×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
WILD BEASTS, Hacia la oscuridad

Hayden Thorpe y Tom Fleming: cantantes de proximidad.

Foto: Alfredo Arias

 
 

ENTREVISTA (2016)

WILD BEASTS Hacia la oscuridad

A finales del pasado mes de septiembre, los ingleses Wild Beasts anunciaron su desintegración tras un carrera de cinco álbumes (ver aquí). Dejaron como despedida un último EP (ver aquí). Recuperamos del archivo de Rockdelux esta entrevista de JuanP Holguera con Hayden Thorpe y Tom Fleming, cantantes del grupo. Era la época de su quinto y, sin saberlo entonces, último disco, pero parecían seguir con su imparable ascenso hacia los cielos del rock electrónico y apuntalaban su estatus de banda importante con “Boy King”, donde recuperaban guitarras, abandonaban la rigidez de sus producciones anteriores y se adentraban en terrenos donde reinaba la oscuridad. Sin embargo, en aquel viaje hacia territorios más siniestros también había lugar para la luz. Todavía.









“Ahora escuchamos mucha música electrónica y mucho ambient. Oneohtrix Point Never, por ejemplo, es una gran inspiración para nosotros. Cuando entramos a grabar solemos imaginar cuánto nos gustaría hacer un disco de canciones soul, pero, bien pensado, lo único que nos saldría sería algo casi del estilo de Justin Timberlake. Por eso nos quedamos con la tenebrosidad casi masoquista de Nine Inch Nails, porque los resultados suelen ser mucho más interesantes”
(Hayden Thorpe)

No parece fortuito que, preguntados por sus preferencias musicales, Hayden Thorpe (bajo, teclados, voz) y Tom Fleming (guitarra, teclados, voz) coincidan en citar a Nine Inch Nails como uno de sus actuales referentes más importantes. La sensación de decadencia que se desprende de su música parece atraer especialmente a los dos integrantes de Wild Beasts encargados de realizar la ronda de entrevistas previas al lanzamiento de “Boy King” (Domino-Music As Usual, 2016), su nuevo y flamante quinto álbum. “Hemos redescubierto el poder emocional de los discos que adorábamos cuando éramos adolescentes, a Nine Inch Nails y ese tipo de bandas con un sonido duro y pesado”, afirma Thorpe tan pronto como comienza a funcionar la grabadora. “Tom también ha redescubierto el gusto de tocar la guitarra y cómo puede funcionar en una canción”, añade aludiendo a su colega aquí presente, que refuerza este discurso. “Cuando éramos adolescentes escuchábamos mucho heavy metal y hemos regresado a eso una vez que hemos crecido. Pero siempre hemos sido fieles a aquello que nos ha hecho amar la música, bandas como Fugazi o Captain Beefheart”, concede. Su compañero, de nuevo, se encarga de completar el discurso. “Ahora escuchamos mucha música electrónica y mucho ambient. Oneohtrix Point Never, por ejemplo, es una gran inspiración para nosotros. Cuando entramos a grabar solemos imaginar cuánto nos gustaría hacer un disco de canciones soul, pero, bien pensado, lo único que nos saldría sería algo casi del estilo de Justin Timberlake. Por eso nos quedamos con la tenebrosidad casi masoquista de Nine Inch Nails, porque los resultados suelen ser mucho más interesantes”, concluye Thorpe.

En cualquier caso, no esperen un cambio de registro tan radical. En “Boy King” hay guitarras y hay tinieblas, pero en justas dosis que no alteran el sonido habitual de la banda, todavía muy presente. No obstante, sí se aprecia un cambio de rumbo hacia lugares menos cómodos y más oscuros, especialmente en la temática de las letras, que de algún modo describen (al igual que el vídeo de “Big Cat”, dirigido por el realizador español Pablo Maestres y rodado en Cataluña) una sociedad de futuro poco halagüeño. “Las letras de este disco se diferencian de las del anterior en que aquel hablaba de la oscuridad desde un punto de vista externo, mientras que en este es como si nos hubiéramos adentrado por completo en ella para celebrarla. El caos y la oscuridad tienen algo hermoso y hemos decidido abrazarlo”, revela Thorpe.

Aclamados de manera casi unánime por la crítica desde sus inicios, podemos afirmar que fue con la edición de “Smother” (Domino, 2011), su tercer disco –y su extensísima gira de presentación–, con el que se consagraron como excepcional banda de directo, y que fue “Present Tense” (Domino, 2014) el álbum con el que lograron definitivamente aunar los elogios de la prensa especializada con la aceptación del público y su correspondiente irrupción en los primeros puestos de las listas de éxitos. Esta creciente relevancia del grupo parece llevarse con naturalidad en su seno. “Comenzamos siendo adolescentes y nunca pensamos en llegar a hacer cinco discos. En este proceso nos hemos convertido en adultos juntos, y estamos disfrutando del camino al hacer lo que nos gusta”, sopesa Thorpe. En cualquier caso, la llegada a las listas de éxitos de su anterior trabajo podría haber añadido un extra de presión a la hora de encarar una grabación que ha debido ser la de mayor responsabilidad de su carrera, hasta ahora. “’Present Tense’ fue un disco en el que todo se hizo de un modo muy organizado, cada cosa estuvo planeada y preparada y en general suena muy producido, mientras que este nuevo lo hemos grabado rápidamente sin preocuparnos de los muchos errores que puede contener. En ese sentido, ha sido una experiencia muy diferente con respecto a aquel. Nos hemos permitido relajarnos y tocar peor, lo cual creo que ha redefinido en buena parte el sonido”, confiesa Fleming.

El vídeo oficial de “Get My Bang”, canción incluida en el álbum “Boy King”. Olivier Groulx dirige el clip.









“Puedes tener la letra más horrible del mundo, pero, si tienes una melodía realmente alucinante, puedes hacer de ello una canción que te lleve a lugares nuevos, que te haga sentir cosas nuevas. Por eso creo que la melodía es la parte más poderosa de la canción. Todo lo demás son complementos”
(Hayden Thorpe)

Si hay un factor definitorio para todos los discos de Wild Beasts es el preciso uso de muy diferentes texturas, cómo saben sacar rendimiento emocional de sus sintetizadores en virtud de aquello que pretende expresar cada canción. “El sonido es realmente importante para nosotros, creo que es algo que se nota al escuchar nuestros álbumes”, corrobora Fleming. Pese a esta observación, parece que no hay unanimidad de criterios en este sentido. Thorpe no lo tiene tan claro y apunta hacia el elemento más básico de una canción: la melodía. “Puedes tener la letra más horrible del mundo, pero, si tienes una melodía realmente alucinante, puedes hacer de ello una canción que te lleve a lugares nuevos, que te haga sentir cosas nuevas. Por eso creo que la melodía es la parte más poderosa de la canción. Todo lo demás son complementos”, afirma sin titubeos. Quizá por ese motivo, destacar la melodía por encima de todo lo demás, hace un par de años decidieron versionar una canción tan alejada de su registro como “Wrecking Ball” de Miley Cyrus en una actuación en formato acústico, algo que causó cierto revuelo entre sus más fieles seguidores. “Personalmente, me interesa mucho cómo cada día se hacen mejores y más diferentes versiones, es algo que por algún extraño motivo encuentro realmente fascinante. Y, sumado a esto, estoy muy interesado en cómo el pop se ha transformado en la actualidad. Me refiero a cómo existen equipos de diseñadores detrás de una canción pop, no solo un grupo de compositores. Hay un tipo que se dedica a hacer que un ritmo suene como un helicóptero, otro que hace que los coros suenen perfectos... Si te fijas en el último disco de Beyoncé, con el que estoy totalmente fascinado, tiene canciones con hasta nueve compositores, letras sacadas de Twitter... Es algo muy metódico y, al mismo tiempo, el resultado es la típica canción que habla de tener el corazón roto”, dice el bajista y cantante.

Algo que añade un punto de personalidad a Wild Beasts es, sin duda, el peculiar uso de las voces, cuyo protagonismo se reparten nuestros dos interlocutores. La de Thorpe es más aguda, con una peculiar técnica de falsete, y la de Fleming más grave y gutural. ¿Cómo deciden qué canta cada uno de ellos? “Depende de quién llega antes al micrófono”, bromea Fleming. “En realidad tiene que ver con qué pretendemos expresar con cada canción, qué significado queremos enfatizar con la voz. Antes era un poco más aleatorio, pero para este disco hemos tratado de determinar qué queríamos transmitir con una u otra voz”, concluye. ¿Y qué hay del personal modo de cantar de ambos? “Nuestro modo de cantar es más punk-rock que gritar frente al micrófono. Es una forma de decirle ‘que te jodan’ al estereotipo de macho. Se supone que puedes gritar como un hombre o susurrar delicadamente como una mujer, y nosotros queremos estar en un punto intermedio entre esos clichés”, afirma Thorpe.

Ahora que estrenan disco, les queda por delante una muy extensa gira de presentación que, como es habitual en su caso, se alargará durante meses y meses. “Este es nuestro modo de vida. Giramos muchísimo, probablemente más que la mayoría de los demás grupos, pero para nosotros aún es divertido porque es lo que siempre hemos querido hacer. Y sabemos que no hemos llegado hasta aquí por ser el grupo más talentoso, sino por trabajar duro y no quedarnos en casa metidos en la cama”, relata satisfecho Fleming. Antes de apagar la grabadora, y casi a modo de epílogo, Thorpe añade: “Grabar este disco ha sido catártico; y queremos mostrarlo en todos y cada uno de los sitios en los que podamos hacerlo”.

 

ARRIBA, SIEMPRE HACIA ARRIBA

WILD BEASTS, Hacia la oscuridad

“Limbo, Panto”
(Domino, 2008)

Hoy se ve como un disco de crecimiento, pero fue toda una sorpresa por su planteamiento libre de ataduras estilísticas. Todavía amarrado al formato convencional de guitarra, bajo y batería, y con escasos apuntes de sintetizador, es un debut más que recomendable en el que la voz de Tom Fleming aún no tiene el peso que ganará después, pero Hayden Thorpe ya despunta como un cantante a seguir de cerca.

WILD BEASTS, Hacia la oscuridad

“Two Dancers”
(Domino, 2009)

Fue solo un año el que transcurrió desde su debut, pero fue una eternidad si lo entendemos como el salto cualitativo que supuso. Aquí aparecen los Wild Beasts tal como hoy los conocemos. Los sonidos sintéticos ganan importancia, las melodías se estilizan y el grupo en general crece de modo exponencial. Con este disco lograron captar la atención de la crítica. Supuso un nuevo y definitivo comienzo.

 
WILD BEASTS, Hacia la oscuridad

“Smother”
(Domino, 2011)

Por fin el trabajo con el que caer definitivamente rendidos ante la evidencia de la calidad de las melodías perfectas, a medio camino entre New Order, Sparks y Antony And The Johnsons. Les faltaba aún el último empujón para llegar a lo más alto, pero se empeñaron en lograrlo a base de trabajo con una gira interminable para presentar esta preciosa obra de arte que muchos destacan como su mejor logro.

WILD BEASTS, Hacia la oscuridad

“Present Tense”
(Domino, 2014)

Tras una crisis interna provocada por el exceso de trabajo durante la extenuante gira de “Smother”, llegó la consagración definitiva ante crítica y público con este disco de escucha no necesariamente fácil. En mitad de pasajes de emocionante belleza, se esconden lugares siniestros, tal como la inicial “Wanderlust” resume a la perfección. Esta dualidad se mantiene de forma brillante en su nuevo álbum.

 
SUICIDE, Jinetes fantasmas

ENTREVISTA (1988)

SUICIDE

Jinetes fantasmas

Por Juan Cervera
NICK GARRIE, Barroco por accidente
Por Víctor Lenore
BILL RYDER-JONES, Una caja de bombones
Por Oriol Rodríguez
VASHTI BUNYAN, Lo que queda del día
Por Jaime Casas
RICHMOND FONTAINE, Fantasmas errantes
Por Ramón Fernández Escobar
ANDREW BIRD, Se pone serio

ENTREVISTA (2016)

ANDREW BIRD

Se pone serio

Por Xavier Gaillard
MAURICE LOUCA, Buenos tiempos para la lírica
Por Llorenç Roviras
SHARON JONES, El camino difícil

ENTREVISTA (2010)

SHARON JONES

El camino difícil

Por Ramón Fernández Escobar
LAWRENCE, Balada de la calle del perrito caliente
Por José Manuel Caturla
GRANT HART, Contra viento y marea

ENTREVISTA (1996)

GRANT HART

Contra viento y marea

Por Ramon Llubià
PSYCHIC TV/PTV3, Tesis, antítesis
Por José Manuel Caturla
TORTOISE, Las piezas del puzle

ENTREVISTA (2016)

TORTOISE

Las piezas del puzle

Por Eduardo Guillot
TIM HECKER, Escala infinita

ENTREVISTA (2011)

TIM HECKER

Escala infinita

Por Juan Monge
BRUCE SPRINGSTEEN, ¿Estás hablando conmigo? (y 2ª parte)

ENTREVISTA (2006)

BRUCE SPRINGSTEEN

(y 2ª parte)

Por Phil Sutcliffe
KING CREOSOTE, Huir del cinismo sin dejarse de gaitas
Por Ramón Fernández Escobar
KING MIDAS SOUND, Entre tinieblas

ENTREVISTA (2010)

KING MIDAS SOUND

Entre tinieblas

Por Pablo Gil
BEACH HOUSE, Tapar el sol con los dedos
Por Juan Monge
NICK LOWE, Puro pop para gente con edad
Por Nando Cruz
THE CRAMPS, El club de los monstruos
Por Alan Lewistone
MAD PROFESSOR, The Spanish Dub Invasion
Por Dr. Decker
ARCÁNGEL, De Huelva a la heterodoxia
Por Silvia Cruz Lapeña
DANIEL HIGGS, El jardinero de las imágenes religiosas
Por Manel Peña
BERT JANSCH, Vivir

ENTREVISTA (2006)

BERT JANSCH

Vivir

Por Ferran Llauradó
Arriba