Como maestro, también ha tenido a Toumani Diabaté, el monarca de la kora y auténtico griot mandinga del sur que fue uno de los principales amigos de su padre. No en vano, Ali le confió a su hijo cuando este decidió ingresar en el Instituto Nacional de las Artes de Bamako en 1999, en contra de su opinión de que se hiciera soldado. Ali consideraba que la carrera musical era demasiado desagradecida, así que esperó a que Vieux demostrara por sí mismo sus cualidades.

Tanto su padre como Toumani –“mi padrino”– tuvieron que reconocer la valía de Vieux, quien pasó de las percusiones a la guitarra, con la que demostró sus proezas con las cuerdas. Además, añadió su voz y las letras o adaptaciones de canciones tradicionales del pueblo agrícola peul, del antiguo imperio songhai o de la lengua común bambara.


“En España, la gente quiere algo muy caliente, más eléctrico. Y les digo: ‘OK’. En cambio, en Inglaterra les gusta más lo acústico. En Estados Unidos prefieren el rock’n’roll. Y los franceses, un poco de cada cosa. Tienes que conocer cada lugar donde tocas”

“Si me inspiro, lo hago sobre todo en temas de mi padre. Aunque soy yo quien compone las canciones”. “Tabara”, por ejemplo, parte de una música de Sidiki Diabaté, el padre de Toumani. “Touré de Niafunké” y “Diabaté” las interpreta a solas con guitarra acústica con Toumani y son homenajes a su padre y su padrino.

El resto de temas de su primer disco llevan la marca directa de Vieux, con la colaboración en los arreglos de Eric Herman, el neoyorquino propietario del sello Modiba –responsable en parte del fenómeno afro-pop–, quien estudió con él en el Instituto de Bamako. En las giras también le hace de bajista. Su colaboración continúa, aunque para el próximo álbum cambian los asociados de World Village-Harmonia Mundi por Six Degrees. La relación con la discográfica francesa no fue satisfactoria.

“No quiero un sello que se limite a hacer lo mínimo durante la grabación. Durante mi gira en Francia no vi ni una sola vez a las personas de mi discográfica. Dejé de trabajar con ellos por su falta de respeto”. Esta decisión sitúa a la totalidad de los aliados de Vieux en Estados Unidos, como si esta fuera la conexión más lógica para su música, independientemente de si se considere o no un bluesman.

Entre los comensales de esta tarde de lunes –Vieux ha asado personalmente un poco de carne para recuperarse de la fatiga–, se encuentra el norteamericano-israelí Yossi Fine, un bajista que formó parte del grupo del guitarrista de jazz Stanley Jordan y que se ha adentrado en los caminos de la electrónica abriendo el disco de remezclas “Remixed: UFOs Over Bamako” con una versión en clave de dub digital de “Ma hine cocore”. Fine debía acompañar luego a Vieux a San Francisco para participar en la producción de su nuevo trabajo; en ese momento, no tenía título y era difícil saber con qué instrumentistas había contado. Lo que es seguro es que volverán a aparecer una pléyade de músicos de Bamako, a pesar de que no sean los mismos que la primera vez.

“Soy muy severo conmigo mismo. Si hay algo que no me convence, no lo acepto”, advierte sobre el proceso de producción. A los 27 años, Vieux no quiere diluir la herencia paterna.

CAPULLO DE JEREZ, Persiguiendo la onda
Por Carola Guerrero
COWBOY JUNKIES, Todas las cenas de Nochebuena
Por Nando Cruz
FRANKIE COSMOS, Universo en expansión
Por Juan Manuel Freire
ALASKA Y DINARAMA, Ménage à trois
Por Miguel Ángel Arenas
JEANNE ADDED, Gran fuerza

ENTREVISTA (2016)

JEANNE ADDED

Gran fuerza

Por Juan Manuel Freire
MAIKA MAKOVSKI, El deseo y los sustitutos del amor
Por Miquel Botella
SPOON, Sexy madurez

ENTREVISTA (2017)

SPOON

Sexy madurez

Por Víctor Trapero
ALLEN TOUSSAINT, Piano añejo

ENTREVISTA (2009)

ALLEN TOUSSAINT

Piano añejo

Por Ramón Fernández Escobar
SOPHIE AUSTER, Tírame piedras y haré un castillo
Por JuanP Holguera
CALVIN JOHNSON, Hazlo tú mismo

ENTREVISTA (2015)

CALVIN JOHNSON

Hazlo tú mismo

Por Marc Muñoz
THE MOUNTAIN GOATS, El rock que se hizo novela
Por David Morán
LA PLATA, Receta contra el miedo

ENTREVISTA (2018)

LA PLATA

Receta contra el miedo

Por César Luquero
JOAQUÍN PASCUAL, Una cierta mirada
Por David Saavedra
KATE TEMPEST, Vidas cruzadas

ENTREVISTA (2017)

KATE TEMPEST

Vidas cruzadas

Por Llorenç Roviras
ESCUELAS PÍAS, Juego de luces

ENTREVISTA (2017)

ESCUELAS PÍAS

Juego de luces

Por Rubén Izquierdo
CHUCHO VALDÉS, Sinfonía afrocubana
Por Barracuda
SISA, El hombre que convirtió la tristeza en humo (2ª parte)
Por Santi Carrillo
NICK GARRIE, Barroco por accidente
Por Víctor Lenore
THE CRAMPS, El club de los monstruos
Por Alan Lewistone
BERT JANSCH, Vivir

ENTREVISTA (2006)

BERT JANSCH

Vivir

Por Ferran Llauradó
LEONARD COHEN, El arte del susurro
Por Diego A. Manrique
JENNY HVAL, La fascinación por el tabú
Por Aïda Camprubí
TAMINO, Primeras veces

ENTREVISTA (2018)

TAMINO

Primeras veces

Por Víctor Trapero
Arriba